5 de julio de 2013

1.4. EL REINO DE DIOS



1.4. EL REINO DE DIOS

REINO
QUE ES
Corporal o material
Cuerpo
Moral o intelectual
Alma
Espiritual o místico
Espíritu
Místico o De Dios
Espíritu Santo

 Toda persona esta formada por tres reinos, corporal, moral y espiritual, o sea, cuerpo, alma y espíritu respectivamente.

 Si amamos a Dios en verdad, si lo seguimos en El Camino de la Revelación de Su Voluntad, se va formando en nosotros un espíritu nuevo, puro, es Su Vida-Presencia-Reinado, Es El Reino de los Cielos acá en la tierra, no solo en el mundo donde tenemos los pies, sino en la tierra de la propia vida-casa-corazón-voluntad.

 Esa Presencia Viva y Real de Dios Con Nosotros, Es Su Reino, y forma por lo tanto un cuarto reino en la persona, el supra-espiritual o místico, Que Es El Reino de Dios o de los Cielos en la tierra, en el mundo, en el corazón, Es Dios Vivo en nosotros por medio de Su Espíritu Santo de Amor.

 El Reino de Dios no es un reino como los de este mundo, no es de este mundo, no es terreno, material, no es moral ni tampoco intelectual, ni siquiera es espiritual humano o humanista, Es Dios Mismo Vivo y Presente en y entre nosotros.

 Esto solo es posible por medio de su Espíritu Santo, El Que Viene a nosotros solo si El Hijo de Dios Vive y Reina en nuestra vida-casa-corazón-tierra-voluntad.

 El alma esta en el cuerpo y en derredor de éste, por su naturaleza espiritual lo habita e impregna. El espíritu de la persona hace lo mismo con el alma que ésta con el cuerpo, esta en ella y en derredor suyo, pues es mas sutil, ágil y luminoso.

 El Espíritu Santo, Espíritu de Dios, esta en el espíritu de la persona y en derredor de éste, impregnándolo, porque es mas sutil, ágil y luminoso, Es El Espíritu Superior.

 El Reino de Dios no es material, ni del mundo, ni para el mundo, tampoco es cuestión de razonamientos, estudios, intelectualoide, etc., así como no es como se lo presenta en esas abominables pretendidas espiritualidades humanas donde el hombre se adora a sí mismo llenándose de orgullo, de un repulsivo espíritu pesado y pegajoso de amor propio.

 El Reino de Dios es Espíritu y Espiritual, Es La Presencia Viva y Real de Dios con y en nosotros, de manera Que Es Su Espíritu Santo, Espíritu de Amor en la humanidad.

 El Reino de Dios no se construye, porque no es humano, se recibe, y se recibe aceptando a Dios, aceptando Su Voluntad, colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe, dejándolo a Él Que la Haga.

 Aceptando Su Voluntad y consagrándonos a Ella, buscamos la Verdadera comunión con Dios, donde Él se vuelve nuestro alimento, El Pan Nuestro de Cada Día, debido a que nos da Su Amor Puro, Su Espíritu-Esencia y podemos recibirlo sin que nos destruya, aniquile, fulmine, sino Vivificándonos.

 Comprender acá la necesidad de recibir al Señor, Su Palabra Viva-Revelación, al entrar El Señor nos limpia, purifica, corrige, aplica Su Luz-Vida-Ser-Amor, quitando la muerte, mentira, vicio, inmundicia, nos cauteriza, corta los lazos con el adversario y así establece su Reino-Vida-Presencia en nosotros.

 Después, como Él Esta y se ha constituido en nuestra esencia, Ama al Padre en y desde nosotros, y con y por Él lo amamos también nosotros. El Hijo Siempre Ha Estado unido al Padre, de manera Que Es Amado por El Padre, y como nosotros estamos con Él y en Él, somos amados por El Padre.

 Comprender que El Hijo, La Palabra de Dios Revelada, Enviada diaria y personalmente a cada uno, Es El Don de Dios, Verdadero Tesoro, Es La Perla escondida y es la Red de Amor en la que nos integramos, porque somos cambiados, transfigurados, transubstanciados y amamos a Dios con El Espíritu de Dios.

 Estamos en El Hijo porque aceptamos la Revelación de Su Voluntad, lo recibimos y obedecemos consagrándonos a Él, de manera que su Espíritu-Ser-Esencia, nos impregna, así Su Luz nos Guía, y de esta manera lo que hacemos, nuestra vida, es en Su Reino-Vida-Espíritu-Presencia, estamos dentro de Él, aunque estemos en el mundo.

 Si vamos por éste Camino de Comunión con Dios, el de la Revelación de Su Divina Voluntad, Vive Él en nosotros y en el mundo por medio nuestro, nos alimentamos de Su Amor-Vida Que Es Nuestro Pan Diario, El Pan Nuestro de Cada Día, El Que nos Fortalece e Ilumina, Sostiene y Defiende.

 El Reino de Dios en el mundo, consiste en hacer la vida, el paso por el tiempo, en esta comunión real con Dios, porque así es como vivimos, pasamos, por el mundo en Él, en Su Luz, y dando testimonio de la Verdad para bien de muchos, lo que no es palabras, sino ejemplo de amor, obediencia, aceptación, de abrazo de la Divina Cruz, de la Santa Cruz de Su Revelación-Vuelta-Venida a nosotros.

 El Reino de Dios comienza en el espíritu, en esa unión real con Dios por medio de Su Voluntad, de la aceptación y consagración a Ella, desde ahí se difunde e impregna al alma, y luego al cuerpo obrando la transfiguración, resurrección y transubstanciación.

 Hechos personas nuevas de esta manera, el Espíritu de Dios transfunde, se difunde en derredor como La Luz e Ilumina la Creación haciéndola nueva, porque El Sol de Dios esta en el corazón, en su templo, en nuestra vida consagra a Él al efecto y envía sus rayos de Luz Blanca en derredor obrando por Él mismo para bien de muchos, aun sin nuestro conocimiento, porque es Amor y Ama.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

RUMORES DE GUERRA

RUMORES DE GUERRA   Teniendo en cuenta que el estado profundo estadounidense hacía sus negocios con la mano barata en China y que,...