20 de noviembre de 2013

1530.- EL AMARGO Y DESOLADO VACÍO DE SU AUSENCIA



1530.- EL AMARGO Y DESOLADO VACÍO DE SU AUSENCIA

 Una persona desbordada por sus caprichos, se vanagloria de ser libre, grande, importante, se vuelve orgullosa, y al final, se convierte en delirante, llega a ser completamente ciega porque termina creyendo su propia mentira, aquello que en principio sabía que no era verdad, pero que igual se esforzaba por verlo como tal, y también por hacerlo creer.

 Con el correr del tiempo como los caprichos crecen y se multiplican como peste, es como la metástasis del cáncer lo que ocurre en el alma, la persona no es otra cosa mas que un manojo de caprichos delirantes, una contradicción en sí misma, porque son tantos y tan descabellados sus caprichos que termina estando en contra hasta de sí misma.

 Su esencia pasan a ser los caprichos, las rebeldías desafiantes, obtusas, tercas y testarudas, así como la maldad de que se vale para hacerlos prevalecer, para exigir ser adorada.

 Su esencia es la contradicción, la oposición, la rebeldía, el desafío, siempre esta en contra de todo y todos, porque así cree en sus delirios de soberbia que es fuerte, grande y hasta que tiene el poder sobre si.

 No ve esa alma idiota por elección propia que es la mas fácil de manipular, controlar, someter y obligar a hacer lo que no quiere, y encima, convencida de que es lo que quiere.

 Esto sucede porque, como siempre lleva la contra, basta con fingir querer una cosa para que se oponga y de esta manera termine haciendo lo que se quería que haga.

 El alma miedosa, preocupada por sí, que es débil, quiere creer que es dueña de sí y que hace lo que quiere, porque lo que mas miedo le produce es admitir que tiene miedo, soportar su propio orgullo odiándola y acusándola.

 Es por ello que llega a hacer cualquier cosa para convencerse a sí misma de que no tiene miedo, de que esta mas que segura, de ahí es que humille, aplaste, someta, se haga obedecer intimidando, asustando, inspirando terror.

 Es su mismo orgullo que explota y dice enfurecido, ‘¡No tengo miedo!’, cuando la verdad es que el miedo le es natural e inevitable, simplemente porque es producto de carecer de Dios, de no tenerlo a Él y experimentar el amargo y desolado vacío de su ausencia en el alma.

 Esta ausente en el alma Dios incluso cuando se habla de Él todo el tiempo, porque no se lo acepta, no se lo obedece en Su Voluntad, no se lo sigue en su Revelación, entonces, las almas claramente están eligiendo-prefiriendo, la rebeldía y convertirse en seres sin Dios como los demonios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...