20 de junio de 2013

455.- satanás IMPERA Y SU ORGANIZACIÓN REINA



455.- satanás IMPERA Y SU ORGANIZACIÓN REINA

 Las nuevas generaciones surgen, nacen, vienen, después de la revolución de satanás, después que hizo su revolución e impuso su dictadura, de manera que ya todo lo anterior esta borrado y les inaccesible, creen respecto de Dios lo que quieren creer y lo que se les dice que debe ser creído, lo nuevo inventado por la falaz pluma de los escribientes, o de los reescribientes, los revisionistas inspirados por satanás.

 Logró el adversario imponer a nivel general una revolución, la que hizo como dice G. Orwell, para imponer una dictadura, y una dictadura perpetua, disfrazada hipócritamente de democracia, tanto en las naciones, como en el mundo, pero tal cosa es posible porque logró hacerlo en el espíritu.

 Hoy en día nadie lo combate, al contrario, se lo adora, no tiene oposición real, las religiones no aman a Dios, no realizan el combate espiritual contra los enemigos espirituales, son serviles al adversario, prostitutas drogadas de soberbia y hundidas-perdidas en babilonia-sodoma-egipto, es decir, en el mundo.

 Dice el precitado autor en su novela, “1984”, que el que controla el presente, controla el pasado, y que el controla el pasado, controla el futuro. Controla el presente el partido dominante, y controla el pasado porque controla las mentes y lo que fue escrito-grabado-registrado. Controlando así el pasado, controla el futuro porque determina lo que se hace y lo que no.

 De esta manera el adversario controla el presente de las almas, como de las naciones y del mundo, por lo que inventa una apreciación-idea-juicio de lo pasado, y determina lo que se hace en el futuro.

 Así es como el control es total, las almas creen que ser libres es tal o cual cosa, y de esta manera no quieren rebelarse, incluso no sienten ni necesidad, ni deseo de hacerlo, pues están convencidas de que son libres, se conforman con lo que tienen.

 Comprender acá el combate que libra el enemigo no solo por borrar la Verdad e imponer la mentira, sino por evitar que surja, porque con el correr del tiempo, ya habrá sido olvidada toda verdad y solo prevalecerá la versión oficial, aquella que satanás quiere para dominar o controlar al alma individual, como a las naciones y el mundo.

 Todos hemos padecido cosas difíciles, humillantes, traumáticas, y nos defendemos contra recuerdos dolorosos consecuentes queriendo olvidar, haciéndonos amar, adorar y obedecer, eso es entregarse a la revolución satánica, porque es renegar de Dios, elegirse a sí mismo miedosamente e internarse en tinieblas irremediablemente sin querer salir, porque no queremos dejar de preocuparnos por nosotros, de dedicarnos a hacernos adorar, obedecer, servir, etc.

 Dedicados a tales cosas, con el correr del tiempo, no queremos hacer otra, no es concebible, y encima, como crece el vacío interior, la falta de Amor-Verdad-Dios, crece el miedo, y consecuentemente, la preocupación, de manera que menos aun con el paso del tiempo queremos prestar atención a Dios.

 Así es como estamos sumidos en tinieblas, encadenados por el adversario y no queriendo salir, no queriendo renunciar a nosotros, desesperados por lograr ser amados, suponiendo que eso es salvación y huyendo espantados de la Humildad, de la vida en la Verdad, que es adorar a Dios, obedecerlo y querer Que Él Sea Amado, Adorado, reconocido, aceptado, etc.

 Notar que las almas que han rechazado a Dios, creen que se adoran y hacen adorar, pero, es lo contrario a lo debido, hacen adorar su orgullo-imagen-personalidad, que es la ausencia de Dios, y por lo tanto, la presencia del adversario y el signo de su esclavitud, de su postración en la muerte eterna de donde no quieren salir.

 Cada uno esta encerrado en sí, dedicado a tratar de obtener una victoria personal, la que considera que consiste en hacerse adorar, servir, obedecer, y la verdad es que tal cosa es una real derrota espiritual, porque es convertirse en demonio, es llegar a ser como satanás y es condenarse a serlo por y para siempre.

 La victoria personal consiste para la humanidad de hoy en volverse caprichoso, inútil, celoso de sí, orgulloso y en compartir los vicios y perversiones del adversario, es rebelarse contra Dios y estar satisfecho de ser sin-Dios sobre la faz de la tierra, incluso creyendo que se ama a Dios o se lo adora porque se aprende algo de Él y se repite, o porque se hace algún acto de caridad y se cuida una fingida e hipócrita imagen de piedad.

 Nos hace temer una cosa el adversario para que, justamente, tengamos miedo, y es ahí donde entra, donde nos ponemos de cabeza, prescindimos de Dios y nos domina, comenzando de esta manera su proceso de transformación, sometimiento y esclavitud total, porque cuenta con un colaborador, su quintacolumnista en nosotros, que es ese miedo-yo-orgullo-amor propio-preocupación por sí.

 En las naciones hizo lo mismo por medio de su linaje maldito. En nuestro país infiltró la subversión, la que estaba siendo derrotada en el principio, pero después, un golpe de estado gestado por la masonería, solo hizo apariencias de oponerse y de defender contra la subversión, mientras lo que hizo en realidad fue comenzar un ‘proceso de reorganización nacional’, consistente en la aniquilación del estado y el exterminio de la nación.

 Para librarse de un colaborador, el adversario siempre hace lo mismo, lo hace odiar así como antes lo hizo adorar para que fuese aceptado. Ahí es que hizo caer a esa dictadura en una trampa, la guerra por Malvinas, tal vez creyeron los dictadores de aquel entonces que iban de paseo, cuando la verdad es que desafiaron al imperio, a la mamá reina, y no solo a inglaterra, sino a toda la pandilla de la otan.

 Por supuesto que la guerra estaba ganada contra solo inglaterra, pero, no fue solo contra los piratas de siempre, sino contra todo su imperio entre sombras, así es que toda la patota de la otan reaccionó y colaboró, entonces la derrota fue humillante.

 La guerra no terminó cuando cesaron las acciones bélicas, ahí comenzó la continuación de la guerra por otros medios, inglaterra y la masonería, que ya eran dueños de gran parte de nuestro país, pudieron avanzar otra etapa en convertirnos en colonia del nuevo orden, una nación de la comonwealt.

 El pretexto fue la guerra, un justificativo para no dar mas libertad a la Argentina, para aniquilar y liquidar las fuerzas armadas y para someternos a tributos compensatorios de guerra.

 Presidente tras presidente fueron ejecutando los planes de transformación queridos por la masonería, de manera que no existe Argentina como la conocimos, notar que cada uno fue encargado de ejecutar una etapa para llevarnos a la postración total.

 La muerte del estado se produjo con la firma del Acuerdo Anglo-Argentino de Madrid del 15 de febrero de 1990,   DECLARACION CONJUNTA DE LAS DELEGACIONES DE LA ARGENTINA Y DEL REINO UNIDO, firmado por menem y cavallo con inglaterra.

 La muerte de la nación se produjo con la transformación cultural realizada por la dictadura krichner en diez años de transformismo e imposición del socialismo como tal, mientras la economía es capitalista-conservadora en garras de los socialistas fabianos asentados en los bancos y entidades financieras controlados desde londres.

 La prueba de esto esta en que mañana, 20 de junio de 13, en el día de la Bandera, tendremos otro acto cultural con colores abominables, con espectáculos infernales como el padecido en el aniversario de la revolución de mayo, que no son otra cosa mas que un real aquelarre infernal general.

 Tanto en lo personal como en lo general, el adversario siempre hace lo mismo, nos hace caer, luego acusa, así es como primero alzó la dictadura militar y con la trampa de la guerra la hizo caer, luego alzó la dictadura aparentemente democrática, donde todos quisieron creer que se había acabado la dictadura, pero no fue mas que un paso mas en el proceso de destrucción del estado, y luego de la nación.

 No hemos vivido en real democracia, no hemos elegido al votar, no somos dueños de nada, y es porque no lo somos primero en el espíritu, no hemos creído en Dios, no lo hemos buscado, no lo amamos, no lo adoramos, nos dejamos vencer-convencer por el adversario adorando la mentira, volviéndonos cómplices, queriendo ser esclavos, y lo que es peor, a tal inercia material, moral, psicológica y espiritual, no hay ni siquiera voluntad de buscar lo Bueno y Verdadero, de querer salir de las tinieblas, de querer volver a Dios.

 Desgraciadamente solo nos queda pasar a la etapa siguiente, una falsa salida, falsa resurrección, un engaño total, el anticristo instalado, un aparente salvador que solo viene a hacer lo que debe, cobrar impuestos y tributar a la corona, mantener el orden y control, las herramientas para ello ya le han sido preparadas, el estado y la nación están postrados ante la muerte.

 Tal cosa implica necesariamente un cambio de régimen, como siempre, aparente, no real, pues como se sabe desde el principio, cambia todo para que nada cambie, cambian las apariencias, no hay libertad, ni liberación real, solo propaganda, desde las sombras, somos y seremos esclavos, satanás en lo espiritual impera, y su organización mundial reina.

 Las generaciones han sido arruinadas, las juventudes corrompidas, las sectas dominan, solo hay vicio, perversión, corrupción, indiferencia infernal tanto en lo material, como en lo moral y espiritual, cada uno se dedica a sí, a su éxito personal y egoísta que es una derrota espiritual.

 Lo que sigue es un dictador disfrazado de democrático tratando de mantener el orden, como ocurrió en venezuela, si bien se libraron de un dictador, asumió otro, como siempre, con fraude.

 De las siete etapas del combate espiritual, las siete batallas, como conjunto, como país, nos hallamos finalizando la cuarta etapa, aquella que consiste en que tanto el estado como la nación sean sometidos por el adversario y sus colaboradores e instrumentos en el mundo a la muerte espiritual.

 Lo que debemos hacer es vencer la muerte, que es el olvido de Dios, renegar de Él, apartarse de Su Voluntad, y así empezar a participar en la Resurrección. Las almas que no quieran tener fe, o que quieran tener una fe falsa, quedan con el espíritu del adversario y sujetas a la muerte eterna en su interior, perdidas en las tinieblas, confundidas, adorando cualquier cosa menos a Dios.

 Es evidente que hubo y hay un Juicio Final, las almas que eligieron al Señor, que lo aceptaron, que lo siguen en su Voluntad, son colocadas a su derecha, tienen su Espíritu, pero las que no lo hicieron, son colocadas a su izquierda y carecen de su Espíritu, creen en su vida personal cualquier cosa, están llenas de orgullo-miedo-presunción, y creen en el mundo cualquier cosa siguiendo al anticristo y los múltiples anticristos.

 Comprender una cosa esencial del combate espiritual, gana el que pierde, es decir, no gana el combate espiritual el que hace lo que quiere, sino el que renuncia a su voluntad para Que Se Haga La Voluntad de Dios, por ello, aunque nos duela ver corrompido y arruinado a nuestro país en todo aspecto, lo mejor que podemos hacer es buscar a Dios, Su Voluntad, sobrevivir en el mundo de tinieblas y colaborar en la Vuelta del Señor para Que Él Venza a los enemigos interiores y exteriores, a todos los enemigos espirituales de las almas y del mundo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...