22 de diciembre de 2013

1796.- NO DEJA ALMA SIN ATORMENTAR



1796.- NO DEJA ALMA SIN ATORMENTAR

 Envuelve a las almas el adversario con pensamientos-razonamientos diciéndoles que deben comportarse como lo sienten, cuando la realidad es que también les ha inoculado sentimientos, entonces las almas incautas y tornas, aquellas que o buscan a Dios, caen en una trampa.

 La trampa es que se dedican a sí supuestamente, cuando en realidad están dedicándose a hacer aquello que satanás quiere, lo que les hace hacer o no hacer para tenerlas como súbditas, para apropiarse de su vida y para someterlas-entregarlas a la muerte eterna.

 ‘Esta bien que hagas esto y que te dediques a vos, solo si vos lo querés ya es suficiente para que esté bien’, y pensamientos similares va sugiriendo a las almas en las que ya ha sembrado miedo, preocupación por sí.

 Es de esta manera que logra que las almas se alcen y vuelvan rebeldes, que se dediquen a hacer lo que él quiere mientras que convencidas creen que es lo que ellas quieren.

 A unas las humilla y luego les ofrece como salida que se vuelvan resentidas, odiosas, caprichosas, rebeldes y desafiantes. A otras almas las humilla, aplasta, demuele, ofreciéndoles después como salida o salvación que se dediquen a hacerse amar, adorar, ver, aceptar. A otras las humilla y denigra para después ofrecerles como salida que fantasiosos nieguen la realidad y se esfuercen por ver-creer una mentira.

 Lo grave es que las almas no saben defenderse ni les interesa aprender, entonces, continúan exponiéndose a satanás y siguen dedicándose a sí mismas, o sea, a nada, porque son nada sin Dios y terminan por convertirse en menos que nada a imagen y semejanza del adversario.

 Las almas siguen enterrándose en el mundo, dedicándose a éste, sin ver que se están enterrando en el olvido de Dios cuando mas se dedican a sí y al mundo. Enterrándose en el olvido de Dios, se están entregando a satanás y al espíritu maldito de la muerte eterna.

 Esto ocurre hasta en las religiones, entonces, las almas terminan por convertirse en fanáticas que hablan de Dios hasta el hartazgo cuando en realidad están consagradas y enterradas en el olvido y la negación de Dios resistiéndose, oponiéndose a verlo, cerrando los ojos a la Verdad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...