31 de octubre de 2013

1374.- LE DAMOS EL GUSTO A DOS CAPRICHOSOS



1374.- LE DAMOS EL GUSTO A DOS CAPRICHOSOS

 Debemos aprender a dejar Que El Señor nos Guíe, porque si Él nos conduce, vamos a llegar a buen puerto, dado que no solo habla, sino que también tiene El Poder, la capacidad, la autoridad o potestad como para sacarnos del abismo y devolvernos a la vida.

 Además considerar debemos que volver a la vida implica o significa volver a la comunión con Él, y si no somos capaces de confiar, de creer y de obedecerlo, no entramos en comunión, no recibiendo Vida, simplemente porque no lo recibimos y la Vida Es Él.

 No prestándole atención al Señor, no buscándolo y por ello no recibiéndolo, por mas que digamos y creamos llevar una vida perfecta, solo tenemos una vida pobre y miserable, porque no dejamos de arrastrarnos en el suelo, no abandonamos el mundo, dado que ni siquiera somos capaces de renunciar verdaderamente a nosotros.

 Si no renunciamos realmente a nosotros mismos es porque no queremos hacerlo, porque deseamos prevalecer sobre Dios y porque la fe que decimos tener es hipocresía, autoengaño, un mero decorado, máscara o apariencia.

 No buscando la Revelación de Dios, no tenemos a Dios, simplemente porque no le permitimos entrar en nuestra vida, solo construimos apariencias de fe, fingimientos, hipocresías tales en las que nos perdemos rindiéndole culto y cultivando las apariencias.

 Por mas que estemos orgullosos y satisfechos de la vida que llevamos en el mundo sin amar a dios, sin discernir Su Voluntad, estamos muertos, tenemos un espíritu de muerte en el interior, padeciendo por ello el gran vacío, la abominable desolación, la misma ausencia de Dios.

 Provocamos la desolación porque no recibimos a Dios, nos suicidamos espiritualmente sometiéndonos al vacío, la desolación, sumergiéndonos en el abismo del olvido y la negación de Dios, esforzándonos por convencernos de que somos perfectos y adorables mientras no hacemos otra cosa mas que rendirnos culto, adorarnos y continuar provocándonos la ruina actual y eterna al prescindir de Dios y renegar de Él.

 Estamos desesperados por lograr que nuestro orgullo sea visto, adorado, tomado en cuenta, notado, no hacemos otra cosa mas que pensar en nosotros mismos y por ello no conocemos otra cosa mas que el miedo y la preocupación por sí.

 Tenemos que abandonar ese camino de obsesión, de preocupación, de inútil dedicación a sí, al ego-orgullo, solo y simplemente debemos hacer lo que debemos, recordando aquello que dijo El Señor, que somos ‘siervos inútiles’, cuando hicimos lo que debíamos hacer.

 Si no buscamos a Dios verdaderamente, incluso vamos a creer que obramos mal cuando lo seguimos a Él, porque el miedo nos domina, las dudas nos devoran y la preocupación nos ahoga. Tenemos que dejar de sumergirnos en nosotros mismos, no practicar el olvido de Dios ya mas, sino al contrario, comenzar a practicar el olvido de nosotros.

 Si volvemos atrás es porque queremos, porque lo merecemos, porque no estamos haciendo el esfuerzo real por amar a Dios, por salir del abismo, por continuar buscando Su Voluntad y obedeciéndolo, colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida.

 Irremediablemente vamos a padecer los tormentos de la propia debilidad y de los enemigos espirituales que nos van a tratar de convencer que obramos mal si queremos amar a Dios y obedecerlo, pero, no por ello tenemos que abandonar el buen camino.

 Si dejamos de buscar la Voluntad de Dios porque el enemigo nos atormenta o porque el miedo y la debilidad propia nos aplastan, somos unos tontos, le estamos dando el gusto a unos malditos caprichosos, a satanás y al muerto que tenemos dentro, ese yo-orgullo que con mas gusto responde al adversario que a Dios.

 No importa lo que el adversario y los suyos digan, ni lo que nuestro miedo-ego quiera creer, siempre es mejor buscar la Verdad, la Divina Voluntad y esforzarse por creer en Dios, por confiar en Su Amor y por perseverar en la Confianza Verdadera, cosa que redundará en un verdadero beneficio propio y para muchos, pues así es como Vuelve El Señor al mundo y a las almas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...