22 de octubre de 2013

1306.- ¿QUÉ HACER FRENTE A UNA PERSONA ASÍ?



1306.- ¿QUÉ HACER FRENTE A UNA PERSONA ASÍ?

 Como tonta el alma rebelde a la Voluntad de Dios lo acusa a Él de perjudicarla, y es un instrumento de satanás para desafiar a Dios, a la vez de que para autodestruirse y perjudicar a otros.

 El alma rebelde contra Dios se deja instrumentalizar por el adversario, se deja usar, y cree que éste defiende sus intereses, ni siquiera nota que satanás la usa como flecha disparándola contra Dios y haciendo que se estrelle para que se destruya.

 Si el alma persiste en ser rebelde, si continúa comportándose obsesiva y caprichosamente, va a terminar irremediablemente en garras de satanás, y no solo ahora, en el mundo, mientras se halla de paso, sino también por toda la eternidad.

 El alma rebelde contra Dios, es caprichosa, se lamenta por sí, se angustia y autocompadece, se tiene lástima, y luego pretende que otros también se la tengan. Esa alma se odia a sí misma, se desprecia y aborrece, quedando enterrada y encerrada en sí.

 Se ve reducida a despojos, arruinada, estropeada, y por ello se odia aun mas. Permanece un tiempo allá abajo lamentándose, teniéndose lástima, odiándose, y cuando no soporta la presión explota, se alza y sale de su abismo a destruir, desquitarse, a maltratar a otros con su histeria insoportable.

 Ahí se vuelve manipuladora, perversa y despiadada, y si encima tiene poder, autoridad o cargo alguno en el mundo, sus subordinados o dependientes padecen sus obsesiones y locuras como si fuesen culpables, pues ella desea verlos como tales, y hasta les hace creer que lo son.

 La verdad es que un alma que se rebela contra Dios y que se la pasa renegando, se enloquece de maldad, lástima y autocompasión, pero con el agravante de que después perjudica a otros a los que vuelve víctimas de sus obsesiones, manías, caprichos, maldades, etc.

 Peor es aun si tiene autoridad sobre otros, porque la ejerce despóticamente para castigarlos, quiere verlos como culpables o responsables de su maldad cuando en realidad ella es una caprichosa odiosa y resentida que solo busca excusas para escupir su veneno.

 ¿Qué hacer frente a una persona frenética, obsesiva, maldita y despiadada?, simplemente ignorarla, esquivarla, evitar el conflicto, pues así pelea con ella misma y se acaba por autodestruir. Si no se la puede evitar y no hay mas remedio que soportarla, hay que aguantar y tener paciencia, tratarla con caridad, dado que, si no encuentra oposición, se aburre y retira

 Si persiste y cada vez avanza mas, se debe consultar al Señor al respecto de cómo obrar, pero lo conveniente por lo general es hacerlo como esta mencionado arriba hasta que se retire o mude la situación, simplemente porque en el camino vamos siendo purificados por El Señor que se vale de esto externo para limpiar lo espiritual e interno.

 Cuando cambie la situación interior, cambiará la exterior, no antes, y si forzamos un cambio exterior, no durará o será para algo peor.

 Lo importante es no obsesionarse consigo mismo, no pensar en sí ni creerse olvidado por Dios, al contrario, lo que padecemos a manos de otros es para aprender a dejarse purificar, para crecer y evolucionar espiritualmente, para olvidarnos de nosotros mismos en lugar de pensar hasta el hartazgo en el inútil del ‘yo’ que llevamos adentro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...