26 de octubre de 2013

1336.- LAS MENTIRAS DEL FALSO PROFETA



1336.- LAS MENTIRAS DEL FALSO PROFETA

 No hay algo mas grave que padecer la ausencia de Dios en el alma y en el mundo, sin embargo, permanecemos indiferentes a tal hecho, al contrario, aprovechamos para corrompernos y depravarnos mas, para dedicarnos mas aun a nosotros mismos como si fuese conveniente que Dios no estuviera.

 Deberíamos despertarnos, abrir los ojos, considerar la gravedad de la situación, como estamos siendo tan pesadamente indiferentes a Dios que ni siquiera nos interesa saber que padecemos una abominable desolación, y eso es mucho mas grave aun que el hecho de que nos falte a Dios.

 No dejamos de sorprender a Dios mismo hacemos lo que no tiene nombre ya, nos esforzamos por corrompernos aun mas que los demonios insultándolo, blasfemando, cometiendo ese pecado que dijo El Señor que no sería perdonado ni en este mundo, ni en el otro, burlarnos de Su Espíritu.

 Es grave que Dios falte, pero hemos descubierto algo mas grave aun, pudimos transvasar ese límite y romper toda lógica, no nos interesa la ausencia de Dios que hemos provocado al dedicarnos tan viciosa, corrupta y depravadamente a nosotros mismos.

 En estos tiempos se consuma la burla contra El Espíritu Santo, pues se esta atribuyendo las malas obras a Él, se dice que es Dios lo que no es Dios sino satanás. La humanidad se burla de Dios y lo escupe en la cara como le ocurrió al Señor en La Pasión.

 Tal cosa sucede porque se ha bastardeado y exagerado la Misericordia Divina, se ha inventado una misericordia infernal y se la quiere hacer pasar por Divina, de manera que tenemos un dios tan misericordioso que termina por ser idiota, inútil, mas un payaso para la diversión de almas viciosas que un Dios Vivo y Verdadero.

 Es el miedo, la cobardía, la debilidad, esa enfermiza preocupación por sí orgullosa la que nos lleva a querer creer que Dios es tan pero tan misericordioso que felicita, aprueba, festeja y celebra toda vanidad humana, incluso, el mismo suicidio espiritual de la humanidad.

 Por supuesto que Dios no condena ni castiga furioso y caprichoso, pero tampoco felicita ni deja a las almas en su miseria inmunda y depravada, no las justifica, al contrario, quiere sacarlas de su postración, pero si éstas insisten en que Dios es tan misericordioso que perdona sus vicios, están mintiendo, no quieren salir de su perversión, quieren que Dios acepte su abominación.

 Dios no quiere las perversidades y abominaciones humanas porque no quiere la ruina de la humanidad, pero si las almas se conforman a sí mismas sin moverse para salir del abismo, ahí se van a quedar para siempre, en ese agujero, sepulcro inmundo en el que se convierten mientras continúan autodestruyéndose, corrompiéndose, volviéndose infernales.

 Dios ama a las almas, por ello no miente, al contrario, quiere revelarles la Verdad, pero las almas no quieren ver, escuchar, entender, comprender, quieren que Dios vea y entienda, comprenda y acepte-felicite-celebre sus inmundicias, aquellas en las que se revuelcan con demonios como cerdos en el chiquero.

 Dios no va a aprobar nunca el suicidio de la humanidad, no es tan misericordiosamente idiota como para decir que esta bien lo que siempre fue malo y va a continuar siendo malo.

 Es un verdadero falso profeta y un anticristo el que predica esa exagerada bondad y misericordia de Dios, no es mas que un cerdo ególatra desesperado por obtener adoración, gloria, aceptación y reconocimiento, una persona falsa que dice tener fe, pero en verdad no la tiene, permanece en tinieblas y tiene miedo a Dios, por ello lo inventa como le agradaría que fuese, suponiendo que así él lo domina y vence, lo tiene sometido y obligado a adorarlo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...