14 de junio de 2013

410.- TESTIMONIO VIVO DE LA VERDAD



410.- TESTIMONIO VIVO DE LA VERDAD

 Dios ha quedado afuera por instigación-inspiración satánica, no hay Verdad, no hay Liberta, ni Paz, ni Luz, ni Amor en el mundo, sino vicios y perversiones, orgullo, ambición, depravación, corrupción y muerte azotando a las almas por dentro y por fuera.

 Que Dios se encuentre excluido de la creación, es la venganza del adversario, ahora él, cual ‘gran hermano’, se impone como dios, líder, como fuente de todo bien exigiendo ser adorado, cuando es el enemigo de la humanidad.

 Lógicamente nadie adoraría al adversario conociéndolo por lo que es, de ahí que se esfuerce por construir y mantener, perpetuar y defender, la mentira, una apreciación falsa de la realidad, donde en esencia se recrea, actualiza y consuma, el pecado original, pues seduce a la humanidad diciéndole, ‘seréis como dioses’.

 La mujer, Eva, es el mundo y el hombre, Adán, son las religiones, la serpiente es la masonería con todo su poder económico-financiero, político, militar, psicológico, tecnológico, etc.

 La serpiente ha seducido a la mujer, al mundo, y ésta o éste, ha seducido a Adán, a las religiones, entre ambos comieron el fruto prohibido rebelándose contra Dios. (Sobre el pecado original leer las obras de María Valtorta y Santa A. C. de Emmerich).

 Hallándose en rebeldía y separados de Dios, Adán y Eva concibieron un hijo, caín, heredero de su rebeldía y oscuridad espiritual, que es el anticristo. Habiendo hecho penitencia y pagado sus culpas con lágrimas de arrepentimiento y oración, concibieron otro hijo, Abel, el hijo del arrepentimiento y de la reparación.

 En el mundo de hoy caín es la humanidad sin-Dios, imbuida del espíritu infernal, llena de orgullo, ambición, celosa de sí, preocupada por el mundo, ambiciosa, corrupta, copartícipe del adversario en todos los vicios, etc.

 Abel aun no ha nacido, es la nueva generación de almas que llegará de la gran purificación, son esas almas corregidas por Dios en su vida personal que renuncian a sí mismas para aceptar al Dios Vivo y Verdadero, almas que lo aman y adoran en Espíritu y Verdad.

 Esas almas son personas comunes que comparten las pruebas diarias de tratar de amar a Dios y obedecerlo en un mundo sin-Dios, donde impera satanás y reina la perversión mas inmunda y demoníaca jamás conocida por la humanidad.

 Toda persona que acepta en su vida la Voluntad de Dios, que no se hunde y no se encierra, sino que se esfuerza y persevera en el amor a Él, creyendo en Su Amor, da testimonio de la Verdad, de Que Él y Solo Él Es Dios, por ello ve a Dios, conoce a Dios y tiene a Dios, así como Él la tiene.

 Esa alma ofrece los sufrimientos diarios como sacrificio agradable de renuncia a sí mismo para vencer al adversario, al mundo, a la carne y a la muerte que son los enemigos espirituales, convirtiéndose en ofrenda purificada por El Señor, corregida por Él, pura y santa.

 El alma que sigue de esta manera al Señor, es limpiada, purificada y conducida a una verdadera victoria espiritual sobre los enemigos y es unida por El Señor mismo, asociada por Él a Su santo Sacrificio, convirtiéndose así en ofrenda de amor al Padre.

 Tal alma no solo es limpiada-purificada por El Señor, sino que es Transubstanciada por Él, que Es El Sumo Sacerdote Eterno de la Orden de Melquisedec, en una ofrenda de amor vivo y verdadero al Padre, quién la recibe, acepta y Bendice enviándola al mundo.

 Éste envío no consiste en que la hace triunfar según el mundo, sino que la hace triunfar según El Señor, la Pre-Santifica, la confirma en Gracia, Él la Sostiene-Defiende porque con su ejemplo da Testimonio de la Verdad.

 Su ejemplo es buscar a Dios, querer seguirlo-obedecerlo, es aceptar Su Voluntad y colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe convirtiéndose así en Víctima del Amor de Dios, y por lo tanto en Don del Amor de Dios para la humanidad, un testimonio fidedigno, Vivo y Verdadero, de la Verdad.

 Hay almas que aprenden la Verdad y la repiten, pero, no llevan una vida coherente, ejemplar, no aman a Dios en Verdad porque no se sacrifican por Él, sino que pretenden permanecer en el mundo, vivir para las apariencias, haciéndose adorar, aceptar, reconocer, amar, ver, pues están vacías y tales cosas son propias de las tinieblas, del vacío y de la desolación, de la falta, ausencia o carencia de Dios.

 No hay ‘abeles’ en el mundo porque no hay arrepentimiento, penitencia, renuncia, sacrificio, las almas no participan y no aceptan en la purificación que El Señor quiere hacer, sino que siguen defendiendo su orgullo-amor propio renegando y prescindiendo de Él, eligiéndose a sí mismas, entregándose a las tinieblas y condenándose a sí mismas a la gran desolación volviéndose víctimas de su propio vacío-abismo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN

  COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN       Le resulta imposible al gobierno sostener la falacia de la pandemia , por e...