12 de julio de 2013

556.- ¿QUÉ EVOLUCIÓN?



556.- ¿QUÉ EVOLUCIÓN?

 Tal vez no nos dimos cuenta, nos falta lo esencial, nos falta vida, no tenemos vida real, verdadera, eterna, solo tenemos una mera existencia, por ello es que nos comportamos mas como animales que como hijos de Dios.

 Nos comportamos como animales, racionales por supuesto, debido a que, como las bestias, nos dedicamos a satisfacernos, conformarnos, comemos, dormimos, nos reproducimos y morimos, cuando no, hay quienes se desenfrenan en el desesperado intento por satisfacerse sin remedio, sin hallar consuelo o satisfacción real alguna.

 Para colmo de males, nos guiamos por el instinto, de manera que estamos dedicados a la autoconservación, lo que produce que solo tengamos miedo, que todo el tiempo estemos miedosa, cobardemente obsesionados pensando en nosotros, mas que preocupados, angustiados y desesperaos hasta la histeria infernal y delirante.

 Es evidente que no hemos evolucionado, crecido, madurado, crece el cuerpo hasta madurar y empezar a podrirse, pero no hay crecimiento ni evolución real de la persona que es mucho mas que un pedazo de carne que comienza morirse cuando comienza a vivir.

 Como no queremos vivir en una forma diferente a la de los animales, no somos realmente diferentes a éstos, y por mas que hagamos gala y ostentación de un pretendido racionalismo, somos unos enfermos delirantes de soberbia por elección propia que se convierten en la abominación de la creación, dado que, de todas las criaturas de la creación, solo nosotros nos hemos rebelado contra Dios y le estamos haciendo la guerra al servicio de los demonios.

 Como tontos estamos peleando la guerra de los demonios contra Dios, pues nos dedicamos caprichosa, obtusa, terca y testarudamente a hacer lo que se nos viene en ganas, no amamos a Dios ni queremos hacerlo, queremos creer que dedicarnos a nosotros, a satisfacernos como cerdos en cuerpo, alma, mente y espíritu, esta bien, es bueno, justo, debido o conveniente.

 Hemos llegado a ser tontos racionales de tan inteligentes que nos hemos querido creer, pues hemos prescindido de Dios, de Nuestro Creador, ¿Qué clase de ser racional puede concebir que prescindir de Dios es bueno?, solo el caprichoso, el rebelde, el que se autojustifica y quiere dedicarse a satisfacerse en todos los vicios como cerdo o como demonio.

 Podemos prescindir de Dios, de hecho en el mundo estamos para elegirlo o rechazarlo, pero lo que no podemos hacer es seguir cultivando la hipocresía infernal como hasta ahora que decimos que lo tenemos, cuando en realidad no lo tenemos, no lo queremos, ni lo hemos elegido.

 Una persona puede prescindir de Dios, pero lo que no puede hacer es imponer a otro que reniegue o prescinda de Dios, porque eso merece castigo, dado que es la pretensión de satanás y su abominable capricho, de manera que el alma que tal cosa quiere y hace, es hija de satanás.

 Por supuesto que el castigo no lo debemos aplicar nosotros, lo que debemos hacer es no hacerle caso a quien quiere imponer que se lo adore y no se adore a Dios, sea civil, religioso, político, militar, intelectual o lo que quiera ser o parecer en el mundo, debido a que solo a Dios se debe adorar.

 El castigo para los ególatras es el mismo que tiene satanás, su padre, ignorarlos, no tomarlos en cuenta, no creer sus mentiras, embustes, abominaciones, hipocresías, pero no hay que pelear tampoco, lo que es malo, como el que es malo, caen solos, y cuanto menos se les crea, mejor, porque mas rápido caen.

 Caen en la evidencia por las exageraciones que comenten para lograr ser creídos, aceptados, porque se preocupan, temen y se desesperan, entonces pasan a ser groseros, violentos, desaforados dejando ver su ser real, y al final, cuando ellos mismos ven que todos ven lo que quieren ocultar, salen corriendo como las ratas que son.

 Debemos emplear el tiempo que tenemos en adorar a Dios, en aprender a prestarle atención y obedecerlo, en seguirlo a Él y así crecer realmente, evolucionar verdaderamente, porque la verdadera evolución humana consiste en la espiritual, no en la tecnológica, ni en la corporal, no somos ‘monos actualizados’, somos humanos, hijos de Dios, aunque algunos son por elección hijos de satanás, debido a que quieren creer y propagar sus mentiras.

 Quieren creer y propagar sus mentiras, quieren creer que son dioses y que Dios no es Dios, esta bien si así lo quieren creer, pero no tenemos que creerles porque son portavoces de satanás, transmiten su pensamiento, sus caprichos y ambiciones, pelean sus guerras contra Dios, tanto en sus corazones inmundos, corruptos, viciosos, depravados, como en el mundo.

 Considerar que pelean contra Dios, no están peleando contra otro humano, que ellos mismos saquen cuenta del resultado de su delirio abominable de soberbia contemplando como le ha ido a su jefe, satanás, a aquel que adoran como dios y aun como si fuese mas que Dios, pues en su delirio y desesperación por ser aceptado, dice el infeliz ser mas que Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN

  COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN       Le resulta imposible al gobierno sostener la falacia de la pandemia , por e...