28 de octubre de 2013

1349.- CONFIRMARON UNA Y MIL VECES QUE QUIEREN PERDERSE



1349.- CONFIRMARON UNA Y MIL VECES QUE QUIEREN PERDERSE

 Dios como Padre, nos Ha Enviado a Su Hijo, El Salvador, quiso Revelar la Verdad para que, aceptándola, reconociéndola, recibiéndola, pudiésemos salir del abismo de egolatría, tinieblas, vacío y desolación en el que nos hallábamos sumergidos adorándonos inútilmente en el espejo de un narcisismo infernal que no es otra cosa mas que la antesala del infierno.

 Dios Envió a Su Hijo, El Señor, Jesús, Aquel Que Es El Dueño-Dóminus, sin embargo, lo trataron como a un delincuente, y eso no pasó solamente en su Primera Venida, ya Vino también al que fue su segundo pueblo elegido y no le fue mejor, al contrario, fue tratado peor.

 Sus Revelaciones, intervenciones, pasos, fueron apagados, extirpados, combatidos, desterrados, las almas volvieron a preferir las tinieblas a la Luz, entonces, estamos a oscuras por elección propia, si apagamos la Luz y echamos a Dios, las tinieblas las hemos elegido, provocado y querido, no podemos quejarnos de lo que ocurre.

 En todo caso podríamos reflexionar por un instante antes de adentrarnos en oscuridades peores y tratar de evitar continuar depravándonos, corrompiéndonos y estropeándonos a imagen y semejanza de los demonios con el agravante de que aun nos hallamos de paso sobre la faz de la tierra.

 El hecho de que aun estemos de paso vuelve la situación mas grave porque deberíamos usar el tiempo para crecer o evolucionar espiritualmente, sin embargo lo estamos desperdiciando en corrompernos, autodestruirnos, volvernos peores que demonios.

 Cada uno prefirió en su vida el orgullo, el amor propio, la mentira, el engaño, el error, las tinieblas y en definitiva, a satanás y la muerte eterna, porque las almas no han querido admitir su verdadera necesidad de Dios, no quisieron aceptar al Salvador que las visitaba, entonces, confirmaron que preferían la mentira.

 No aceptando su error, su necesidad de Dios, su apego a la mentira y su dedicación al orgullo, no queriendo ver esas cosas a la Luz de Dios y no queriendo corregirlas por lo tanto, las almas confirmaron que preferían la oscuridad, las tinieblas, el error, la mentira, la corrupción, abominación, depravación.

 Así es que satanás impera, la mentira reina, la muerte eterna asola-desola las almas y el mundo, muerte corre por las venas de las almas y del mundo porque se ha rechazado a Dios, se lo ha repudiado, literalmente se lo ha extirpado, arrancado, cercenado dejando a la creación coja.

 Rechazando cada uno en su vida-casa-corazón la Verdad, ha repudiado a Dios, cada cual tiene su responsabilidad, y no solo en las tinieblas que padece, sino en las que provoca y hace padecer al mundo.

 Echado El Señor, El Verdadero Dueño, los delincuentes toman el control de la creación y de las almas, es decir satanás y los suyos se posesionan de lo que no les pertenece, pasan a comportarse como dueños, llegó el ladrón y sorprendió a todos, con el agravante de que las almas lo reciben como salvación.

 Las almas caen víctimas de la mentira que no rechazaron, que no repudiaron, aquella de la que no quisieron librarse, purificarse, pues su mentira les miente y acaban creyendo lo que satanás quiere que crean. La mentira a la que no quisieron renunciar, ahora las traiciona haciéndoles creer que la mentir dicha y construida por satanás es verdad.

 Así es que las almas reciben al impostor, al falseador, farsante, chanta, embustero, traidor, etc., como a su salvación, siendo que es ahí donde acaban de elegir su perdición porque las va a conducir a tinieblas peores.

 Dios quiso Salvar, y si las almas se pierden, no es porque Dios sea incapaz de salvarlas, se pierden porque quieren porque todo intento de salvación lo han rechazado, han confirmado una y mil veces que desean perderse, que prefieren las tinieblas a la Luz, el orgullo al amor, a satanás antes que a Dios, la muerte eterna antes que a la Vida Eterna.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...