28 de julio de 2013

677.- QUE SEA ADORADO COMO dios, NO LO CONVIERTE EN DIOS



677.- QUE SEA ADORADO COMO dios, NO LO CONVIERTE EN DIOS


 Como maldito envidioso y resentido, el adversario al no haber conseguido de Dios lo que quería, deseaba, ambicionaba y que no quiso ver-comprender-aceptar que no le correspondía, se dedicó a hacer berrinches, hizo escándalo como prostituta histérica en el Cielo y luego se dedicó a cobrarse venganza.

 Con su proceder solo puso de manifiesto que se dejaba dominar, controlar, someter, por su orgullo, demostró que estaba lleno de amor propio, ahogado en sí, en su propia nada, se hallaba como desparramado en su abominable y corrupto ser postrado y a merced de su misma podredumbre, siendo como cuando un helado se cae al suelo y se derrite.

 Fue controlado, dominado, sometido y vencido por su mismo deseo de adoración, por su propia muerte-vacío, por su falta de amor a Dios, y sin embargo, consigue en el mundo lo que no pudo obtener de Dios, la adoración de la humanidad por la que se desespera, y donde se excita aun mas con él mismo el maldito narcisista.

 Que sea adorado como dios y que diga él ser dios, no lo convierte en un dios. Considerar que si él dice que es dios, es un delirio, una fantasía, una alineación que se cae desde el principio mismo, pues Dios, por definición, no es creado, y éste cerdito infernal lleno de orgullo, el maldito monito remedador de Dios, tuvo un principio, fue creado, y fue creado por Dios.

 Lógicamente, Dios no lo creó así, porque Dios no sabe hacer cosas mal o feas, Él no Crea lo que es repugnante, Dios creó un ángel, y ese ángel o espíritu, se pervirtió, se degeneró, se corrompió, se pudrió, se volvió abominable, repulsivo, pestilente, insoportable, de fuente de luz que era, al no amar a Dios, se convirtió en fuente de oscuridad.

 Es ahí donde justamente le viene su delirio, él dice que se creó a sí mismo, que es su propio principio, debido a que llama a su muerte-caída ‘principio’, dice que se creó ahí a sí mismo, y es de esta manera que impone a la humanidad que participe en su delirio de dos formas.

 Una forma es creyendo que él es dios, y la otra forma es siguiéndolo, imponiendo que las almas se vuelvan igualmente delirantes de orgullo y soberbia y comiencen a nombrar a su rebeldía-muerte como su principio diciendo que se crean o construyen a sí mismas.

 Que el cerdo infernal, rey solamente de su propio agujero abominable y desolado, diga que es dios, es problema suyo, es su delirio, fantasía, autoengaño, es su locura, el problema es participar en ésta, dejarse contagiar, cosa que hacemos cuando le creemos o cuando seguimos sus pasos.

 Hay quienes se creen dioses sobre la tierra y hasta pretenden exponer razones de ello, para solo acabar por demostrar que son delirantes, pues al hablar, como el pez por la boca muere, solo prueban su incoherencia, dado que están desesperados por hablar, convencer que ellos mismos se contradicen hasta en la misma oración, o al final, en los hechos los que son mas hipócritas y embusteros.

 G. Orwell en su libro “1984”, describe muy bien las alienaciones, ahí un personaje llamado ‘o’brien’, le imponía  a otro llamado ‘smith’, que creyera que si él decía flotar sobre el suelo, tenía que creerlo y que eso sucedía realmente, o también, decía que dos mas dos, no solo es cuatro, sino que puede ser tres o cinco, y hasta tres, cuatro y cinco a la vez, solo por consenso.

 Así es como se construyen las irrealidades que pasan a tenerse por reales, porque son delirios, fantasías, mentiras impuestas y creídas.

 Así es como se construye una alineación colectiva, pues se borra la verdad e impone la mentira, de manera que la creen hipócritamente convencidos los que la dicen por conveniencia, y la creen como idiotas los que no han buscado la Verdad por comodidad, ni les interesa.

 Que sea adorado como dios el adversario, no lo convierte en dios, es su fantasía, y es la fantasía que creen los que no buscan la Verdad, los que no aman a Dios mas que a sí mismos, pues son como el adversario, se consideran a sí mismos dioses y esperan ser amados, adorados, servidos, etc., y eso es lo que les finge dar el enemigo para seducirlos y apartarlos definitivamente de Dios.

 No se mudan la naturaleza de las cosas solo porque queramos creer otra cosa, no pasa a ser dios el enemigo porque quiera ser adorado como tal, sigue siendo satanás, el adversario, el cerdo infernal, que otros crean en su imagen y participen en su delirio, es el principio de su muerte eterna.

 El delirio, la fantasía, eso que queremos creer, es la muerte eterna en nosotros, es el orgullo, la falta de Dios, y el deseo de ser adorados, un deseo ardiente, desesperado, que quema y consume destruyendo, convirtiendo en ella misma, es decir, reduciendo a polvo y cenizas, volviendo a las almas en nada y menos que nada, como satanás, un pedazo de nada.

 En el mundo, una persona que diga que es una planta, es tomada por alienada, aunque se comporte como tal, sin embargo, cuando una persona incurre en un delirio mucho mas peligroso que es creerse diosa, es adorada, celebrada, festejada, demostrando que son aun mas incoherentes quienes creen su fantasía y se vuelven víctimas de su egolatría.

 El delirio generalizado, las irrealidades construidas apropósito las vemos a diario en el mundo de hipocresías, por ejemplo, si la muerte del ex-presidente kirchner fue ‘la gran incógnita Argentina’, las próximas elecciones van a ser ‘el gran engaño a la Argentina’, solo posible porque falta verdad y hay orgullo en los corazones, porque no amamos a Dios como es debido y no merecemos otra cosa que seguir padeciendo la dominación de satanás y de la muerte eterna, de sus herederos y representantes mundiales.

Leer:





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN

  COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN       Le resulta imposible al gobierno sostener la falacia de la pandemia , por e...