28 de septiembre de 2013

1127.- PRECISIONES SOBRE EL ANTICRISTO



1127.- PRECISIONES SOBRE EL ANTICRISTO

 El anticristo tiene su apogeo, pasa por el mundo extendiendo su reinado, imponiéndose, prevaleciendo, en definitiva, metiéndose en todo, reclamando su autoridad sobre todo y todos e imponiendo su voluntad caprichosa.

 Ya no hay vuelta atrás, es inevitable que avance en el mundo, el tiempo para que no fuese engendrado ha pasado, el tiempo para que no fuese gestado, a pasado, el tiempo para que no fuese alumbrado, también ha vencido, de manera que solo puede avanzar, crecer, continuar extendiendo en el mundo y en las almas su reinado.

 Considerar que anticristo primero es un espíritu, un espíritu orgulloso, de amor propio, rebelde contra Dios, de fingida autosuficiencia, de complacencia en sí mismo, y por ello, un delirio, una fantasía.

 Este espíritu ha fermentado en las almas que renegaron de Dios, en las asociaciones, agrupaciones, organizaciones, etc., en todo lo que implique reunión de almas. En el mismo sentido, también ha fermentado, crecido y surgido en las naciones, y luego en el mundo entero.

 Todo esto es consecuencia de que las almas han renegado de Dios, se han rebelado contra Él, no han buscado Su Voluntad, y consecuentemente, no lo han obedecido. Lo peor es que las almas y grupos de éstas, continúan por el mismo depravado y corrupto camino, es decir, continúan prescindiendo de Dios, renegando de Él, oponiéndose a Su Voluntad, cada cual hace lo que se le ocurre o viene en ganas sin límite alguno mas que el de su propia incapacidad para depravarse y corromperse mas.

 Si las almas y conjuntos o grupos de éstas hubiesen renunciado a sí, buscado a Dios, colaborado en Su Revelación-Vuelta-Venida, en su interior hubiese surgido un espíritu de amor a Dios, de obediencia a Él, de verdadero servicio a Dios que en definitiva hubiese redundado en beneficio de ellas.

 Como las almas no quisieron amar a Dios, recibirlo, obedecerlo, seguirlo, siquiera prestarle un poco de atención, en su interior solo pudo florecer vacío y desolación, ausencia de Dios, vicios, perversiones, depravaciones, corrupciones, etc.

 Si las almas hubiesen amado a Dios, si lo hubiesen buscado y recibido Su Revelación, estaría Dios Con nosotros, porque Viviría y Reinaría en las almas, y por medio de estas haría lo mismo en el mundo.

 Como las almas no amaron a Dios, no colaboraron en Su Revelación, y al contrario, se opusieron a ella y hasta colaboraron con el adversario, lo que tenemos en estos tiempos es la ausencia de Dios.

 Esa ausencia de Dios Es La Justicia de Dios, la humanidad esta sola, librada a su suerte y a merced de lo que quiso, del adversario y de todos los enemigos espirituales.

 No habiendo amado a Dios como es debido, estando en la ausencia de Dios, en Su Justicia, no tenemos a Cristo, porque no esta Su Espíritu, no Vive en y entre nosotros, por ello es que estamos en presencia del anticristo, tanto en y entre nosotros.

 Ese espíritu de ausencia de Dios, de anticristo, asume múltiples y deferentes formas, va tomando todo lo que hubiese pertenecido a Cristo, esta donde debería haber estado El Señor, Jesús, El Hijo de Dios y de María Virgen.

 Así es que tenemos al anticristo, el espíritu contrario a cristo, de la ausencia de Dios, de la falta de un verdadero amor a Él, de orgullo, amor propio, miedo y preocupación por sí, etc., no solo en nosotros, sino también entre nosotros.

 De esta manera no Vive Dios en y entre nosotros, porque El Señor no esta y no puede Unirnos al Padre, y así es como tampoco tenemos El Espíritu de Dios, de manera que solo hay vacío y desolación, ausencia de Dios, y como en un cadáver en descomposición, en la humanidad fermenta toda peste, abominación, podredumbre, bichos, etc.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...