24 de octubre de 2013

1325.- EL MIEDO NOS DOMINA Y EL ADVERSARIO NOS GUÍA



1325.- EL MIEDO NOS DOMINA Y EL ADVERSARIO NOS GUÍA

 Consigue el adversario lo que quiere, es decir, hacer la versión infernal de la Unión Hipostática, pues las almas prefieren su palabra y espíritu a La Palabra y El Espíritu de Dios, adhiriéndose de esta manera a ellas porque no se encuentra Dios.

 Obtiene lo que deseaba, que la Unión Hipostática fuese con él y no con Dios, convirtiéndose de esta manera en cabeza de la humanidad, logando también lo que por celos y ambición deseó en su orgullo y egolatría, y desgraciadamente lo consigue porque la humanidad se lo ha dado, lo ha conformado.

 Las almas deberían buscar la Palabra de Dios, discernirla, aceptar Su Revelación, entonces no solo recibirían La Palabra Viva de Dios, sino que también recibirían Su Espíritu, llegando a formar una sola cosa con Él, pero como no lo hacen, acaban quedando a merced del adversario y estando consagradas o dedicadas a éste, incluso mientras que fingen estarlo a Dios.

 Quien no busca o no favorece la Revelación de Dios, no lo recibe, entonces, no lo tiene, simplemente porque no lo obedece, y quien no lo obedece, no lo tiene Su Espíritu tampoco, de manera que se convierte en un abismo de desolación y egolatría que clama por ser llenado con la adoración, aceptación y reconocimiento que demanda, exige e impone.

 Ya al obrar de esta manera, al buscar aceptación, reconocimiento, adoración, esta poniendo de manifiesto que esta unido o fundido al adversario, y que es éste el que se revela por medio suyo, el que se expresa y el que continúa sus obras en el mundo para arrancar la humanidad de Dios.

 Constituyéndose el adversario en cabeza de la humanidad, logando ser amado, elegido, aceptado, etc., en forma generalizada, arrastra a todos al abismo, a las tinieblas, a un real olvido de Dios, corrompiendo de esta manera a las almas para que continúen eligiéndolo y así poder él ir penetrando, adentrándose mas.

 Tenemos que aprender a confiar en Dios, a creer en El Amor de Dios cosa que hacemos cuando nos dejamos conducir por El Señor, cuando lo obedecemos, no renegando de Su Voluntad, al contrario, colaborando en lo que sea necesario para Que Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida.

 Debemos aprender a rendirnos a Dios, a renunciar a la propia voluntad, a dejar de querer prevalecer sobre Él, realizar una renuncia real en la que vencernos a nosotros mismos y confiar en Él en verdad, porque así nos libramos de los caprichos, dejamos de rengar y nos salvamos de perecer ahogados en aquello que se genera en nosotros mientras pretendemos estar por encima de Dios.

 Preferimos el orgullo, esa presunción falsa de que somos libres al no obedecer, aceptar ni respetar, no viendo que es así como estamos convirtiéndonos en demonios, unos renegados miedosos que se oponen a todo y que rechazan a todos para encerrarse en sí y perderse en sus delirios.

Tan empecinados estamos por lograr ser amados, por imponer que nos miren, admiren, que consideramos justo despreciar a todos, incluso a Dios mismo para continuar empeñados en construir el orgullo, por encerrarnos o evadirnos en la presunción orgullosa en la que lograr ser adorados, aceptados o no rechazados, demostrando de esta manera que el miedo nos domina y el adversario nos guía.

 Si buscásemos a Dios, si colaborásemos en Su Revelación, El Señor nos Guiaría y estaríamos llenos de Espíritu Santo, pero como impedimos y nos oponemos a Su Revelación, el adversario nos guía y estamos llenos de vacío o ausencia de Dios, es decir, de miedo.

 Si El Señor puede irnos Guiando, por supuesto que nos va a conducir donde renunciar a nosotros mismos y crecer así en el amor, transfigurándonos, transubstanciándonos, reuniéndonos con Él, para poder pasar a ser uno con Él, de manera que, donde Él esta, en El Cielo, también estemos nosotros, pero a la vez, para que, donde nosotros estamos, en la tierra, también Él este, de manera que Dios Esta Con Nosotros, En y Entre Nosotros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...