3 de agosto de 2013

722.- AHORA COMPRENDE satanás



722.- AHORA COMPRENDE satanás

 Alcanzando lo que desea el adversario, se ha cavado su propia tumba, pues ahora, no sabe que hacer, esta desconcertado, perdido, confundido, viendo que solo tiene aire, humo, despojos.

 Se ha desesperado por conquistar el mundo y las religiones, y para conseguirlo sembró la perversión, prácticamente destruyó todo, entonces, al alzarse e imponerse en la cima del mundo y de ls religiones, se da cuenta que en realidad no tiene nada, pues él mismo lo aniquiló, destruyó, arruinó.

 Su conquista es inútil, es lo que se llama ‘una victoria pírrica’, no tiene nada, y a eso se añade la decepción propia del caprichoso que ha conseguido lo que deseaba contra todo y contra todos.

 Ahora comprende el infeliz lo que dijo El Señor, y que no solo se refería a la humanidad, sino que le hablaba a él indirectamente, conquistar el mundo no sirve e nada porque quien lo hace se pierde en el intento.

 Ahora no quiere lo que ha conseguido, él mismo odia, aborrece y le da asco lo que ha conquistado, y es por eso que quiere terminar de destruirlo, y es por ello que nos quiere usar, busca que odiemos lo que él mismo ha construido, lo que ha alzado, a quienes ah encumbrado encumbrándose él en ellos y por medio suyo sujetando todo a su maldita voluntad, debido a que, en los que conquistaron el mundo, él estaba presente por su espíritu, y él los excitaba para que lo obtuvieran.

 Ahora, decepcionado, no quiere lo que quiso, lo aborrece y desprecia, quiere retractarse, volver atrás, en definitiva, se arrepiente, pero, no hay vuelta atrás, no hay remedio, se hunde con lo que conquistó porque él mismo lo arruinó para conquistarlo, que se ocupe y preocupe él mismo por sostener a flote lo que ha destruido, corrompido, arruinado, aniquilado.

 Que vea ahora como todos huyen, salen corriendo eligiendo salvarse antes que hundirse con él y sus engaños, que vea que no es adorado y que las almas han llegado a ser peores que él, y que por ello, hasta por egoísmo buscan la salvación dominadas incluso por le miedo.

 Que compruebe el cerdo como todo se le derrumba en sus narices, que vea lo que ha creado y que conozca el odio generalizado.

 Al final comprende el adversario que nadie mas que él ha colaborado para santificarnos, pues el cerdo orgulloso y arrogante se desesperó queriendo conseguir algo, habiéndolo obtenido, ve que no tiene el efecto que suponía, pero ahora no puede volver atrás, fue estafado por su propia ambición, engañado por su propio orgullo y al final, no puede sino odiarse, aborrecerse y es ahí que se descarga maltratando a sus idiotas colaboradores e incendiando todo, buscando destruir y aniquilar todo en un ataque de rabia descontrolado y furioso.

 Ahora ve satanás que se desesperó por conseguir algo de Dios y en contra nuestra suponiendo que con eso podía imponernos que nos rebelemos contra Dios, pero, viendo que no lo ha conseguido, se arrepiente, debido a que, no solo no renegamos contra Dios, sino que lo amamos mucho mas y mas perfectamente también, entonces comprueba el idiota lo tonto que fue por soberbia elección propia, dado que solo contribuyó a que avancemos en santidad.

 Ahora comprende satanás que al conseguir lo que quería en contra nuestra, no logró verdaderamente lo que buscaba, sino que contribuyó a espiritualizarnos, a convertirnos en verdaderos hijos de Dios, a que amemos a Dios como nadie, con verdadera y total renuncia a nosotros mismos.

 Ahora comprende satanás que lo peor de todo es que no es ésta la primera vez que le sucede, sino que ya es la segunda, y solo un verdadero idiota tropieza con la misma piedra dos veces.

 La primera vez que le sucedió esto fue cuando se desesperó por hacer que El Señor fuese condenado por su propio pueblo y que también fuese crucificado por éste. Ahí el tonto supuso que se libraba del Señor, pero comprobó que en realidad en la Santa Cruz El Señor lo venció no rebelándose contra Dios, permaneciendo fiel a la Voluntad del Padre y perseverando por nuestro bien.

 El idiota que fue juzgado y condenado fue satanás mismo, y junto a él todos sus demonios, ellos creían que Crucificando al Señor, lo juzgaban a Él y se libraban de Él, pero, en realidad, ellos fueron los juzgados y condenados, pues no hicieron otra cosa que rebotar contra un espejo recibiendo lo mismo que hacían.

 Considerar que nos ocurre lo mismo, porque, como dijo El señor, se cosecha la siembra, y lo que sembramos en realidad, es lo que damos a Dios, por ello, como tratamos a Dios somos tratados, lo que le hacemos a Dios nos es hecho, y lo que le damos a Dios es lo que recibimos o nos es dado, esto es invariable, irremediable, inalterable.

 Así como se engañó a sí mismo el adversario la primera vez, se engañó en esta segunda vez, pues habiendo logrado que en el mundo y en las religiones fuese condenado El Señor, el juzgado y condenado fue él y no Dios.

 Por el mundo y las religiones fue condenado y rechazado El Señor porque se impidió su Revelación, se la tapó, negó, pero, en su resto o minoría fiel El Señor permaneció otra vez fiel en La Santa Cruz, es decir, por medio de aquellos que han respondido a la Divina Voluntad dejándose crucificar sin renegar de Dios, El Señor Vive, Reina, esta Presente y Juzga al mundo, a las religiones y a todos los enemigos espirituales.

 El Señor Vive en los que lo quisieron elegir, aceptar y obedecer, aquellas almas que no le negaron nada, las que sacrificaron todo perdiendo su vida en el mundo, siendo odiadas, rechazadas y despreciadas por todos, juzgadas, condenadas, aborrecidas por todos, y encima, estando los condenadores convencidos de obrar bien.

 Éstas almas imitaron al Señor debidamente, hasta la muerte y muerte en Cruz Mística, actualizando así el Santo sacrificio. Éstas almas, verdaderos mártires espirituales, actualización el Santo Sacrificio del Señor y evitaron la perdición de toda la humanidad soportando su odio infernal, padeciendo con injusticia para satisfacer a la Justicia.

 Ahí el enemigo fue vencido, humillado, juzgado y condenado, pues éstas almas no renegaron contra Dios, no se opusieron a Su Voluntad, ni a lo que Él quiso, ni a lo que permitió no queriendo, entonces, éstas almas son santas en el mundo, porque amaron y aman a Dios de manera irreversible, ahí la Santa alianza ha sido renovada y es ahí donde Dios se encuentra, donde ha fijado domicilio, donde tiene morada, en sus tabernáculos vivientes.

 Las almas que no le han negado nada al Señor, que murieron místicamente con Él en La Santa Cruz, son las que viven, las que resucitan y las que han vencido al dragón, la bestia y al falso profeta, pues han perseverado en la Fe Verdadera, han seguido al Señor en Su Revelación no dejándose engañar ni seducir por el mundo.

 Comprende ahora satanás lo que hizo, solo colaboró en que amemos a Dios como nadie, en que sigamos e imitemos al Señor como ninguno y por ello, en que lo tengamos como nadie lo tuvo y en que le pertenezcamos como nadie le perteneció, y a la vez, en que nos pertenezca como no ha pertenecido a nadie, de manera que, con El Señor y en Verdad, podemos decir que somos Uno con Él.

 Considerar que, en definitiva, no hay mejor forma de vencer al adversario que obedecer a Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN

  COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN       Le resulta imposible al gobierno sostener la falacia de la pandemia , por e...