26 de abril de 2013

63.4- LAS SIETE PALABRAS DEL ESPÍRITU SANTO IV



63.4- LAS SIETE PALABRAS DEL ESPÍRITU SANTO IV

Porque Solo Él Es Dios

 El problema real tanto personal, como nacional e internacional, es espiritual, pero, no tomamos consciencia de ello, no vemos, no entendemos, no comprendemos, ni nos interesa, nos dejamos ahogar en las preocupaciones propias del mundo y de la vida en y para el mundo, así es que estamos enteramente dedicados a una vida o existencia trivial, superficial, terrenal, empeñados, angustiados, desesperados, por solucionar problemas temporales o que hacen a la vida, existencia y permanencia en el mundo.

 Hemos perdido de vista la Verdadera Vida Eterna, pues aun lo que se habla de espiritualidad, ha sido contaminado, infectado, deformado, cambiado, ya que hay muchos que buscan una vida sumamente feliz en forma totalmente infantil, idiota y claramente miedosa, hondamente preocupada sí o abismada en el egoísmo.

 Es lógico que Dios nos ha Creado para ser felices, y aun, para serlo en éste mundo, pero, estamos totalmente equivocados respecto de lo que es la Verdadera Felicidad, somos absolutamente ignorantes al respecto. El problema es que somos y queremos seguir siendo unos nenes caprichosos, celosos, egoístas, solo preocupados por nosotros mismos, por ello, entendemos por felicidad, lograr la satisfacción de todos nuestros vicios, ambiciones, caprichos, deseos.

 Estando así totalmente confundidos y siendo de esta manera absolutamente ignorantes, cuando se recurre a la espiritualidad, se inventa lo mismo, de manera que las almas acaban evadidas en verdaderas alienaciones, deformaciones, y cuando no, lo que es peor, rindiéndole culto al adversario, porque quieren inventar un mundo feliz, ideal, que es absolutamente irreal, infantil, miedoso, de cuentos de hadas.

 Lo que lleva a estas almas a querer creer esas cosas, es el mismo miedo que las ha ahogado, tomado por completo, entonces, quieren permanecer en la mentira, adorarla, inventarla, cuidarla, defenderla y se obsesionan por evadirse de la realidad, de la Verdad, comiéndose los cuentos del adversario, quedando como idiotas hipnotizados por los mismos farsantes, falsos profetas, buscando incluso a demonios y supuestos guías, entrando en toda la parafernalia de la new age que es donde satanás despliega su espíritu de muerte eterna, de culto a sí mismo, de miedo y preocupación, de amor propio y orgullo, seduciendo a las almas, dado que les parece mas seguro creerse dueñas de sí, que confiar verdaderamente en Dios.

 Jesús Es El Maestro Que Debemos Buscar, porque Es El Único Guía, Él Ha Vivido, Muerto y Resucitado, nos ha revelado un Camino, y como Ha Resucitado, Vive, Vive para siempre, y él nos enseña o Revela personalmente lo que es Vivir , en qué consiste la Vida, El Amor, la Verdad, no hay otro maestro, Guía, Señor.

 Considerar que nos estamos jugando la Felicidad Verdadera ahora y la Eterna o Bienaventuranza Eterna, que consiste en Ver a Dios ahora y contemplarlo también para siempre después, algo tan grave, importante, no lo podemos confiar a cualquiera, y menos a nosotros mismos, a nuestro miedo, a la preocupación por nosotros, a un ciego que es nuestro yo-orgullo-amor propio, porque nos arrastra a un agujero de miedo, angustia, desolación, desesperación, histeria, etc.

 Vemos a Dios cuando aceptamos la Verdad, cuando lo aceptamos a Él, cundo dejamos de mentirnos, engañarnos, de querer creer que somos dioses. Es infantil, cobarde, miedoso querer creer que somos dioses, es incapacidad de confiar, amar, es un capricho con el que se rechaza la Vida Verdadera ahora y para siempre después.

 Él Es Dios, Él Es la Verdad, y si no lo dejamos entrar quemando, purificando o purgando, liberándonos de la mentira, de las tinieblas, del engaño, vamos a seguir perdidos a merced de todos los enemigos espirituales buscando cualquier cosa para hacernos amar, adorar, para vernos llenos, saciados, conformados, no comprendiendo que así estamos alimentando el ego, acrecentando el vacío, provocando la desolación que es la ausencia de Dios.

 Es la hora de crecer, madurar, tenemos un instante antes de llegar a un punto sin retorno donde comenzaremos a perdernos para siempre siendo inevitablemente víctimas de la desolación, del vacío, de la falta de Dios, de la falta de voluntad de amar. El primer y esencial paso para crecer, madurar, es aceptar la Verdad, admitir que tenemos miedo, que estamos preocupados, y por ello, que estamos obrando frenéticamente, tratando de lograr ser amados, adorados, aceptados, tomados en cuenta, no despreciados.

 No somos adultos, jugamos como los chicos a ser grandes, porque queremos convencernos de que somos capaces de elegir, decidir y hacer por cuenta propia, detrás de lo que, se oculta el miedo, la incapacidad voluntaria para confiar en Dios, creer en su amor, el no querer prestarle atención, no querer hacerle caso.

 No es espiritualidad el culto a sí mismo, al ‘yo’, sino muerte, es falta de amor, y la Verdadera Espiritualidad Es Amor. Lo que se vende, difunde e impone como espiritualidad, es ‘infra-espiritualidad’, es un culto demoníaco, porque es el culto al egoísmo, al orgullo, a la personalidad, a la nada, es invertir el paso que tenemos por el tiempo en mentirnos, engañarnos, acumulando mentira, vacío y desolación, provocando el vacío la ausencia de Dios.

 Debemos meditar esta simple Verdad, “Porque Solo El Es Dios”, y así llegaremos a comprender la Verdad, y a vivirla, El Espíritu de Dios, del Señor, Su Palabra nos irá Iluminando, así le abrimos la puerta para que vaya entrando en nosotros y con su Vida-Presencia real, venza el miedo, la debilidad, el vacío, la desolación, las tinieblas, y luego, de la misma manera obre en el mundo.



Las Siete Palabras del Espíritu Santo Son:








No hay comentarios.:

Publicar un comentario

APP CUIDAR = MARCA DE LA BESTIA, 666

APP CUIDAR = MARCA DE LA BESTIA , 666   No es casualidad que justo cercano a la fiesta de Pentecostés , el gobierno dictador democ...