17 de noviembre de 2013

¿ESO ES RELIGIÓN?, ¡ES UNA ABOMINACIÓN!



¿ESO ES RELIGIÓN?, ¡ES UNA ABOMINACIÓN!

Capítulo I
¿HAY ALGO BUENO EN satanás?

 ¿Hay algo bueno en satanás?, por supuesto que no, de ninguna manera es posible, pero sí podríamos reconocerle que su estrategia para conquistar las religiones ha tenido éxito, y como siempre es lícito aprender del enemigo porque la experiencia propia llega tarde y cuesta cara, deberíamos observar lo que hizo.

 No solo conquistó las religiones, si no que las doblegó, sometió y humilló constituyéndose en su rey, señor, verdadero dueño, llegando en estos tiempos a tener tal capacidad de disposición que no es comparable a nada, ni siquiera Dios ha podido contar con religiones siempre dispuestas a responder a sus inspiraciones.

 Primero corrompió a los líderes, luego éstos cambiaron la doctrina adaptándola a su perversión, y es así como modificaron leyes y conductas pasando a llamar ‘religión’, a lo que en realidad se convirtió en un inmundo y repulsivo culto satánico, un culto a la imagen-personalidad-yo-ego-orgullo.

 El final es lo que ocurre ahora, todo lo que estuvo mal, solo por acuerdo de voluntades pasa a estar bien, dejando de esta manera los fieles a Dios de lado, apagando la Revelación, convirtiendo a las religiones en el fruto de un acuerdo común y de prácticas cómodas en donde Dios no puede decir la verdad, no puede Revelarse, la verdad la pasa a establecer la humanidad a su gusto y comodidad.

 Un ejemplo de la hipocresía religiosa de estos tiempos es lo que sucede en la iglesia católica, donde uno de los dos líderes que se disputan el poder de ésta, quiere imponer reformas revolucionarias por medio de consultas populares.

 Acá se nota claramente la mano de satanás, primero corrompió las autoridades, luego corrompió al pueblo por medio de éstas, y al final, entre ambos, pueblo y autoridades, imponen las leyes que dicen que son culto, religión, espiritualidad, etc.

 Eso que dicen que es religión es la abominación de la desolación, porque es la mas absoluta negación de Dios, la mas completa rebelión contra Su Voluntad, una verdadera revolución religiosa. Recordar el viejo axioma, “No se impone una dictadura para defender una revolución, se hace una revolución para imponer una dictadura”.

 Comprender acá, sucede dentro de la religión lo mismo que en las naciones, la parodia eleccionaria no es signo de que hay democracia, es un cuento-engaño para confundir al pueblo, el resultado esta digitado desde antes. La consulta popular es solo una excusa para imponer la reforma que desde antes quisieron hacer quienes accedieron al poder por la fuerza.

 Cuando en las religiones imponen reformas muy revolucionarias, que las llegan a deformar de tal manera que no solo se vuelven irreconocibles, sino que se pasan para el otro lado y llegan a ser satanistas, estamos ante el fin del mundo.

 Es el fin del mundo conocido, es la abominable desolación, el ídolo invasor instalado en el templo. El templo debe entenderse como el amor y la adoración dadas a Dios, por ello es que indirectamente se da a satanás cuando muchas almas creen adorar a Dios.

 Es el caos y la desolación, es la mas abominable inmundicia jamás conocida por la humanidad, peor cosa no podía suceder, satanás accediendo al poder, tomando el control, asumiendo el control total, imperando no solo en el mundo, sino también en las religiones que han sido convertidas en satanistas.

 Puede el adversario deformar las religiones porque primero ha deformado a las almas, entonces, después pudo lograr que éstas almas abominables, desoladas, sin-Dios, orgullosas, se encumbren en las religiones y las conviertan gradualmente, pero sin pausa ni retroceso en satanistas, es decir, que las lleven a adorar a satanás, de manera que las religiones ya no consagran almas a Dios sino al adversario.

Leer:









Capítulo II
NO DIJO QUE SE PONGAN DE ACUERDO PARA ECHARLO, SINO PARA BUSCARLO

 Cuando El Señor en Su Primer Paso por el mundo dijo que si dos o mas personas en la tierra se ponían de acuerdo para pedir algo al Padre que esta en los Cielos se lo concedería, se refería a pedir cosas verdaderamente espirituales, un progreso espiritual real personal y general.

 El problema es que las almas han pasado a convertirse en orgullosas de tal medida que interpretan la Revelación acomodándola a sus caprichos, intereses y ambiciones, entonces, se ponen de acuerdo para dejar de lado a Dios, para renegar de la Revelación y prescindir del Señor.

 Con esto están insultando a Dios, blasfemia real, no dijo El Señor que se pongan de acuerdo para echarlo, sino para buscarlo, sin embargo hoy las almas orgullosa y delirantemente deciden lo que es bueno y lo que no, inventando la Revelación y pretendiendo imponer hasta a Dios como bueno lo que siempre fue malo, el fruto de sus caprichos, demandándole, exigiéndole, que Él lo vea y acepte de esta manera.

 Como Dios Es La Verdad, no se deja imponer por la humanidad satanizada la mentira, y lo hace por amor mismo a la humanidad que lo odia, desprecia y prescinde de Él.

 Dios no cambia, Es Inmutable, por ello es que las reformas, modernizaciones, los cambios, las abominaciones, las adulteraciones, subversiones, revoluciones, etc., que se imponen desde hace tiempo en las religiones, son solo obras humano-satánicas que nada tienen que ver con Dios, El Señor lo advirtió, lo añadido viene del demonio.

 Las almas corrompidas desde hace tiempo y habituadas a la corrupción odian a Dios porque se han vuelto inmundas y depravadas, apegadas a vicios y perversiones, se convirtieron en prostitutas a las que satanás somete, entonces, rechazan a Dios, no quieren La Luz, sienten repulsión por la Verdad.

 Sintiendo abominación por la Verdad, inventan la mentira y se van con satanás al abismo, al infierno, al abismo de la abominable desolación, porque se cumple en estos tiempos lo que se dijo en El Primer Paso del Señor, “Las almas prefirieron las tinieblas a La Luz, porque sus obras eran malas”.

 Si las almas sienten abominación por la Verdad, están confesando la Verdad misma, espontáneamente están diciendo lo que son, se miran en el espejo, ellas mismas han llegado a ser abominación, sin embargo, completamente ciegas, absolutamente confundidas y totalmente engañadas, acusan y odian a Dios, lo rechazan y presumen de salvarse por ello.

 Rechazan a Dios cuando impiden Su Revelación, cuando se dicen mentiras unas a otras, cuando sienten esa aversión a la verdad natural y espontánea y no la remedian. Deberían librar el combate espiritual, esforzarse por negarse a sí mismas, poner orden en su interior, no dejarse llevar por la abominación que tienen adentro, pues si sienten abominación es porque eso son y tienen.

 Recordar lo que dijo el Santo Simeón en La Presentación del Señor y la Purificación de María Virgen, “por intermedio suyo saldrán a la Luz los pensamientos-sentimientos íntimos de las almas”, o sea, ante Su Presencia, las almas espontáneamente dicen la Verdad, confiesan lo que son porque se ven en un espejo.

 Es ahí donde se esta produciendo el Juicio de Dios, las almas conocen la verdad de sí y ellas mismas la confiesan, aunque se niegan a aceptarla, entonces, eligen las tinieblas otra vez, porque sus obras son malas y no quieren renunciarlas, no quieren dejar de ser orgullosas, soberbias y apegadas a la mentira.

 Ahora se ponen de acuerdo las almas entre sí dentro de las religiones para modificarlas y cambiarlas por completo, insultando a Dios con ello, pero mañana las religiones definitivamente satanizadas-deformadas-cambiadas-subvertidas-trasformadas, se pondrán de acuerdo entre sí reuniéndose en una sola religión mundial.

 Por supuesto que eso no va a ser otra cosa mas que una guarida de delincuentes, una cueva de ladrones, un abominable nido de serpientes, un lupanar inmundo en el que las almas se revolcarán con demonios llevando a la humanidad al tiempo en el que se adoraba a los demonios.

 Esto pone en evidencia una involución espiritual general de la humanidad que se cree muy adelantada, moderna, etc., solo miando los progresos tecnológicos-científicos, pero la verdad es que ahí tenemos a los nuevos dioses-ídolos de estos tiempos, el progreso, la tecnología, la informática, etc., que si bien no son cosas malas, son malas cuando ocupan el lugar de Dios, o cuando se cree que por esas cosas se puede sustituir definitivamente a Dios.

Leer:

LA CAÍDA DE LA IGLESIA:

LA CAÍDA DE LA IGLESIA, 2da Parte:


VERDADERA Y FALSA RELIGIÓN:

IGLESIA HIPPIE:

LA RELIGIÓN DE satanás:

LA ESTRELLA DE SEIS PUNTAS:

EL DESENGAÑO DE LA RELIGIÓN:

EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA, EXPLICACIÓN:

EL TRASLADO DE LA IGLESIA, 1ra parte:

EL TRASLADO DE LA IGLESIA, 2da parte:

FALSO PROFETA:

NUEVO ORDEN, DESOLACIÓN Y DESOLADOR:

Babilonia-anacronismo-religioso:




EL CRIMENTAL EN RELIGIÓN:

EL CRIMENTAL EN RELIGIÓN:

Delito de lesa humanidad nuevo:

DESOLADA CREACIÓN HUMANO-SATÁNICA:

EL DESOLADOR Y LA GRAN DESOLACIÓN:

Unión de iglesias, embuste masón:

Capítulo III
EL SEÑOR NO PASÓ POR EL MUNDO DEDICÁNDOSE A SÍ MISMO

 ¿Porqué se ha perdido el combate espiritual contra el adversario?, simplemente porque no se lo ha peleado, porque se hizo cualquier cosa menos combatirlo, rechazarlo y echarlo.

 Considerar una cosa simple, satanás no se va solo, ningún demonio se va sin que lo echen, y esto es por dos motivos, primero porque no quieren y segundo porque no pueden.

 No quieren porque mientras permanecen apegados como sanguijuelas a las almas y al mundo, succionan la vida, quitan vitalidad de las personas mientras que las tienen de esclavas obligándolas a llevar su carga, a soportar el infierno.

 No pueden porque son verdaderamente inútiles, y por mas que quieran, para todo tiene que ser empujados, impulsados, movilizados.

 No pueden tampoco porque para todo, por mas que no quieran, tienen que pedir permiso, recordar que fueron derrotados, son los perdedores, fueron echados del Cielo.

 Vivimos una incoherencia contradictoria que no tiene sentido, por ello es que padecemos como tontos mientras que podríamos ser felices en medio del mundo y a pesar de las dificultades propias de esta vida.

 La incoherencia contradictoria a la que nos sometemos es pasar por el mundo como derrotados cuando tenemos a un Señor Victorioso Que Ha Triunfado sobre todos los enemigos espirituales.

 Al pasar por el mundo como derrotados, estamos poniendo en evidencia una de estas dos cosas: o bien no amamos debidamente al Señor, o bien no es a Él a quien realmente seguimos y obedecemos cuando decimos y fingimos hacerlo.

 Pasamos como derrotados porque estamos aniquilados, abatidos, destruidos, vacíos completamente de Dios, privados de la Verdad y encerrados en el abismo de la mentira no haciendo otra cosa mas que preocuparnos por nosotros mismos todo el tiempo.

 Pasamos por el mundo excesivamente apegados a nosotros mismos, atados a las propias ideas, ambiciones, etc., renegando de Dios, prescindiendo de Él, apagando la Revelación, porque nos dedicamos-consagramos a buscar la propia satisfacción, algo que no conseguiremos nunca.

 No vamos a obtener satisfacción completa alguna ni felicidad real y duradera porque estamos autodestruyéndonos, porque mientras buscamos saciedad, conformidad, alivios, consuelos, satisfacciones efímeras, etc., prescindimos de Dios, nos apartamos de Él y renegamos de Su Voluntad.

 No es malo buscar tales cosas, lo que es malo es hacerlo como si viviésemos para satisfacernos, porque ahí es donde surgen los vicios y excesos, por ejemplo, no es malo comer, pero sí hacerlo hasta reventar, o dejar de ayunar cuando es conveniente.

 No hay saciedad o conformidad real al entregarse a vicios, solo nos autodestruimos sin llegar a nada, y el ejemplo de los que nos han precedido debería bastarnos, pero no es así, al contrario, continuamos haciendo esfuerzos inútiles por corrompernos mas y mas, por volvernos ególatras orgullosos que hacen caprichosamente lo que quieren con total prescindencia de Dios.

 La Victoria del Señor sobre los enemigos espirituales no consistió en que pasó por el mundo haciendo su Voluntad, imponiéndola o pegando gritos como histérico fingiendo interés y demandando atención como lo hacen los que dicen enseñar religión y los que pretenden guiar a otros desde los puestos de autoridad en el mundo.

 La Victoria del Señor sobre los enemigos espirituales ha consistido en que Obedeció al Padre en Su Voluntad, en que no se convirtió en un caprichoso-rebelde-orgulloso desesperado por imponerse, ganar, prevalecer, etc.

 Bien podría haberse quejado, Es El Señor, Es El Rey, podría haber reclamado que se le obedeciera, sin embargo aceptó el desprecio, odio, rechazo, etc., y no renegó de ello, no se desesperó por hacerse adorar, ni tampoco quiso vencer al Padre exigiéndole que lo hiciese reconocer, adorar o servir.

 El Señor no pasó por el mundo dedicándose a Él mismo, porque eso es lo que hacen los satanistas, los egoístas miedosos que se convencen a sí mismos de que deben ser amados solo porque así lo quieren en el abismo de su egolatría miedosa donde temen y se desesperan suponiendo que no serán amados.

Capítulo IV
ES ÉL Y A ÉL DEBEMOS SEGUIR

 Decimos-fingimos amar a Dios y seguir al Señor, y lo que es peor, creemos que lo hacemos mas que bien sintiéndonos orgullosos por ello, de manera que hemos llegado a convertirnos en absolutamente ciego, en totalmente abominables.

 Se nota que no seguimos al Señor porque no obramos como Él, no somos como Él, no hablamos como Él, etc., solo nos rendimos culto a nosotros mismos, nos preocupamos por imponernos, prevalecer, ganar e imperar, exigimos ser adorados, obedecidos, creídos, aceptados, etc.

 El Señor no fue adorado, no fue obedecido, no fue creído, no fue aceptado, etc., al contrario, pasando por el mundo, fue odiado, perseguido, aborrecido, y finalmente, echado. No es que debamos buscar tales cosas, pero si no tenemos parte en su Cruz, en sus persecuciones, dolores, etc., es signo que vamos por mal camino.

 Por autodesprecio algunas almas buscan el dolor, se apean a los desprecios y contemplan los rechazos martirizándose a sí mismas inútilmente, practicando la autoflagelación de esta manera, odiándose por haber sido odiadas, entonces, debemos tener cuidado de no caer en este extremo.

 La verdad es que debemos aceptar y soportar las dificultades que nos toca, no renegar de Dios, pero sí comprender que si padecemos es porque lo merecemos, y si deseamos que la situación cambie, debemos cambiar nosotros. Debemos cambiar en el sentido de que tenemos que aprovechar las dificultades del tiempo presente para convertirnos, renunciar a nosotros mismos y comenzar a Obedecer a Dios verdaderamente.

 Considerar también que, si estamos afuera del Señor, aprovechan los enemigos espirituales para asaltarnos y destrozarnos, entonces, padecemos inútilmente, porque lo queremos, buscamos, provocamos y merecemos mientras tanto no volvamos a Él, mientras no entremos en Él.

 Considerar que El Señor Ha Pasado por el mundo para Formar Su Reino, para que nosotros podamos pasar por el mundo adentro de Él. Entramos en El Señor, en Su Reino, cuando aceptamos su Voluntad. Entrando en El Reino de Dios en el mundo, Que Es El Corazón, la Voluntad del Señor en el mundo.

 El Reino de Dios en el mundo Es El Amor Que El Señor Ha Dado al Padre mientras Él Hizo Su Paso Im Personam por la Creación. Es un Reino espiritual, Es Amor Ardiente, Adoración al Padre en Espíritu y Verdad.

 Comprender acá la importancia de buscar la Revelación de la Voluntad del Señor, porque si lo aceptamos, estamos entrando en Su Culto, en Su Religión Verdadera, en la Adoración al Padre en Espíritu y Verdad.

 Las almas que no buscan la Voluntad de Dios, que no reciben la Revelación del Señor, por mas que digan, crean y hagan creer que practican religión, están totalmente equivocadas, mienten, se engañan y pretenden engañar, porque la Religión Verdadera consiste en Obedecer a Dios, en recibir al Señor, aceptarlo, y lógicamente, seguirlo, entregarse a Él, colaborar en Que Se Haga-Reine-triunfe Su Voluntad en nuestra vida.

 Pretenden las almas rendir culto a Dios por sí mismas, dicen que saben y pueden, y eso es ya soberbia, solo El Señor Ha Dado un Culto Verdadero Al Padre en Su Paso por el mundo, entonces, solo a Él debemos seguir, buscar, obedecer, servir.

 No hay un líder espiritual como Él, no puede haber otra cabeza para la humanidad, no debemos buscar menos, ni puede haber algo mas, Es Él, y a Él debemos seguir.

 Las religiones no lo siguen, ni enseñan a seguirlo, en estos tiempos las religiones como las personas, se rinden culto a sí mismas, se preocupan por sí y se dedican a hacerse adorar, servir, obedecer, succionando vida a las almas, no dándosela, porque no la tienen, y no la tienen porque no la reciben, y no la reciben porque no han recibido la Revelación de Dios y se esfuerzan por combatirla, impedirla, desdecirla, negarla, rechazarla y apagarla.

Capítulo V
BURLA SARDÓNICA DEL DERROTADO, satanás

 Es un maldito caprichoso rebelde odioso y resentido el adversario, satanás, un cerdo infernalmente insoportable que se desespera por lograr ser adorado, visto, tomado en cuenta, que busca constantemente ser obedecido.

 Es por ello que siempre esta molestando, tratando de llamar la atención, persiguiendo, perturbando, etc., porque no quiere aceptar que es un maldito derrotado, el gran perdedor de la creación, quiere modificar esa realidad, pero es inevitable, se perdió y para siempre.

 El infeliz quiere mentirse a él mismo, quiere convencerse de que es un ganador, un triunfador, etc., porque en su orgullo no puede aceptar la derrota. Se comporta como estados unidos que, habiendo perdido la guerra de vietnam en el frente, la ganó en el cine. De la misma manera quiere cambiar los hechos, modificar la historia, subvertir los recuerdos.

 Es como lo que describe G. Orwell en su novela distópica “1984”, se modifican los recuerdos y los libros para cambiar la realidad, para decir que no sucedió lo que ocurrió o que sí sucedió lo que no ocurrió.

 Esta desesperado por lograr vencer, imponerse, cambiar la realidad, suponiendo que al hacerlo, esta modificando algo, no queriendo comprender que solo sigue engañándose a él mismo, porque con lo que hace no consigue otra cosa mas que llevarse los despojos de Dios, aquello que ha querido convertirse a sí mismo en descarte.

 Dios no descarta, son las almas las que descartan a Dios y entonces se convierten en descarte, y lo mismo sucede con grupos de éstas, con asociaciones, instituciones, naciones, religiones y el mundo entero. El mundo entero ha descartado a Dios convirtiéndose en descartable, volviéndose totalmente abominable, absolutamente repulsivo.

 Si el adversario, satanás, puede avanzar y posesionarse de las religiones, es porque éstas han echado a Dios, han prescindido de Él, porque han impedido Su Revelación privándose del Dios que dicen y fingen adorar, entonces, respondiendo a una realidad espiritual, acaban por ser tomadas por satanás, invadidas, cambiadas, subvertidas, transformadas, convertidas en prostitutas que se revuelcan en el lodo con el cerdo infernal.

 No es virtud de satanás haber tomado las religiones, es vicio de éstas haberse dejado conquistar. Las religiones hubiesen sido invencibles contra satanás y los suyos, pero se convirtieron a éste, se pasaron de su lado y renegaron de Dios, se convirtieron en abominables, repulsivas, inmundas y depravadas.

 Las religiones descartaron a Dios, renegaron de Su Revelación, entonces, se privaron de Él, se sometieron a sí mismas a tinieblas, entregándose de esta manera a satanás, exponiéndose a todos los enemigos espirituales y volviéndose unas prostitutas que se pasaron de bando, eligieron al que deberían echar.

 Las religiones perdieron la batalla contra satanás antes de entrar en ella, ya se habían convertido a él antes de que éste se lanzara a la conquista definitiva, por ello es que lo han recibido como a un salvador y lo adoran porque les dice las mentiras que quieren escuchar.

 La trampa es justamente ésta, las religiones, como las almas, se han pervertido, corrompido, se han degenerado, se volvieron inmundas y repulsivas, entonces, ante Dios sienten vergüenza, miedo, y en vez de corregirse, descartan a Dios e inventan un dios falso que les dice las mentiras que quieren oír, que las adora, obedece, lisonjea, etc.

 En ese dios falso, el impostor, se alza satanás, se encuentra él por su inmundo espíritu de orgullo haciéndose adorar, imponiendo ser reconocido como dios y cobrándose venganza contra El Señor al derrotarlo y quitarle lo que fue suyo y signo de su Victoria.

 Las almas han elegido al adversario, han derrotado a Dios, no viendo que de esta manera se han derrotado a sí mismas y se sienten orgullosas de su propia perdición. Las almas sirvieron fielmente a satanás, y desgraciadamente lo continúan haciendo, siguen rechazando al Señor, repudiando Su Revelación e impidiéndola.

 Entiendase acá la venganza histérica de satanás, manipuló a la humanidad para lograr que ésta misma desprecie a Dios y rechace al Señor, porque así es como en su orgullo se venga contra la derrota y la humillación padecida, cosa que es como si dijera, ‘Vos me odiaste e hiciste odiar, ahora yo hago que aquellos por los que padeciste, te odien, es justo, te devuelto lo mismo, o mejor, como decís vos, cosechá tu siembra’, finalizando con una burla sardónica.

Capítulo VI
LA DESGRACIA MAYOR NOS LA HEMOS CAUSADO

 Quiere asociarnos el adversario a su rebeldía contra Dios, por ello es que busca la manera de presionarnos, aplastarnos, hacernos padecer, para que explotemos y liberemos la fuerza generada por esa opresión contra el enemigo que él nos indica como culpable, El Señor.

 Nos viene realizando una campaña psicológica, nos castiga y hace padecer mientras nos va sugiriendo que es por Dios que sufrimos, por su acción u omisión, y si bien en el principio no le creemos, con el correr del tiempo, podemos llegar a ser doblegados en medio de la confusión del dolor.

 Quiere que reneguemos de Dios, nos rebelemos contra Él, entonces nos presiona, maltrata y en medio de la tempestad de golpes, o permite la Revelación de Dios, o llega irremediablemente, la que golpea el orgullo y es ahí donde acusamos o rechazamos a Dios defendiendo nuestro orgullo y escupiendo el odio acumulado por las humillaciones y maltratos previos que nos prodigó satanás.

 Otras veces aprovecha el adversario el golpe recibido por la Revelación de Dios donde le orgullo es aniquilado para continuar atormentándonos, para imponer que nos odiemos avergonzados y llenos de miedo, hundiéndonos de esta manera a nosotros mismos, sumergiéndonos en tinieblas.

 No importa si es por un medio o por otro, es un astuto y perverso manipulador caprichoso al que no le interesa ni le preocupa otra cosa que obtener como sea, la satisfacción que ambiciona, la consumación de su venganza contra Dios y contra la humanidad. Quiere vengarse contra Dios y la humanidad porque acusa a ambos de su ruina, no admite en su orgullo abominable que él mismo se perjudicó, arruinó, perdió.

 Antes de continuar perdiendo el tiempo preocupándonos inútilmente por nosotros y dedicándonos al orgullo-amor propio, debemos considerar algunas cosas, por ejemplo que generamos presión insoportable en nosotros cuando nos resistimos u oponemos a Dios, cuando renegamos de Él rechazando Su Voluntad.

 En esa presión se genera una deformación, el alma se llena de hernias espirituales por la fuerza que realiza para rechazar al Señor, por impedir Su Paso, por querer negar la realidad que se ha vuelto mas que evidente en los hechos.

 En esa presión también es que golpea, azota, castiga el adversario, ‘mete el dedo en la llaga’ como se dice comúnmente, porque hace doler, humilla, avergüenza, perturba, confunde, etc., y dominados por el miedo y sometidos por el dolor, rechazamos a Dios, rengamos mas aun de Él, obrando al contrario de como deberíamos hacerlo, es decir, nos apartamos de Dios cuando tenemos que acercarnos.

 Inútil e innecesariamente nos preocupamos por nosotros y queremos hacernos cargo, ocuparnos, reprochando a Dios directa o indirectamente, diciendo y creyendo que él nos abandona, olvida, etc.

 No queremos ver que al obrar por miedo, con preocupación, contra Dios y reprochándole, estamos preocupadamente dedicándonos a nosotros mismos, y si eso es lo que hacemos, la verdad es que nos enterramos en la nada propia, nos perdemos en las tinieblas de nuestro sed adorado.

 Aprovecha el adversario la ausencia de Dios provocada por la rebeldía de las almas para insertase, infiltrarse, meterse y acabar por someter a la humanidad mientras le hace creer que esta beneficiando a sí misma. Si no amamos a Dios, si impedimos Su Revelación, no podemos esperar otra cosa mas que desgracias, porque la desgracia mayor nos la hemos provocado, ya hemos rechazado a Dios para elegirnos miedosa y cobardemente, queriendo creer que eso es bueno y conveniente.

Capítulo VII
ES TIEMPO DE JUSTICIA EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO

 Es tiempo de Justicia, cada uno recibe realmente lo que merece, lo que ha elegido, las almas cosechan su siembra, y es por ello que vuelve a cumplirse aquello de que a los ricos los despide con las manos vacías, lo que debe entenderse espiritualmente, no materialmente.

 Los ricos son despedidos o expulsados de Dios, privados de la vista de Él, se quedan sin Dios como lo han elegido. Son ricos quienes se atesoran a sí, están llenos de sí, de orgullo y amor propio, o sea, los que no han querido amar a Dios.

 Dios mira y juzga los corazones, y no se deja llevar por lo que cada uno dice, cree y quiere hacer creer de sí, sino que ve por Él mismo, porque Es Dios y donde mira Ilumina, Su Luz penetra todo y lo juzga-valora en su debida medida, a ciencia cierta.

 Viendo los corazones, da a cada uno lo que le corresponde, lo que ha querido, lo que ha elegido, aquello a lo que se han entregado-consagrado las almas, y es por ello que las almas que eligieron no amar a Dios, no adorarlo, se quedan con las manos vacías, despojadas de Él, de aquello que no quisieron, no amaron, no eligieron, no valoraron.

 Tal cosa sucede indistintamente de lo que cada uno diga o quiera creer y hacer creer de sí, Dios no mira ni juzga por apariencias o cuentos, entonces, almas que se dicen piadosas, religiosas, espirituales, etc., se hallan vacías, desoladas, llenas de tinieblas, o sea, de olvido y negación de Dios, de ausencia de Él, porque eso es lo que han elegido, querido, buscado y provocado.

 Es así como en estos tiempos las almas se encuentran sumidas en tinieblas, confundidas y perdidas en el abismo en el que se convirtieron, con el agravante de que no quieren salir, porque la desolación termina cuando las almas deciden terminar con la rebeldía, cuando se convierten y vuelven a Dios verdaderamente.

 Mientras las almas no busquen la Voluntad de Dios, van a continuar padeciendo la ausencia de Dios que han querido, buscado y se han provocado, Dios no se niega a Volver a las almas, pero éstas no lo buscan ni quieren recibirlo, es mas todavía se esfuerzan en aparentar que lo tienen como lo hacían fariseos, maestros de la ley, saduceos, escribas, etc., en el tiempo de la Primera Venida del Señor.

 Mientras las almas deseen continuar siendo orgullosamente rebeldes contra Dios, van a seguir sometidas a satanás, van a continuar padeciendo la desolación y al desolador, seguirán privadas de Dios porque lo siguen eligiendo-queriendo de esta manera.

 Simplemente tenemos que aprender a dejar libre a Dios, no oponernos a Su Voluntad, no querer impedir Su Paso Libertador por el alma y por el mundo, hay que aprender a no oponerse a la Voluntad de Dios porque eso es rebeldía y eso es lo que ha provocado la ruina de las religiones, lo que hizo que éstas se convirtieran en sectas sin Dios y en favor del adversario.

 Es conveniente que no consigamos, que no obtengamos lo que buscamos, porque eso es lo que nos convierte en caprichosos, y los caprichosos están privados de Dios, solo se tienen a sí mismos.

 Hay cosas que no pueden evitarse, cosas que pudieron ser evitadas, atenuadas o retrasadas, pero que ya no se puede conseguir anda de eso, entonces, la humanidad corre a su autodestrucción porque irremediablemente ha elegido pasar por el mundo sin Dios, en franca rebeldía contra Su Voluntad.

 Renegando de la Voluntad Divina, no aceptando la Revelación, no prestándole atención al Señor, la humanidad ha liberado a satanás, la rebeldía, entonces, se vuelven orgullosas y se desenfrenan de una manera brutal deformándose infernalmente y llegando a ser como demonios sobre la faz de la tierra, lo que lleva a que se estrellen unas contra otras, sin remedio, salida o solución posible alguna.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN

  COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN       Le resulta imposible al gobierno sostener la falacia de la pandemia , por e...