31 de diciembre de 2013

1874.- EL CERCO EN EL QUE LAS HIPÓCRITAS QUEDAN ATRAPADAS



1874.- EL CERCO EN EL QUE LAS HIPÓCRITAS QUEDAN ATRAPADAS

 Las almas no han querido confiar en Dios, no han querido tampoco ser generosas con Él, entonces, tienen-padecen la ausencia de Dios como la rebeldes orgullosas que quisieron ser.

 Un poco de atención a Dios, algo de generosidad desinteresada para con Él, y hubiesen cosechado al ciento por uno, pero fueron y son mezquinas, desean continuar egoísta y exclusivamente consagradas a su orgullo.

 Si le hubiesen prestado atención a Dios, si hubiesen buscado al Señor, Él habría pasado limpiado, purificado, liberado, corregido, encaminado, pero habiéndole cerrado la puerta, las alma se condenaron.

 Se condenaron a quedar encerradas-enterradas en el abismo desolado de su ser desamorado. Se condenaron a quedar en tinieblas privadas de Dios y olvidadas de El obsesionándose por saciar-conformar su orgullo.

 Se condenaron a pasar por el mundo sin Dios entregándose a pasar también oda una eternidad sin Dios.

 Se condenaron a padecer la misma indiferencia que han querido tener, simplemente porque se coséchala siembra.

 No las mata Dios, ellas mismas se mataron con la indiferencia hacia Dios, se consagraron al olvido y la negación de Dios, entonces, hacen en el abismo de su ausencia.

 Ahora padecen la ausencia de Dios y no tienen mas remedio que padecer como si fuese su indiferencia, pero no es Dios el indiferente a los padecimientos humanos, las almas se encuentran anegadas en su misma indiferencia hacia Dios.

 El que siembra vientos, cosecha tempestades, y el que ha querido pasar por el mundo indiferente a Dios, se pierde enterrado en esa misma indiferencia, se ahoga en lo que quiso ser-tener.

 Dios no es indiferente a las almas que le fueron indiferentes, son las mismas almas las que sufren-padecen su indiferencia hacia Dios, que se hallan cercadas-encerradas en su miseria preocupándose por sí mismas sin remedio, salida o solución.

 Dios no es duro, severo o intransigente desamorado e indiferente, las almas están cosechando su siembra, se hallan ante la desolación que se han formado, y lo que es peor, desean continuar prescindiendo de Dios, hasta culpándolo o acusándolo por lo que padecen, siendo que el infierno lo construyeron al desecharlo.

 Estamos en la hora en la que aquellas almas que deseen tener a Dios en verdad, van a tener que esforzarse por encontrarlo, no porque se niegue, sino porque en el mundo ya no esta, y porque deberán romper el manto de su propia indiferencia hacia Él, ese cerco en el que las hipócritas quedan atrapadas mintiéndose a sí mismas y volviéndose demonios.

1873.- ¿LES QUITARÁ ESO?



1873.- ¿LES QUITARÁ ESO?

 Es triste, pero mientras las almas continúen teniendo el hueso reseco que roen, permanecen indiferentes hacia Dios y eso es grave, no por Dios, sino por ellas mismas porque se pierden para siempre en tinieblas.

 Dios no quiere adoración por ser ególatra, Dios quiere enderezar a las almas devolviéndolas a su ser natural, sacándolas del abismo en el que se entierran, queriendo que se alcen del sepulcro.

 No quieren abrir los ojos, no desean entender que es Dios lo que les falta, continúan enterradas en el mundo, dedicadas a sus cosas, no viendo que mientras en tal camino se mueven, su alma se pudre, envilece, corrompe.

 Como tontos nos desesperamos por continuar dedicándonos al orgullo, somos insaciables e inconformables, obramos como esos hijos cómodos y viciosos de ricos a los que no les interesa mas que continuar conformando su ego y saciando sus siempre crecientes caprichos y vicios.

 Tenemos una soberbia atroz, un orgullo infernal y no nos importa otra cosa mas que conformarnos en cuanto vicio delirante fermente, surja y aparezca en nosotros, cuando la realidad es que tenemos combatirlos desterrarlos, fulminarlos.

 Las almas quieren creer que dedicare a dar satisfacción sin cesar a sus vicios esta bien y es bueno, no ven que de esta manera es como se están autodestruyendo, corrompiendo, estropeando y aniquilando.

 Quirze creer que dedicarse a sí, a procurarse satisfacciones en cuerpo, alma y espíritu esta bien, pero la realidad que tales cosas en esencia, son una venganza inmunda y depravada. Los caprichos y rebeldías, también son venganzas.

 Esto es así porque habiendo sido despreciados, humillados, maltratados, etc., buscamos como satisfacción, reparación, alivio y consuelo, conformarnos, darle rienda suelta a la propia voluntad.

 Ahí es donde satanás ofrece a las almas vicios como venganza, desquite, diciéndoles que es justo que se dediquen a sí mismas, a hacerse amar, adorar, ver, reconocer, aceptar, obedecer, satisfacer, etc.

 Mientras se dedican a la egolatría sin límite ni razón, sostienen incluso que aman a Dios, que lo sirven, pero en realidad, solo realizan las obras que satanás les sugiere, aquellas en las que se hacen amar, adorar, ver, reconocer, tomar en cuenta, etc.

 ¿Les quitará Dios el hueso reseco y duro que roen para que despierten?, no, de ninguna manera, si lo pierden es porque satanás se los quita, pero las almas tienen lo que quieren y merecen, las abominables tinieblas del olvido y la negación de Dios, un mundo infernal.

1872.- SE LAMENTAN POR SÍ COMO DEMONIOS



1872.- SE LAMENTAN POR SÍ COMO DEMONIOS

 Irremediablemente nos encontramos en la hora que Dios no ha querido y que ha tratado de evitar para la humanidad, simplemente porque nosotros no hemos colaborado con El Bien Que Él Quiso Hacer.

 Definitivamente el amor a Dios fue anulado, apagado, extinguido, desterrado, satanás momentáneamente ha triunfado, simplemente porque la humanidad lo ha querido, nadie hizo un esfuerzo por amar a Dios, por perseverar en la Fe Verdadera, nadie ha muerto a sí mismo por amor a Dios.

 Cada cual se ha dedicado a hacerse adorar, se ha empeñado en buscar reconocimiento, aceptación, etc., no obedeciendo a Dios, no haciendo esfuerzo alguno por vencerse y por vencer a los enemigos espirituales.

 Por amor a Dios debemos hacer lo que Dios nos pide, incluso cuando nos vemos inmerso en el mas abominable desierto, especialmente cuando lo que hacemos es hablar en el desierto, porque obrar por y para Dios no depende de resultados, ni los resultados deben juzgarse según criterios mundanos.

Somos unos desamorados apegados a nosotros mismos, verdaderamente no nos interesa Dios, solo de la boca para afuera, en fingimientos y apariencias, somos incapaces e sacrificarnos realmente por Él.

 No queremos renunciar a nosotros mismos, no queremos perseverar en El Camino, no lo miramos, no levantamos la cabeza, no hacemos mas que hundir el pensamiento, la mirada, en nosotros mismos, enterrándonos en el olvido y la negación de Dios.

 Negamos a Dios y nos olvidamos de Él porque no lo obedecemos, porque continuamos dedicados-consagrados a nosotros mismos, porque seguimos buscando desesperadamente ser amados, adorados, no despreciados, ser tomados en cuenta, etc.

 Somos tan indolentes que hemos perdido a Dios y continuamos inmersos en la indiferencia entregándonos a buscar satisfacciones terrenas, mundanas y viciosas como si proporcionaran algún consuelo.

 Hemos construido una vida sin Dios, enterrada en un mundo sin Dios, y nos llenamos la boca hablando de Dios, entonces, somos hipócritas. Las almas no quieren ni siquiera escuchar tales cosas, pero en los hechos mismos se ha vuelto evidente, nadie deja de lamentarse por sí mismo o de tenerse lástima.

1871.- DIOS ANULADO-NEGADO-OLVIDADO



1871.- DIOS ANULADO-NEGADO-OLVIDADO

 En el vacío-abismo, en la gran ausencia de Dios provocada, querida, cultivada, buscada, etc., las almas se hallan desconcertadas, no sen que hacer, entonces, aprovecha el adversario e impone, exige, demanda, reclama, sugiere.

 De esta manera es que las almas que se han rebelado contra Dios, que han rescindido de Él, que se opusieron a Su Voluntad, creen que son libres y que hacen lo que quieren, pero en realidad terminan haciendo lo que satanás quieren.

 Es así como se encuentran a su servicio y obran como a él se le antoja, es así como danzan al compaso de sus infernales e inagotables caprichos para conformarlo a él mientras que creen que se conforman a sí mismas.

 Es en ese camino en el que se corrompen, autodestruyen y aniquilan desesperadas por llenar el vacío-abismo existencial que sienten adentro en un intento inútil por obtener alivio a esas llamas que las atormentan.

 Habiendo renegado de Dios, habiendo prescindido de Él, habiendo despreciado Su Voluntad, las almas se han provocado un inmenso abismo-vacío, padeciendo la ausencia de Dios que han querido.

 Sufriendo es vacío, se desesperan por librarse, entonces, buscan ser adoradas, amadas, tomadas en cuenta, etc., no viendo que es así como mas se entierran en el abismo en el que se han convertido negando a Dios, olvidándose de Él, entregándose a la eterna perdición.

 Es natural, normal y hasta previsible que en el inmenso vacío, en la abominable desolación, comience a arder en las almas un deseo ardiente de adoración, es entendible que lleguen a desesperarse buscando no ser olvidadas, queriendo ser tomadas en cuenta.

 De esta manea es como las almas están dedicadas a sí mismas, así es como a cada instante se olvidan mas de Dios, y de esta manera es como se están deformando y convirtiendo en demonios.

 Así es como las almas se volvieron infernales y como el mundo ha llegado a ser un infierno donde a nadie le importa nada de nada ni de nadie, donde las almas están consagradas-entregadas a buscar una satisfacción egoísta instantánea, tanto como momentánea.

1870.- LO DESCONOCEN COMO DIOS



1870.- LO DESCONOCEN COMO DIOS

 Viendo el infierno que padece las almas y el mundo, nos apenamos, condolemos y entristecemos, pero también es necesario considerar que no hemos hecho nada para merecer algo mejor, para obtener la Bendición de Dios, obramos al contrario, no dejamos de esforzarnos por merecer algo peor.

 Sintiendo las almas el miedo, ahogadas por la preocupación, desconcertadas por las tinieblas, se esfuerzan por ver-creer mentiras volviéndose fantasiosas evadidas de la realidad.

 Las almas tristemente se esfuerzan por ver-creer que se hallan en un mundo feliz, tratan de convencerse de que todo esta bien e irá aun mejor, diciéndose por ello ‘optimistas’, llamando a otras ‘pesimistas’, porque no comparten sus fantasías miedosas.

 El miedo domina, ahoga y estrangula a las almas haciéndolas padecer tormentos hasta ahora desconocidos, solo comparables a lo que en el cuerpo sufrieron los Santos Mártires.

 Las almas niegan esa realidad evadiéndose, entregándose a vicios, fantasías y distracciones, pero de esta manera es que están conspirando con satanás en contra de sí mismas.

 Se esfuerzan por ver-creer las almas que les va bien y que les irá mejor, que hacen lo que quieren y también, que hasta son felices, pero es todo fantasía miedosa, mentira que tratan venderse a sí mismas al precio de la Vida Eterna.

 No quieren ver-aceptar que están vacías, desoladas y que padecen la angustia de la ausencia de Dios que se han provocado. Si aceptasen esa realidad, podrían moverse para remediarla.

 Negándola, solo se esfuerzan por seguir no viéndola, ocultándola, sepultándola. Sepultando la verdad, adoran la mentira y se entregan a la abominable desolación.

 Así es como surge el impostor, como prevalece el desolador, como llega a imponerse satanás en las almas y en el mundo por él mismo, y por medio de sus representantes también.

 Esto no puede ser diferente porque las almas continúan renegando de dios, prescindiendo de la verdad y enterrándose en el abismo de la gran desolación, de la inmunda y repulsiva negación de Dios, de la oposición a Su Voluntad, desconociéndolo entonces como Dios.

1869.- MUNDO EN LLAMAS



1869.- MUNDO EN LLAMAS

 Como tontos queremos prescindir de Dios, renegar de Él, dedicarnos a satisfacer y conformar el orgullo, a alimentar el ego y a dedicarnos completamente a nosotros mismos, entonces, tenemos lo que buscamos-queremos, padecemos la ausencia de Dios.

 Las almas quieren seguir dedicadas-consagradas a sí mismas, desean continuar prescindiendo de Dios, buscan satisfacerse, conformarse, saciarse, incluso cuando dicen y fingen amar a Dios.

 Esto se nota en el miedo, en la preocupación por sí, y en la siempre creciente histeria infernal con la que se mueven sobre la faz de la tierra reptando como serpiente, corriendo como lagartijas, sin levantar la cabeza para prestar la más mínima atención a Dios.

 No les importa a las almas la ausencia de Dios que se han provocado, no les interesa la ruina que se han provocado, como cerdas viciosas desean continuar desenfrenándose, corrompiéndose y embruteciéndose, negándose a ver la realidad, que a cada instante son mas y mas semejantes a demonios.

 Recién cuando empiezan a padecer las consecuencias de la ausencia de Dios, las almas intentan abrir los ojos, pero en el fondo no les importa, no les interesa mas nada, es deplorable la situación.

 Las almas, en su gran mayoría, se han vuelto repugnantes, se comportan como demonios que rebalsan de soberbia y que solo aspiran a satisfacerse en sus vicios, conformarse en su ego y entregarse a toda depravación y desenfreno.

 Si el mundo es un infierno es porque lo hemos vuelto tal, y si bien son un puñado de almas infernales las que al servicio de satanás, su dios y señor, por dinero, poder y ambición construyeron esto, no menso responsables son el resto de las almas sobre la faz de la tierra.

 La responsabilidad es general porque a las almas no les ha importado perder a Dios, no les ha interesado el hecho simple y grave de verse privadas de Dios y enterradas en el olvido y la negación de Dios, o sea, en las tinieblas.

 Que los demonios y sus adoradores quieran y ejecuten cosas malas sobre la faz de la tierra no es novedad ni sorprende a nadie, pero que cuenten con la pasiva colaboración de quienes se dejan robar a Dios, de quienes quieren perder la fe no importándoles otra cosa mas que continuar alimentando su ego y entregándose a vicios, es gravísimo.

1868.- NOS BURLAMOS DE DIOS



1868.- NOS BURLAMOS DE DIOS

 Por miedo, cobardía, desinterés incluso del propio y verdadero bien, no queremos abrir los ojos a la realidad, no queremos aceptar la verdad, continuamos encerrándonos en una horrenda fantasía que termina por ser un sepulcro eterno.

 Por mas que deseemos creer o ver otra cosa, la realidad no va a cambiar, y si vemos y creemos algo diferente, lo único que hacemos es evadirnos, enterrarnos en un abismo de fantasía del que no queremos salir.

 La verdad mas cruda, grave e irremediable es que hemos echado-desechado a Dios, que prescindimos de Él, razón por la que el mundo se ha convertido en un infierno.

 El Cielo es donde esta Dios, y donde Él Esta, puede hacer un Cielo, se trate de un alma, un grupo de éstas, una organización, etc., pero donde Él no esta, donde permanece ausente, es y será un infierno.

 El problema es que las almas se privan de Dios y luego fingen que no ocurre nada malo, grave o que todo sigue igual y que hasta son felices, esforzándose por ver y creer la mentira con la que se están hundiendo en el infierno para siempre.

 Hemos renegado de Dios, lo rechazamos, prescindimos de Él, nos apartamos de Su Voluntad, entonces, no lo tenemos, pero ni siquiera nos importa, continuamos con nuestras fantasías evadidos de la realidad y encerrados en horrendo abismo de egolatría infernal.

 Continuamos con las mismas costumbres, acciones, omisiones, rituales, cumpliendo y ejecutando todo, negando el simple y mas que evidente hecho de que dios no están, de manera que aquello que hacemos o no hacemos, es signo de hipocresía.

 No queremos ver que Dios no esta, al contrario, como tontos nos esforzamos por creer que esta y que lo tenemos, incluso hasta que nos felicita y adora, entonces, estamos siguiendo adelante con una farsa, una escenificación grotesca infernal con la que nos burlamos de Dios.

 Hacemos lo mismo que el pueblo que fue el elegido con anterioridad, seguimos con una farsa infernalmente hipócrita fingiendo que tenemos a Dios cuando hemos prescindido de Él, cuando nos hemos convertido en renegados desamorados, verdaderos farsantes embusteros que se desesperan por saciar-conformar su ego.

30 de diciembre de 2013

1867.- DONDE LAS PUERTAS DEL INFIERNO NO PREVALECEN



1867.- DONDE LAS PUERTAS DEL INFIERNO NO PREVALECEN

 Las almas se equivocan respecto de lo que es la Victoria del Señor, no consiste en que viene a aplastar, someter, destruir, aniquilar, humillar y vencer a sus enemigos haciéndolos desaparecer de la faz de la tierra.

 La Victoria del Señor consiste en Revelarse, donde Dios se Ha Revelado, Ya Ha Ganado, porque ahí es que ya volvió.

 La derrota del Señor, consecuentemente, consiste en que no se revele, en que las almas inventen por sí mismas o guiadas por satanás y los suyos, lo que es Dios o lo que supuestamente Él dice, hace o quiere.

 En las religiones Dios esta derrotado porque esta reemplazado, fue desplazado y sustituido, satanás y sus representantes se sientan en tronos de egolatría diciéndose perfectos y haciéndose adorar.

 Como no se permite Su Revelación, no se acepta Su Presencia, entonces, las religiones no tienen a Dios, carecen de Dios, solo tienen un inmenso  abominable vacío, una repulsiva desolación.

 La Victoria del Señor se cumple en las almas que desean tenerlo verdaderamente, que lo buscan y que quieren encontrarlo-tenerlo-obedecerlo-seguirlo.

 Si Dios encuentra tales quereres, tales predisposiciones en las almas, se da-ofrece, se Dona y Revela, entonces, esas almas lo tienen y es ahí donde El Señor Vuelve, donde obtiene Su Victoria, donde Vive El Señor y donde las puertas del infierno no prevalecen.

 En las religiones El Señor fue vencido, se ha apagado la Revelación, pero eso no impide Que Dios Se Revele a almas particularmente, es mas, así debe ser y es así como ocurre la Segunda Venida del Señor, por ello es que las almas no deben compartir el pecado de esta generación, de las religiones sin Dios, no deben impedir la revelación del Señor, al contrario, deben buscarla porque es El Pan Diario.

 Los verdaderos fanáticos con aquellos que se rinden culto a sí mismos, a su imagen-personalidad, que e niegan a ver la verdad mas que evidente y que se esfuerzan por creer como verdad la mentira, aquellos que odian la Revelación de Dios.

Leer:




1866.- LO QUE HAY QUE ABANDONAR



1866.- LO QUE HAY QUE ABANDONAR

 Vemos selectivamente, en forma parcial, vemos lo que queremos ver, entonces, no vemos en realidad, estamos completamente ciegos, el miedo nos tiene dominados, controlados, sometidos y esclavizados.

 Nos ahogamos en la preocupación por nosotros mismos, no sabemos ni queremos hacer otra cosa mas que pensar en nosotros siempre, y luego, nos dedicamos a tratar de imperar, prevalecer, ganar, imponernos, hacernos adorar.

 Vivimos-padecemos el delirio de los líderes tiranos, esos que se alzan haciéndose adorar creyéndose dioses y esforzándose en cuidar las apariencias para parecer tales, rindiendo de esta manera un culto idolátrico e inútil a la personalidad volviéndonos ególatras narcisistas que sucumben en el terror de la excesiva preocupación por sí mismo.

 Terminamos por volvernos paranoicos, el miedo crece en nosotros, el vacío, la ausencia de Dios avanza, las tinieblas nos cercan-ahogan-dominan-controlan, entonces, enloquecemos tratando de huir de fantasmas, espectros.

 Puede el adversario controlarnos, someternos y enloquecernos porque continuamos encerrados-enterrados en nosotros mismos, porque estamos bajo tierra, es decir, hundidos en el sepulcro de egolatría.

 Tenemos que salir de su alcance, dejar de preocuparnos inútilmente por nosotros mismos y comenzar a obedecer a Dios, a seguir al Señor, a dejar Que Él nos Guíe, porque para eso ha venido.

 Debemos abandonar el corsés de lo viejo y conocido, lo antiguo que se ha vuelto cómodo por la constante repetición y habitualidad en ello durante años, debemos aprender a mirar al Señor, a buscar Su Revelación, porque ahí es donde Él Vuelve.

 Si impedimos Su Revelación, nos oponemos a Su Vuelta-Venida, entonces, quedamos sin Dios, y como fingimos que lo tenemos, nos convertimos en hipócritas ególatras infernales que no hacen mas que obsesionarse consigo mismos.

 Lo viejo y conocido a lo que estamos habituados es el preocuparnos por nosotros mismos, el valernos por cuenta propia, el pensar obsesivamente por nosotros mismos mientras que fingimos amar a Dios.

 Lo viejo y conocido que debemos abandonar es ese constante prescindir de Dios mientras que fingimos amarlo, cosa que se nota y hace evidente en que impedimos su Revelación.

 Lo viejo y conocido que debemos abandonar es ese pretender tener el control siempre, el querer creer que todo depende de nosotros, porque ahí es donde impedimos Que Viva El Señor, Que Él Sea Dios.

Leer:







Revelación pública y privada:

¿Por qué no Vuelve El Señor?




1.2. LA RESURRECCIÓN DE LAS ALMAS:


YA HA PASADO EL SEÑOR:

EL ÚNICO MEDIADOR:

LA AUTORIDAD DEL ESPÍRITU:

LA BENDICIÓN DE DIOS:

satanás SE HALLA EN ELLA COMO REY:

NO HAY OTRO CAMINO PARA ENTRAR EN EL REINO DE LOS CIELOS:
http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2013/12/1663-no-hay-otro-camino-para-entrar-en.html

CONSIDERAR DONDE ESTÁ CADA UNO:

1865.- ESCLAVAS MENTIROSAS



1865.- ESCLAVAS MENTIROSAS

 Las almas que han rechazado la verdad, que han impedido la Revelación, ahora se encuentran a solas en el vacío y la desolación, hundidas, encerradas y perdidas en el abismo de su egolatría narcisista infernal.

 Padecen el vacío que se han provocado, la ausencia de Dios que generaron, el infierno de ausencia de Dios que construyeron, un real sepulcro en vida. Están encapsuladas, encerradas, atrapadas, retenidas por su propio miedo.

 No saben, no ven ni les interesa nada, solo miran, contemplan y consideran su miserable y egoísta existencia, obtusamente solo y siempre piensan en sí hasta el hartazgo.

 Ahí tienen miedo, sienten el vacío, la ausencia de Dios, padecen el abismo de la gran desolación, se llenan de preocupación, angustia, quedan anegadas en la tristeza y melancolía.

 Ahogadas, sofocadas y consumidas por la preocupación, recurren desesperadas a satanás mismo, a buscar la droga con la que acallar su miedo y liberarse de la preocupación, es decir, consumen el veneno de la mentira.

 Ahí es donde se mienten-engañan a sí mismas y se esfuerzan por creerse esas mentiras, por suponer que es realidad lo que en principio supieron que era mentira pero que se esfuerzan por no recordar mas que lo que desean creer.

 Se disciplinan a sí mismas las almas, se lavan el cerebro a sí, desdibujan la realidad, inventan recuerdos y se encierran en la fantasía. Es como si satanás pudiese representarles delante de los ojos una realidad virtual.

 Puede el adversario engañar a las almas de esta manera y tenerlas dominadas, controladas y dependientes porque éstas tienen miedo, porque no hacen nada bueno para librarse de éste, al contrario, hacen todo lo contrario para continuar siendo esclavas.

 Se liberarían del miedo las almas si buscasen a Dios y lo obedecieran, pero obran al revés, se olvidan de Él, lo niegan, reniegan y se hunden en sí mismas, se encierran en sus caprichos y evaden en sus delirios.

 Inventan una fantasía y se esfuerzan por verla, por contemplarla y creerla, se han evadido de la realidad suponiendo que así se escapan-liberan del miedo, pero el miedo lo continúan sintiendo porque es fruto del vacío y la desolación.

 Sintiendo miedo recurren a la mentira, se someten a satanás y lo admiten en su vida, le dan poder de disposición y ésta se comporta como dueño. Al final terminan siendo esclavas dependientes de las mentiras y engaños de satanás que se esfuerzan por creer porque suponen que de esta manera se liberan del miedo.

 No ven ni quieren ver que recurriendo al veneno de la mentira, se drogan, evaden, niegan la realidad y se entierran en la fantasía, condenándose a ser eternamente dependientes de las mentiras y a permanecer enterradas en el abismo de egolatría narcisista infernal donde ya se sepultan desde ahora.

 Con las mentiras de satanás no van a liberarse del miedo, de la preocupación, solo lo acallan un instante, y para peor, provocan que el vacío-olvido de Dios del que procede el miedo, crezca mas.

1864.- satanás SENTADO EN EL TRONO DE SAN PEDRO



1864.- satanás SENTADO EN EL TRONO DE SAN PEDRO

 Hoy en día las almas se presentan en el mundo como si estuviesen muy seguras de sí mismas, aparentan perfección y mientras tales cosas realizan, están tratando de ocultar el vacío y la desolación en que se hunden-autodestruyen.

 Niegan la realidad, se esfuerzan por ocultarla, son como los fariseos y maestros de la ley de antaño, solo se dedican a las apariencias, demostrando de esta manera que se han convertido en superficiales miedosas.

 Dedicarse a las apariencias, lo superficial, es signo de miedo, debilidad, preocupación, de falta de fe, de real olvido y negación de Dios.

 Por ello es que hasta hay líderes religiosos adorados como si de dioses se tratase que solo se ocupan de lo terreno, vanidoso, superficial y aparente, por ejemplo en la iglesia católica, donde pareciera que religión es enterrarse en el mundo, dedicarse al mundo mientras se le rinde culto a la imagen-apariencia-personalidad.

 Todo es vanidad, superficialidad, apariencia, fingimiento, culto a la imagen-personalidad, simplemente porque las almas se han vuelto vanas, inútiles, superficiales y aparentes.

 El problema es que se aman a sí mas que a Dios, entonces, ese desamor que tienen para con Dios se evidencia en sus obras inútiles, en sus esfuerzos por lograr ser amadas, adoradas, servidas, obedecidas, tomadas en cuenta, etc.

 Vanidad es preocuparse por sí, vanidad aplicada, ejercitada, cultivada, es dedicarse a sí mismo, y esto es lo que hay en las almas tanto del mundo como de las religiones en el fin del mundo, en el fin de los tiempos, en esta época abominable de desolación, ausencia de Dios, negación de Él y abierta y oculta rebeldía contra Su Voluntad.

 Prima, prevalece, el miedo, la preocupación por sí las almas se adoran a sí mismas y no hacen otra cosa mas que pensar en sí, dedicarse a sí, o peor, a esa imagen-apariencia-personalidad, a la piel de oveja que usan para lograr ser amadas, adoradas y no despreciadas.

 Envueltas las almas en vanidades, terminan por ser arriadas por el adversario, satanás, el que también se disfraza de oveja para ser adorado, el que puede entrar en un alma como lo hizo en judas para conseguir la muerte del Señor.

 Ahí es que lo tenemos a satanás sentado en el trono de pedro, escupiendo el veneno de sus mentiras y seducciones para engañar y acabar de seducir al mundo entero.

Leer:







Revelación pública y privada:

¿Por qué no Vuelve El Señor?

1863.- SENTIMENTALISTAS MIEDOSAS



1863.- SENTIMENTALISTAS MIEDOSAS

 Las almas se han vuelto sentimentalistas, se manejan-guían por lo que sienten, se dejan llevar como hojas secas por el viento, y la verdad es que se han vuelto tan vanidosas, superficiales, frágiles e inútiles que hasta el mas leve viento las mueve.

 El problema es que no han amado a Dios, entonces, carecen de Verdadera Fortaleza, son débiles, frágiles, inestable, se han vuelto histéricas miedosas solo preocupadas por si mismas.

 Permanecen en tinieblas, de ahí que solo tengan miedo y conozcan el terror. N hicieron, no hacen ni quieren hacer otra cosa mas que preocuparse por sí mismas siempre.

 En el miedo encuentran una excusa para continuar haciendo lo que siempre hicieron, aquello que desean hacer y de lo que no admitieron ser liberadas por el Señor, El Salvador, preocuparse por sí.

 De esta manea es que solo y siempre se preocupan por sí mismas, se dedican a sí, le rinden culto a la imagen-personalidad por la que esperan ser salvadas, adoradas, amadas y no despreciadas.

 Están las almas dominadas por el miedo, ahogadas por el terror, sometidas por su propia debilidad y no hacen otra cosa mas que preocuparse por sí mismas, no piensan mas que en sí, ni les interesa otra cosa mas que dedicarse a satisfacerse conformarse, saciarse, etc.

 Ahogadas en el miedo, socavadas por el terror, desgarradas por el pánico, destruidas por la debilidad de su desamor y siempre creciente orgullo-amor propio, con fanatismo se esfuerzan por pensar en sí, rendirle culto a la imagen y por hacerse adorar-servir.

 Por miedo no quieren escuchar, entender, no deseen comprender, no prestan atención, como si de bestias privadas de razón se tratase, hunden la cabeza-mirada en sí mismas, en el abismo de su vacío.

 Piensan obsesivamente en sí, se ahogan miedosa y preocupadamente y se olvidan por completo de Dios. Se están consagrando-entregando-poniendo a disposición de su vacío y desolación, convirtiéndose entonces, en vacío y desolación para siempre, un real olvido de Dio y una completa negación de Él.

Leer:

LOS REINOS DE LA CREACIÓN Y SUS HABITANTES:

LOS REINOS DE LA CREACIÓN Y SUS HABITANTES COMPLETO:

El-reino-de-los-cielos:

El-reino-del-limbo-superior:

El-reino-del-purgatorio:

El-reino-de-la-humanidad:

El-reino-animal:

El-reino-vegetal:

El-reino-natural:

El-reino-del-limbo-inferior:

El-reino-infernal:

1862.- LÍDERES POPULARES DE SECTAS INFERNALES



1862.- LÍDERES POPULARES DE SECTAS INFERNALES

 Las almas que no eligieron amar a Dios por sobre sí mismas, tienen lo que han elegido, lo que se merecen, la ausencia de Dios. En su momento se eligieron a sí mismas, se rindieron culto a sí, a su imagen-personalidad, luego, viéndose vacías, desoladas, débiles, encontrándose perdidas en las tinieblas que se provocaron, salieron a buscar ídolos.

 Tomaron como dios a cualquier idiota infeliz orgulloso ególatra narcisista desesperado por ser adorado, lo alzaron a los altares y lo canonizaron, lo hicieron el ídolo de las masas.

 Ahora le rinden culto a su imagen inerte, insensible, a ese cadáver con patas que, errante, vagabundo, se pasea entre los sepulcros del mundo, entre otras almas muertas y desamoradas.

 Realmente esos líderes de las religiones se han convertido en líderes populares de sectas infernales, carecen de amor a Dios, se rinden culto a sí mismos, y luego, los fieles los adoran con un fanatismo incongruente infernal.

 Han venido a ser como los reyes de la antigüedad, adorados como si de dioses en la tierra se tratase, defendidos con fanatismo ciego, irracional, infernal. Son cerdos orgullosos ególatras que mienten, seducen y se convierten en reveladores de la presencia de la serpiente infernal.

 El amor a Dios fue abandonado, olvidado, negado, las almas se han entregado a la egolatría construyendo un mundo sin Dios, sin vida, sin verdad, un verdadero infierno desolado en el que la muerte es el pan diario.

 Muerte para los cuerpos, muerte para las almas, muerte para los espíritus, falta total de Espíritu-Dios-Vida-Verdad, el Santo Sacrificio fue anulado, no hay transubstanciación, entonces, veneno son las doctrinas, veneno son los actos, ceremonias, rituales, las liturgias, etc.

 No se transmite el Espíritu de Dios, sino que todo cuanto se hace viene a contribuir en el olvido de Dios, la negación de Él, la oposición a su Voluntad, de manera que a cada instante aumenta el vacío y la desolación, la muerte eterna que asola almas y mundo porque también ha penetrado en las religiones y las ha conquistado para que la transmitan.

 Es simple, para tener el Espíritu de Dios, hay que recibirlo, y se recibe el Espíritu de Dios obedeciendo-amando a Dios, si no lo aceptamos no lo recibimos, si somos rebeldes y renegados contra Él, si prescindimos de Su Revelación-Venida-Palabra Viva, no lo tenemos, y si no lo tenemos, no podemos transmitirlo.


NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...