20 de noviembre de 2013

1532.- NO PODEMOS NI AUNQUE QUERAMOS DEJAR DE PENSAR EN EL ‘YO’



1532.- NO PODEMOS NI AUNQUE QUERAMOS DEJAR DE PENSAR EN EL ‘YO’

 Decimos que algo nos corresponde, nos es debido, nos lo deben dar o tributar otros, pero en realidad, es orgullo, ambición y miedo lo que so lleva a comportarnos de esa manera.

 Es orgullo porque solo estamos pensando en nosotros mismos, no nos interesa nada de Dios, y mucho menos de otros en derredor nuestro. Es orgullo porque nos convencemos de que se nos debe, que corresponde o es conforme a la supuesta grandeza que solo en nuestra cabeza y en el pecho hinchado de orgullo tenemos.

 Es ambición porque queremos eso, luego nos convencemos de que nos es debido, corresponde, etc., pero la verdad es siempre la misma, lo queremos caprichosamente, solo porque se nos ocurrió, antojó, apeteció, etc.

 Es miedo porque la verdad es que en el fondo, solo y siempre estamos preocupados por nosotros y con el comportamiento caprichoso lo que hacemos es tratar de asegurarnos ser amados, aceptados, adorados, tomados en cuenta, no despreciados, etc., todas cosas a las que aspiramos como si fuesen remedio contra el miedo que nos domina.

 Estamos centrados en nosotros, no hacemos otra cosa mas que pensar en el ego-orgullo-yo, dedicándonos por completo a hacernos adorar, ver, reconocer, tomar en cuenta, etc., suponiendo que así hacemos algo bueno, justo, necesario, conveniente, etc., cuando en realidad es así como estamos autodestruyéndonos.

 No hacemos lo esencial, no amamos, ni a Dios ni a nadie, pensamos exclusivamente en nosotros y nos dedicamos tratar de satisfacernos, por ello es que continuamos y continuaremos encerrados, abismados, perdidos y enterrados en nosotros mismos, en la nada desolada, viciosa y corrupta que somos mientras no queremos amar.

 Fingimos amar, decimos interesarnos por otros, por Dios, etc., pero la verdad es que solo es de la boca hacia fuera, porque la mirada esta calvada en el ombligo, no podemos ni aunque queramos dejar de pensar en nosotros mismos.

 Dijo El Señor que no se puede servir a dos patrones a la vez, y la verdad es que servimos-adoramos al ‘yo’, cuando decimos hacerlo a Dios, por ello es que somos hipócritas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...