13 de septiembre de 2013

1021.- LA SERPIENTE ES APLASTADA Y LA HUMANIDAD JUZGADA



1021.- LA SERPIENTE ES APLASTADA Y LA HUMANIDAD JUZGADA

 Cuando el alma se separa de Dios, es decir, cuando reniega de Su Voluntad y decide hacer la que considera suya, no esta haciendo su voluntad propia como cree, sino la del adversario, la del mundo, la de los del mundo, la de sus vicios y la de la muerte eterna.

 No es propia la voluntad que llamamos ‘voluntad propia’, es el resultado de la mezcla de las voluntades antes mencionadas, la que logra prevalecer entre todas esas o la que surge de la síntesis de ellas.

 Estamos orgullosos, satisfechos, contentos con esa voluntad que decimos y que nos esforzamos por creer que es propia, pero, no vemos lo que en realidad es. Defendemos esa voluntad, la hacemos prevalecer y nos esforzamos por lograr que triunfe, que se vea satisfecha.

 No vemos, no queremos entender que no es nuestra, la hacemos nuestra, la adoptamos, pero no es autóctona, no es verdaderamente propia, es importada y la usamos, no viendo que en realidad nos usa y nos usan.

 Adoptamos el cliché armado de personalidad, nos lo imponemos como uniforme y salimos a lucirlo por el mundo, a pasear esa imagen diciendo que eso es una ‘vida’, cuando en realidad es muerte, esclavitud y una verdadera abominación desoladora donde Dios no esta, donde no hay Verdad ni Vida, donde no hay amor ni nada bueno.

 Como explica G. Orwell en su novela distópica “1984”, somos libres de pensar dentro de los límites impuestos, y como no sabemos de la existencia de otra cosa, suponemos que somos libres porque nos dicen y hacen creer que lo somos.

 Tanto el adversario, que es satanás, como la muerte eterna, el mundo, los del mundo, los vicios, etc., nos hacen creer que somos libres solo porque no obedecemos a Dios, porque nos adoramos a nosotros mismos, o mas bien a esa imagen-personalidad que nos hemos impuesto, que construimos y de la que nos servimos para pasear por el mundo.

 Suponemos que esa imagen-cliché impuesto es nuestra salvación, cuando en realidad es la autodestrucción, debido a que, la adoramos en el lugar de adorar a Dios, la cuidamos y le ofrendamos la vida no queriendo ver que es solo imagen-apariencia, una ilusión, es como lo que se llama ‘realidad 3-d’.

 Estamos encerrados de una libertad fabricada, construida, y eso lógicamente que no puede ser una verdadera libertad, de libertad solo tiene el nombre, y como somos orgullosos ignorantes, creemos que es libertad, pero es una abominable egolatría infernal donde nos rebelamos contra Dios y prescindimos de Él para acabar por ser esclavos irremediablemente.

 Liberamos el orgullo, liberamos a satanás, él es el único libre de ser y hacer lo que quiera tanto en nuestra vida como en el mundo porque hemos construido una vida sin Dios y un mundo sin Dios, y donde Dios no esta, es lógico que esta el adversario, el inútil que solo puede estar cuando Dios no esta, tal y como se lo presenta en el génesis, la serpiente aparece en la ausencia de Dios.

 En el mismo relato, ante la Venida y Presencia de Dios la serpiente es aplastada y la humanidad es juzgada.

 Considerar esto ahora, para el presente de nuestra vida y del mundo, solo vamos a vernos libres de satanás y sus mentiras, embustes y trampas cuando busquemos a Dios y lo aceptemos, recibamos y le permitamos Venir-volver a nuestra vida y al mundo.

 Ahí se produce un juicio, ahí somos juzgados en alma y espíritu que son lo que representan Adán y Eva en el relato del génesis.

 Ahí comienza la vida de verdadera piedad, donde debemos hacer penitencia, sacrificio, renuncia a nosotros mismos para Que Se Haga-Reine-Triunfe la Voluntad de Dios en nosotros y en el mundo.

 Mientras no colaboremos en la Vuelta-Venida del Señor, en Su Paso por el alma y por el mundo, continuaremos bajo el dominio infernal, tendremos que soportar al adversario y estaremos irremediablemente condenados a satisfacer sus caprichos, ambiciones, abominaciones, etc., por mas que nos quejemos, pues somos nosotros los que le damos lugar y lo invitamos a estar-permanecer.

 El anticristo carece de Paz porque no esta unido a Dios y entonces, esta hundido en sí, padece la ausencia de Dios y el embate constante de todos los enemigos espirituales que lo devoran, consumen y atormentan.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario