30 de abril de 2013

98.- NOTICIAS DEL COMETA QUE SE ACERCA Y LAZO DE ÉSTE



98.- NOTICIAS DEL COMETA QUE SE ACERCA Y LAZO DE ÉSTE

 Al haber prescindido de Dios, no queriendo tener Fe Verdadera en Él, no permitiéndole Que Se Revele, Que nos de Su Palabra, nuestro interior esta vacío y desolado, oscuro, es lugar de intrigas y conspiraciones, debido a que fermenta podredumbre y maldad, algo que se nos vuelve en contra y que responde a las manipulaciones externas del adversario.

 Como estamos vacíos de Dios, de Amor y de Verdad, lo único que puede haber en nuestro interior, es dudas, miedo, angustia, preocupación, que es la forma en la que se va formando una obsesión, nos va dominando un pensamiento obsesivo-miedoso del que no podemos liberarnos, porque no recibimos La Luz-Verdad, la Palabra de Dios.

 Somos como el que se ahoga y patea y golpea a quien lo viene a rescatar, rechazamos al Señor por el miedo y la desconfianza, defendiendo el orgullo, no queriendo confiar en Él, y es así que no podemos ser liberados, salvados, rescatados, purificados, pereciendo a merced de los mismos gusanos-dudas que alimentamos y que queremos tener como si fuesen defensa, no viendo que estos perros traicioneros, rechazan a todos con la excusa de defendernos, cuando en realidad nos están dominando, poseyendo y viviendo de nosotros.

 Tenemos que hacer un esfuerzo por elegir a Dios, pero, requiere paciencia incluso con uno mismo, pues a veces, nos imponemos lo bueno y el bien, incluso la misma Voluntad de Dios, no permitiéndole a Él obrar en nosotros, así e que construimos con esfuerzo una espiritualidad que es vacía, sin verdadero amor a dios, con miedo, preocupados por nosotros y desesperaos por ser acopetados por Él.

 Le estamos reclamando adoración a Dios, queremos que nos vea, ame, tome en cuenta, no vemos que somos como el adverbio que se decepcionó conociendo que sería desapercibido y que debía ser humildad en El Cielo, no quiso, tuvo miedo, eligió su orgullo, lo defendió, y así se convirtió par siempre en eso, orgullo-delirio-capricho-fantasía, una verdadera oposición a Dios, desconocimiento de Él, desconfianza y rechazo hacia Él.

 Notar que no somos diferentes, aunque sepamos de Dios y hablemos de él, no confiamos, no creemos, no amamos y no lo dejamos Ser y Hacer a Él, tratamos de asegurarnos el control, porque queremos asegurarnos el ser tomados en cuenta, y es así que el miedo nos controla y se mueve dentro nuestro queriendo ser tomado en cuenta.

 Ese miedo-orgullo-preocupación por sí, es el espíritu del adversario en nosotros y es él mismo siendo en nosotros y por miedo nuestro en el mundo y aun contra Dios, por lo que, comprender acá la necesidad de renunciar a sí mismo, a la propia voluntad y de empezar a busca la Voluntad Divina, a querer Que Se Haga y Que Triunfe Su Voluntad en nosotros, colaborando en ello, haciendo un esfuerzo por vencer el miedo y la desconfianza.

 Se habla o menciona como una de las señales de la Segunda Venia del Señor las noticias de un cometa, mas allá de que ocurra, lo que simboliza esto es esas señales o augurios, el miedo que nos envuelve, esas dudas y preocupaciones que siempre tenemos y que no hacen otra cosa mas que expresar la preocupación por nosotros mismos.

 La preocupación por nosotros mismos, es miedo, y el miedo, es el espíritu del enemigo, cosa que tenemos, porque tenemos vacío, porque no amamos a Dios, no lo elegimos, no le permitimos al Señor Que Se Revele, Que nos Guíe por su Palabra, porque no queremos obedecerlo, y cuanto mas lo desobedeceos, mas vacío tenemos, así mas miedo y mas excusas para no obedecerlo, cayendo en un círculo vicioso un lazo infernal, el lazo del cometa, con el que nos ahorcamos en nuestra vida caprichosa-orgullosa-independiente de Dios, dedicada a nosotros, al orgullo mismo.

 Recordar lo que dijo El Señor, que Él pondría a todos nuestros enemigos a nuestros pies, pero, Él, no nosotros, y encima, nos equivocamos de enemigos, odiamos a los que no nos adoran llenos de miedo y obrando y viviendo siempre solo y para nosotros mismos, negándole al Señor neutra vida y perdiéndola como el hijo pródigo al despilfarrarla en el mundo, aun creyendo que la vivimos por y para Él, simplemente porque no le prestamos atención, no confiamos, no lo dejamos a Él Ser y Hacer, ni colaboramos en Que Se Haga y en Que Triunfe Su Voluntad en nosotros, que es la forma en la que no conservaos la vida, sino que se la damos para que Él Viva.

 Mientras Dios no ocupe su lugar en nuestra vida, nonos vamos liberar de los enemigos, porque somos impostores, los mismos anticristos, somos los que reemplazan a cristo y pretenden ser adorados incluso por Dios, dado que, al no aceptar la Relación de Su Hijo, Su Palabra, al no recibirla y al construir nuestra espiritualidad, llamando a eso ‘religión, ‘culto’, etc., insultaos y desafiamos a Dios queriendo que nos acepte, es incoherente, matamos a su hijo y con la sangre en las manos, esperamos orgullosamente ser aceptados.

 Tenemos que reparar eso, es decir, recibir Su Palabra, dejarlo a Él entrar Vivo y Resucitado, Pasar por neutra vida, hacer su Vida, y estando así Él Vivo y Presente, sí podemos presentarnos limpios, puros, santos y sin mancha ante El Padre, porque ya no somos extraños, ni enemigos, porque su Hijo Vive-Permanece-Reina en nosotros, y lo hace porque hemos recibido-aceptado Su Palabra-Espíritu.

 No podemos hacer cualquier cosa y espera que Dios la acepte y nos felicite, porque sería como pedirle que acepte y felicite nuestro suicidio espiritual, por ello, por ello, debemos aprender a escucharlo, discernir Su Voz, la Voz de la Verdad, aprender a obedecerlo, a confiar en Él y a creer realmente en Su Amor siguiéndolo en El Camino de la Revelación de Su Voluntad, donde Él mismo pasa a Vivir en nosotros.

 Le estamos reclamando a Dios lo que no le estamos dando, lo que le negamos, adoración, aceptación, ser reconocidos como dioses, lo que demuestra que estamos absolutamente de cabeza y enterrados miedosamente en nosotros mismos, preocupados egoístamente por ser amados, cuando, para tener amor, tenemos que empezar a amar.

 No tenemos que desanimarnos ante los fracasos y errores, son el principio de una nueva vida, porque ahí podemos librarnos del orgullo, aprender que no podemos todo, que podemos nada sin Él, que lo necesitamos, debemos reconocer el miedo, como somos incapaces incluso de lo mas simple, confiar en Dios, y como lo necesitamos para eso tan esencial en la vida, la Fe.

 Acá esta encerrado nuestro orgullo, decimos que creemos, confiamos, pero, la verdad es que no, queremos mostrarnos perfectos ante Dios, solo porque queremos demostrar fe, cuando en realidad tenemos miedo, por ello son los tropiezos, fracaso, problemas, para que nos liberemos de orgullo, que es miedo y amor propio, preocupación por sí y falta de amor a Dios y adquiramos así verdadera humildad reconociéndonos incapaces, inútiles y viendo que nuestro orgulloso cumplir, es ante Dios como el de los fariseos y maestros de la ley, algo inútil, superficial y desamorado.

 No debemos imponernos a la fuerza la Voluntad de Dios fingiendo no tener miedo, porque nos obligamos a una perfección que no tenemos, Él Hace Su Voluntad, no podemos hacerla por nosotros, ni debemos hacerla triunfar sobre nosotros, y menos aun sobre otros, por la fuerza, porque seguiría tratándose de un cambio superficial, y no sustancial, dejándonos entonces, tanto o mas muertos que antes, verdaderos infelices que se desesperan por ser aceptaos incluso por Dios, demostrando así la carencia de Fe Verdadera cuando hablamos todo el tiempo de ella o queremos demostrarla.

 Así como no sirve imponernos y exigirnos creer y obedecer a la Voluntad Divina, tampoco sirve imponerla o hacerla cumplir a otros, menos acusarlos de no cumplirla , tenemos que aprender a colaborar en Que Se Haga y en Que Triunfe, en dejar Que El Señor Haga Su Voluntad en nosotros, y en otros, respetándolo y aceptándolo a Él, y también el tiempo de otros, su fe y voluntad, miedo, etc., porque nuestra excesiva severidad, solo demuestra el miedo, la obsesión, la preocupación por nosotros y el desamor, no la confianza o un verdadero celo por Dios, un celo por nosotros y nuestro orgullo, desesperados por ser aceptados y obedecidos, preocupados por evitar el rechazo.

 Simplemente recordar Que Vino El Señor a buscar a pecadores para corregirlos y para limpiarlos, purificarlos, no necesita ver nuestra pretendida perfección, sino la imperfección para librarnos de ese orgullo delirante que nos ahorca, o mas bien, necesita hacérnoslo ver a nosotros, porque Él lo ve, Es Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LA “TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN” SE CUMPLIÓ

LA “TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN” SE CUMPLIÓ   Por la crisis sanitaria y económica Nacional y mundial. 1.      Las personas r...