12 de agosto de 2013

782.- CLÁUSULAS LEONINAS



782.- CLÁUSULAS LEONINAS

 Padeciendo el odio ajeno, lo que debemos hacer es empezar a buscar a Dios y ver en Él, o escuchar de Él la Verdad, que no somos diferentes a aquellos con los que chocamos, de manera que debemos dejarnos corregir por Dios, renunciar a nosotros, no hacer lo mismo que vemos y padecemos claramente como injusto.

 No nos damos cuenta de lo que hacemos, estamos ciegos, pues nos esforzamos por convencernos de que obramos bien, pero, al padecer a manos de otros lo que hacemos a Dios mismo, o a terceros, podemos ver lo que no queremos ver, podemos comprender aquello que nos resistimos a entender.

 No hay otra manera de abrir los ojos, y por mas que nos quejemos, no es castigo de Dios, sino Que Es Justicia, porque se cosecha la siembra y Dios mira los corazones, no se deja engañar por apariencias.

 También Es Misericordia, pues si nos corrige ahora El Señor, es decir, si permite que suframos, padezcamos y conozcamos lo oscuro, la maldad, es para que comprendamos lo que no quisimos ver, escuchar ni entender antes de que sea tarde.

 Si nos toca padecer, en vez de quejarnos y responder con la misma moneda, debemos abrir los ojos y ver en donde hacemos lo mismo que nos hacen sea a Dios como a otros, pues corrigiéndonos en eso, somos y seremos liberados de todo lo que vemos y de lo que no vemos.

 No lo notamos, pero, si nos oponemos a la Voluntad de Dios no soltando, no perdonando a otros, impidiéndoles que Dios los Bendiga, beneficie, haga creer, madurar, etc., nos estamos asociando al adversario, y es ahí que padecemos las consecuencias de oponernos a Dios primero, y luego, de estar asociados al adversario.

 Cuando el adversario toma un socio-cómplice, lógicamente que lo hace adulando, exaltando, prometiendo, etc., tan lógico y evidente como que no lo hace en igualdad de condiciones, sino con un verdadero contrato leonino, es decir, colocando a su socio-cómplice en una situación de esclavitud, sumisión y pertenencia, tratándolo como cosa.

 Renegando de Dios, asociados al adversario, entramos en tinieblas irremediablemente, por mas que digamos amar a Dios y estemos plenamente convencidos de hacerlo, y por mas que nos esforcemos en demostrarlo y ponerlo en evidencia tanto a los ojos de Dios como del mundo.

 No lo notamos, no nos damos cuenta, no vemos donde estamos oprimiendo, humillando, despreciando a otros, y eso es lo que quiere El Señor que veamos para que tengamos la oportunidad de hacerlo, para que podamos corregirnos por amor a esos otros, y también por y para Nuestro Verdadero y Eterno Bien.

 Si tenemos a alguien sometido, humillado y lo limitamos o le impedimos Que Cumpla la Voluntad de Dios, por mas que digamos que lo protegemos, defendemos y que lo beneficiamos, lo que ocurre en realidad es que lo perjudicamos, pues lo privamos de estar en comunión con Dios.

 Acá puede esa persona si acepta su humillación y perdona entrar en comunión con Dios por mas que no pueda realizar lo que debe, pero la persona que somete, permanece en tinieblas debido a su rebeldía, conociendo las consecuencias de ello, es decir, muerte, vacío, desolación, angustia, histeria, además de estar sometida a los caprichos y humillaciones que quiera imponerle satanás su socio-cómplice, que es su opresor porque no quiere amar-adorar a Dios.

 Aunque no nos demos cuenta que estamos perjudicando a otros, padecemos las consecuencias de todas maneras, pues como dijo El Señor, si hacemos algo que merece azotes, los recibimos y si no hay intención, los recibimos, pero menos.

 La cuestión es que, si queremos que dejan de llovernos castigos, azote, si queremos dejar de padecer las consecuencias de estar asociados-ligados-sometidos al adversario, debemos romper esa dependencia infernal, de lo contrario nunca dejará de castigarnos el adversario para demostrar que tiene poder, que es grande, etc., exigiendo ser adorado, demostrando que solo teme por él mismo y que se halla desesperado por ser adorado.

Leer:








1.6. QUE DIOS NOS HAGA EL BIEN QUE SOLO ÉL PUEDE HACER: http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2013/07/16-que-dios-nos-haga-el-bien-que-solo.html


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN

  COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN       Le resulta imposible al gobierno sostener la falacia de la pandemia , por e...