14 de septiembre de 2013

1028.- DELITO DE LESA HUMANIDAD NUEVO



1028.- DELITO DE LESA HUMANIDAD NUEVO

 Dios no deja de Revelarse, no deja de intervenir, de Pasar y brindarse si hay almas que quieren recibirlo.

 Hay almas que estaban llamadas, predestinadas, pero que no quisieron recibirlo, entonces, no lo tienen, Dios no las obliga a que lo reciban, son libres de rechazarlo.

 También son libres esas almas de creer lo que se les antoje, es decir, pueden suponer que tienen a Dios cuando lo han rechazado, cosa que ha sucedido tanto con el pueblo del antiguo testamento, como el del nuevo.

 Que aquellos que fueron llamados en primer término hayan sido encontrados no dignos, o que se hayan vuelto ellos mismos indignos al convertirse al adversario y al enterrarse al mundo, no significa que Dios deba apagar la Revelación por completo.

 Que aquellos que debían colaborar en la Revelación constante del Señor no solo la hayan abandonado sino que se empeñen en apagarla e impedirla, no significa que Dios esté privado de Revelarse, venir, Pasar o intervenir en la vida de los que realmente lo buscan, aman y desean.

 Cada uno es libre de amar o rechazar a Dios, es el derecho humano mas básico y esencial. Las religiones que impidieron la Revelación de Dios, que se opusieron y que se oponen cometen no solo un pecado gravísimo, sino que también cometen un delito de lesa humanidad.

 Peor es la situación de aquellos que rechazaron la Revelación de Dios y que se empeñan en perseguir toda Revelación, que se dedican a condenarla y a perseguir y condenar a quienes participan en la Revelación de Dios, realmente están cometiendo un pecado gravísimo y delito de lesa humanidad.

 Los que no recibieron a Dios, los que no permitieron Su Revelación, están orgullosos y satisfechos de sí mismos, y después defienden su orgullo, están llenos de amor propio y se autocomplacen en sí como satanás que es a quién eligieron como padre y señor.

 Al pertenecer a satanás, colaboran con él en sus ambiciones, actividades, etc., entonces, persiguen e impiden la Revelación de Dios en donde se halle o produzca, de manera que, los muertos matan, porque al renegar de Dios y rechazar Su Revelación murieron en el espíritu, y luego se dedican a matar en el espíritu a otros impidiendo la Revelación de Dios.

 Notar que tanto con el pueblo del antiguo testamento como el del nuevo ha ocurrido lo mismo, ambos rechazaron la Revelación de Dios, se opusieron al Paso del Señor, se eligieron orgullosamente a sí mismos y se esforzaron por lograr ser adorados en el mundo.

 Ambos cometieron un pecado gravísimo de rechazar a Dios, de impedir Su Paso, de oponerse a Él, y todavía siguen pretendiendo hacerse llamar ‘religión’, incluso ambos pueblos sin-Dios y opuestos a Él, apegados al mundo dicen ser orgullosa y repugnantemente hijos de Dios y dueños de la verdad, la ceguera es total.

 Según lo expuesto, quien impide la Revelación-Paso-Venida del Señor, no solo comete un pecado gravísimo sino que también un delito de lesa humanidad, lo mismo vale para ambos pueblos, tanto mas cuanto se dedican y empeñan en perseguir e impedir la Revelación de Dios a otros poniendo de manifiesto sus celos y orgullo y como permanecen absortos en el error.

 El impedir la Revelación y no recibirla, es pecado y delito de lesa humanidad. El oponerse a que otros reciban la Revelación de Dios, es pecado y delito de lesa humanidad. El perseguir a quienes reciben la Revelación de Dios, es pecado y delito de lesa humanidad.

 Tal delito de lesa humanidad es nuevo en su tipificación, pero es viejo en sí mismo, casi tanto como la humanidad misma.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN

  COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN       Le resulta imposible al gobierno sostener la falacia de la pandemia , por e...