19 de julio de 2013

610.- DESTERRADOS DE DIOS POR ELECCIÓN PROPIA



610.- DESTERRADOS DE DIOS POR ELECCIÓN PROPIA

 Nos busca el adversario para que seamos cómplices y co-autores de la propia ruina, destrucción, por ello es que nos seduce engaña, manipula, nos hace ver defectos en todo y en todos para que critiquemos, cuestionemos, peleemos y queramos estar permanentemente en guerra contra todos.

 Nos ronda como mosca, no deja de dar vueltas, de zumbar en derredor, o de silbar como la maldita serpiente eterna que es, perturbándonos, criticando todo y a todos, queriéndonos imponer que veamos defectos en Dios, que no dejemos de criticarlo, cuestionarlo, de temerle, porque esta sembrando cizaña, desconfianza.

 La verdad es que lo que hizo siempre y lo que va a seguir haciendo si no le ponemos límites, es decir, si no lo echamos y no empezamos a buscar a Dios decididamente.

 Si tenemos dudas respecto de Dios, temores, nos preocupamos por nosotros, ya le estamos haciendo lugar al adversario le estamos dejando la puerta abierta para que se meta y escupa su maldito y ácido veneno, para que siembre dudas y acabemos cosechando tempestades.

 El problema es que nosotros no amamos a Dios como debemos, no damos un paso de confianza hacia Él, nos quedamos encerrados, hundidos, aislados y perdidos en nosotros mismos penando, cavilando, suponiendo y generando mas desconfianza, mas temor, mas preocupación por nosotros mismos.

 Consecuencia de esto es querer dejarlo, abandonarlo, traicionarlo, no querer amarlo en verdad, elegirnos con miedo, preocupados, suponiendo que nos defendemos, protegemos y hacemos un bien, o sea, la consecuencia es caer en la trampa del adversario, hundirnos en la muerte eterna, hacernos presos de las tinieblas.

 Ahora, debemos considerar lo que hacemos y lo que vamos a hacer, no somos ya niños, las acciones tienen consecuencias, y nunca ponderamos las consecuencias eternas de los actos comunes, no tomamos en cuenta que estamos rechazando a Dios, despreciando la Vida Eterna y eso nos expone a toda una eternidad en el abismo, no un instante como el momento de angustia, miedo o preocupación desesperante o histérico que podemos padecer, sino toda una eternidad irremediablemente.

 Podemos quejarnos, acusar a satanás y a otros, pero la verdad es que nosotros somos los que estamos eligiendo vivir sin-Dios, renegar de Él, de Su Voluntad, descreer de Su Amor, no hacer un esfuerzo-sacrificio por perseverar en el tiempo de la prueba.

 Somos nosotros los que impedimos la Revelación Divina, La Intervención-Paso del Señor, y esto es debido a que no estamos dispuestos a obedecerlo, de manera que no queremos escucharlo y nos entregamos a hacer lo que se nos viene en ganas.

 No haciendo un esfuerzo real por creer en Dios, por confiar en Su Amor, vamos a seguir encerrados en nosotros mismos donde el adversario puede rondarnos impunemente para engañarnos, puede danzar y burlarse de Dios y de nosotros haciendo lo que se le antoja mintiéndose a él mismo al querer creer que tal cosa es eterna.

 Que pueda hacerlo ahora, no significa que sea para siempre, pero el infeliz no piensa tampoco en el después, no considera que solo tiene un limitado tiempo en el tiempo, no quiere verlo, solo se esfuerza por desenfrenarse lo mas posible antes de caer, de manera que quiere destruir todo y hacer padecer a todos.

 De nosotros depende colaborar en Que Venga El Señor, de nosotros depende buscar una verdadera comunión con Él, vencer al adversario en la vida-casa-corazón, en lo que nos toca, respondiendo así a la vocación, amando a Dios como hemos sido predestinados.

 Cuanto antes empecemos a buscar a Dios en Verdad y a amarlo en Verdad, mas rápido venceremos a satanás y a su maldito espíritu de muerte, alcanzando una verdadera libertad, porque Dios quiere echar al enemigo y lo que es suyo que nos oprime, esclaviza y hace padecer, los que no queremos somos nosotros.

 No queremos porque no queremos confiar, no queremos esforzarnos ni sacrificarnos por amor a Dios, de manera que estamos como queremos estar, postrados en tinieblas, perdidos entre lamentos y dedicados a tenernos lástima, pena, autocompasión enfermiza, escuchando y soportando a satanás en este destierro lejos de Dios que nos imponemos solo y simplemente porque no queremos dejar de ser rebeldes contra Su Voluntad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN

  COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN       Le resulta imposible al gobierno sostener la falacia de la pandemia , por e...