22 de octubre de 2013

1305.- REBELDE CAPRICHOSA CONSUMADA



1305.- REBELDE CAPRICHOSA CONSUMADA

 Deseamos prevalecer sobre Dios, lo intentamos una y otra vez sin cesar, no queremos renunciar, entonces, lo que logramos es consumirnos, autodestruirnos, arruinarnos sin remedio ahora, y para siempre después.

 En principio quedamos atontados, confundidos y sumidos en tinieblas, pero después comienza la descomposición, el alma se destruye transformándose a imagen y semejanza de satanás, de manera que es como un cadáver, no tiene salida ni solución, su fin es volverse abono.

 Dios no nos esta castigando, no nos maltrata, Es Dios, nunca dejó de serlo, somos nosotros los que chocamos contra Él, los que nos empecinamos en prevalecer e imponernos haciéndole la guerra y no queriendo ver que es así como nos estamos consumiendo y autodestruyendo.

 El alma deja de recibir la Vida, El Espíritu, la Bendición de Dios por rebeldía, capricho, vicios, ambiciones, y ahí comienza a conocer la muerte, a padecer el vacío y la desolación. No alimentándose de Dios comienza a consumirse a sí, se devora y en eso se va autodestruyendo.

 Estando sin Dios, se vuelve víctima de los enemigos espirituales que aprovechan a echarse encima, viéndola desprotegida la asaltan y destrozan, entonces al proceso de autoconsumisión, autodestrucción, se suma la acción de demonios y mundo que desde afuera la destrozan devorándola.

 Encontrándose a merced de los enemigos, no puede conocer otra cosa mas que dolor, angustia, vacío y desolación, el alma solo sufre, y lo hace sin remedio, salida o solución, y para colmo de males, desea hallarse en ese estado.

 Quiere permanecer en estado de autodestrucción exponiéndose a todos los enemigos espirituales porque carece de buena voluntad, esta dominada, controlada y sometida por sus caprichos, rebeldías, por su obsesivo querer prevalecer sobre Dios.

 Esa mala voluntad la lleva a la ruina, pero el alma que es orgullosa, terca, testaruda y que desea ser caprichosa, la continúa sosteniendo, defendiendo y así, continúa resistiéndose, oponiéndose a Dios, renegando de Su Voluntad, no viendo que en realidad es una tonta histérica insoportablemente caprichosa que se esta autodestruyendo.

 Su mala voluntad, su rebeldía, terquedad, obsesión por pelear siempre queriendo prevalecer sin saber ni siquiera porqué, la somete a un estado de autodestrucción irremediable.

 Dios no la castiga, es el alma misma la que se esta perjudicando porque orgullosamente pelea contra Dios, desea continuar siendo rebelde y quiere cuestionar a Dios, atacarlo, desafiarlo y provocarlo, como si lo emplazara o sometiera a juicio, para solo acabar por demostrar que ella misma es una histérica caprichosa y rebelde insoportable.

 Si Dios no modifica una situación, si permite o no permite algo, es porque cuida al alma de perderse, ahí es donde el alma debe aprender a amar a Dios en verdad y renunciar a su rebeldía, abandonar sus caprichos y dejar de estar en guerra contra su Creador.

 Si el alma no lo hace, va a continuar autodestruyéndose, va a seguir al servicio de su mismo vacío y desolación, de esa perversión que siempre es creciente estrellándose como loca contra la pared al tratar de vencer a Dios.

 ¿Podrá alguna vez conseguir lo que quiere o evitar lo que no quiere venciendo la Voluntad Divina?, en principio no, pues por su Bien Verdadero Dios no lo permite, pero, si el alma continúa insistiendo con su terquedad y rebeldía adolescente caprichosa, pareciera que sí.

 Parece que sí porque el adversario le da algo parecido a lo que ella desea, entonces cae en el engaño, se pierde en la ficción de que ha prevalecido sobre Dios, como quién cree que tiene el Cielo a sus pies solo porque se ha puesto de cabeza. Es una ficción, un engaño, algo temporal y precario donde el adversario ha pasado a tomar el control total del alma sumergiéndola en tinieblas y convirtiéndola, porque ella quiso, en rebelde caprichosa consumada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...