28 de octubre de 2013

1347.- ¿DE QUÉ SE TRATA?



1347.- ¿DE QUÉ SE TRATA?

 El avance del adversario es progresivo, no realiza un golpe y obtiene lo que quiere, en cierta forma es como si tuviese paciencia, o mas bien se trata de que es astuto y sabe como obtener lo que desea, por ello trabaja sin cesar hasta conseguirlo.

 Si le prestamos atención al Señor, se vuelve pesado, insoportable, como las moscas, o como un mosquito a mitad de la noche, y esto se debe a que se enciende en celos, desea que le presten atención, que lo miren a él, desesperándose por obtener tal cosa.

 Molesta, perturba, asedia, persigue, mientras chorrea baba de su inmunda y repulsiva boca quiere que le prestemos atención y hagamos caso, que lo tomemos en cuenta y aceptemos, pues rebosa y desborda asquerosamente de orgullo, el idiota presume de grandeza y perfección.

 Es sumamente asqueroso, repulsivo, repugnante, abominable, detestable, una verdadera abominación, y esto se debe a que esta mas que lleno de amor propio y se encuentra sumido en el abismo de su orgullo practicando día y noche la egolatría misma por la que se ha perdido.

 Produce pavor, espanto, pero no porque de miedo, sino por lo repugnante que es, no podría haber algo mas repulsivo y detestable, y lo mejor es que él mismo se convirtió en eso, nadie lo hizo así, aunque el tonto pretende culpar a Dios y a la humanidad de sus abominaciones.

 Se hizo despreciable porque despreció a Dios, se convirtió en descarte porque descartó a Dios, en definitiva, es lo que es, porque es lo que quiso ser en sus delirios abominables de orgullo. ¿Qué es?, la negación de lo que pudo ser, una absoluta contradicción, una verdadera abominación.

 Es lo que es, lo que quiso ser, o sea, el que no es, simplemente porque quiso ser por sí mismo renegando de Dios, convirtiéndose de esta manera en la negación de lo que pudo ser, aquello que llegó a ser por sí mismo, nada y menos que nada, un pedazo de nada.

 El problema es que tiene innumerables seguidores, en la humanidad cosecha múltiples adeptos conscientes o inconscientes que van por su mismo camino de depravación, corrupción, abominación, autodestrucción.

 Las almas en estos tiempos eligen la presunción antes que la Verdad, es decir, presumen de ser lo que son, se contentan con aparentarlo y engañar a algunos, suponiendo que así obtienen algo bueno, no viendo que es de esta manera como se condenan a ser nada para siempre, porque en eso se están convirtiendo ya desde ahora.

 Se contentan con volverse hipócritas, pero de la peor y mas repugnante hipocresía, pues llegan a convencerse de sus mentiras, se mienten tanto que se lo creen, y encima, creen que otros les creen, quedando para siempre absortos y evadidos en su fantasía, perdidos en una nebulosa, en la realidad virtual que inventan y que pretenden que sea verdadera.

 Falsedad, falsedad, falsedad, hipocresía, mentira, abominación, imperio de satanás en las almas y en el mundo, reina la mentira, el error, el engaño, es una abominable desolación.

 Las almas se han mentido a sí mismas sabiendo en principio que se mentían, engañaban, pero con el correr del tiempo quedaron enredadas en su propia mentira cayendo víctimas de ella, volviéndose esclavas de la hipocresía que inventaron y que dicen que es la realidad.

¿De qué se trata?, simplemente de que hemos renegado de Dios, prescindimos de Él y estamos atrapados en mundo de mentiras, tanto interiormente donde nos ahogamos con el propio orgullo, como en el exterior donde satanás puede hacer creer lo que se le ocurra diciendo que esa puesta en escena, es la realidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...