12 de octubre de 2013

1233.- INDOLENTE HISTERIA INFERNAL



1233.- INDOLENTE HISTERIA INFERNAL

 Dios no nos obliga, nos da la opción de poder amar, negarnos a nosotros mismos, renunciar a la propia voluntad y de dedicarnos a cultivar el verdadero tesoro, pero si no lo queremos hacer, tenemos lo que deseamos, lo que buscamos y nos procuramos, el vacío, la ausencia de Dios, el abismo eterno adentro y sobre nosotros también.

 Si hemos elegido a Dios y perseveramos en Su Voluntad, no debemos luego sentir culpa y miedo por tenerlo, la opción para que lo tengan fue para todos, cada uno eligió su destino y al final recibe lo que ha querido, aquello por lo que ha optado.

 Tener lástima mientras que tenemos a Dios, es una culpa inútil, es miedo y es una trampa donde el adversario logra succionarnos la vida y encima, hacernos creer orgullosamente que somos salvadores o defensores-protectores de otros.

 Esto sucede porque nos hace mirar con pena, lástima y compasión a almas sufrientes, padecientes, dolientes, etc., pero que en realidad se hallan en desgracia porque han rechazado a Dios y han tropezado con su orgullo abominable cayendo en el abismo desolado de su ser desamorado.

 Hay almas que no merecen la pena, pero si sentimos lástima a la vez que nos autodespreciamos y culpamos por lo que somos, tenemos y hacemos, el adversario nos esta robando la vida, quitando vitalidad y haciendo padecer inútilmente, nos esta robando la Vida Eterna y nos la dejamos robar.

 Día a día El Señor nos da la opción de renunciar a nosotros mismos, de ser purificados y liberados, pero, si no lo buscamos, si continuamos pensando en nosotros mismos, terminamos enredados en los pensamientos inútiles y acabamos perdidos en tinieblas.

 Los demonios consumen almas, les quitan la vida, por ello están de fiesta en estos tiempos, porque no hay Dios y pueden hacer con y de las almas lo que se les antoja. No hay Dios porque la humanidad lo ha echado, despreciado y ha elegido prescindir de Él.

 Ha elegido la humanidad prescindir de Dios porque eligió apagar toda Revelación, impedirla y combatirla, entonces, cada uno en su vida se ha entregado a las tinieblas provocándose el vacío y la desolación, a la ausencia de Dios.

 Si no hemos perdonado, puede convencernos el adversario que todos los males se derivan de acciones de otros, cuando la verdad es que todos los males se están derivando de esa falta de perdón que tenemos contra otros.

 Esto es así porque ahí el alma esta anudada y pudriéndose, muriéndose, es un foco infeccioso, una fuente de putrefacción, a la vez que puede el adversario pincharnos ahí, provocarnos, hacernos creer que otros nos continúan perjudicando o que lo harán, envenenándonos de esta manera y empujándonos a que queramos odiar y no perdonar.

 Si vamos perdonando, soltando, olvidando, no puede el adversario tentarnos, no puede insinuarnos que otros nos perjudican porque no lo tememos así, porque no lo vemos de esa manera y porque no le creemos, entonces, no puede reclutarnos para que odiemos con y como él, no puede imponer que lo recibamos.

 Si continuamos siendo impuros cuando El Señor puede purificarnos, estamos manifestando que deseamos que el adversario y los suyos nos quiten la vida, nos la succionen, devoren, depreden, etc., y que queremos permanecer sin-Dios cuando podemos estar con y en Dios.

 Somos indiferentes incluso a nuestro propio bien, hemos llegado a un grado de indolencia que no nos preocupa ni siquiera nuestro Bien Verdadero, nos roban los demonios la vida, nos carcomen los vicios, la muerte eterna nos asola y seguimos alienados, perdidos e insistiendo con el orgullo, exigiendo adoración, convirtiéndonos en dementes por elección propia.

 Las almas se hallan afectadas de una indolente histeria infernal, es decir, están muertas y permanecen indiferentes a su propio bien, se han convertido en histéricas desesperas por verse saciadas-conformadas en sus vicios y ambiciones, y al final, pasan por el mundo como en el infierno, ignorando a Dios, rechazándolo, ignorándolo, etc.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...