22 de diciembre de 2013

1784.- CADA CUAL A MERCED DE SÍ



1784.- CADA CUAL A MERCED DE SÍ

 Sin aceptar a Dios queremos creer que construimos una vida y que lo que hacemos sobre la faz de la tierra es vivir la verdad es que nos estamos mintiendo-engañando porque somos cobardes hasta para aceptar la Verdad que nos daría la Libertad.

 Preferimos creer la mentira, verla, tenerla, dejar que determine nuestra vida, no hacemos un esfuerzo por buscar a Dios, por colaborar en su Revelación, por seguirlo en Su Voluntad.

 Queremos continuar con el circo, la farsa en la que nos esforzamos por convencernos de que somos dueños de eso que llamamos ‘vida’ y que no es otra cosa mas que esclavitud de las tinieblas, sometimiento a la muerte, un real olvido de Dios y negación de la Verdad.

 La Verdad es que somos caprichosos, unos rebeldes consumados y desamorados que se han vuelto obtusos y totalmente depravados, y lo mas grave de esto es que pudimos ser libres, y que también, podemos serlo ahora, pero no queremos, no queremos buscar a Dios, la Verdad, convertirnos, salir del abismo de la egolatría infernal donde nos devoramos-consumimos-deformamos-transformamos, en el que nos preparamos para toda una eternidad infeliz.

 Muy bien estamos colaborando con el adversario, satanás, pues nos olvidamos de Dios y queremos hacerlo, renegamos de Su Voluntad y deseamos que sea así, no queriendo siquiera escuchar que nos enterramos en tinieblas y entregamos a la muerte eterna.

 No solo ahora, sino para siempre estamos poniéndonos a merced de la muerte eterna como si no ocurriese nada o no fuese nada grave, el engaño lo padecemos simplemente porque anulamos lo sobrenatural y no vemos, no entendemos ni comprendemos lo que padecemos.

 Como tontos suponemos que es una cosa u otra, pero permanecemos indiferentes a la causa real de nuestro padecer, estamos ajenos de la realidad, hundidos en el abismo de mentiras que hemos construido, sepultados por la misma mentira que atesoramos.

 La mentira que atesoramos nos miente a nosotros mismos, simplemente porque es mentira, no nos va a decir la verdad a nosotros mientras que la usamos para mentir y engañar a otros.

 Lo mismo sucede con el odio, el odio que tenemos a otros, no nos va a tratar bien a nosotros, como es odio-veneno-excremento caliente, también nos maltrata y hace padecer a nosotros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...