22 de diciembre de 2013

1799.- VERDADERO Y DEFINITIVO TEMPLO DE DIOS



1799.- VERDADERO Y DEFINITIVO TEMPLO DE DIOS

 Tres reinos componen a las personas, el corporal, el intelectual y el espiritual.

 El reino corporal es lo material, el intelectual es el alma con sus sentimientos, sentidos y potencias, y el espiritual es el amor.

 El alma es la vida, es el soplo de vida, la chispa divina que anima al cuerpo impregnándolo con su vitalidad. El espíritu es el amor que se le da a Dios, donde se forma el enlace con Él, la unión y donde Él puede descender y permanecer.

 El alma que se separa y rebela contra Dios, no genera ese espíritu de amor, permanece desligada y hundida en sí misma, no recibe a Dios, no tiene Vida Eterna, entonces, se consume a sí misma, se devora y corrompe, se degenera y se vuelve viciosa.

 Esa alma corrupta, enferma y muerta, o sea sin Dios, rebelde contra Él, pesa sobre el cuerpo, no le comunica vida porque ya no la tiene, al contrario, se la quita, saca, por ello el cuerpo se envicia, enferma y corrompe, porque comparte y expresa la podredumbre del alma.

 El alma que desea volver a la vida, debe buscar al Señor, participar de su Resurrección, unirse a Él, dejarse limpiar, liberar de los lazos del adversario, pasar por la purificación, purgación, por el purgatorio en tierra para poder entrar también en El Cielo hallándose de paso por el mundo.

 Si el alma realiza la purgación, si sigue al Señor, puede entrar en El Cielo aun estando de paso por el mundo, y es ahí que se forma un cuarto reino, El Reino de los Cielos, el Reino de Dios, que es una Presencia Habitual de Dios en ella.

 Esto es posible porque el alma va buscando a Dios todos los días y hasta en lo mas mínimo, va compartiendo su vida-paso por el mundo con Él. Ahí lo recibe, y Él va entrando, y con cada entrada la va limpiando, purificando, liberando.

 Al ir entrando por medio de una Revelación diaria, va formando su Presencia en el alma, Dios mismo permanece en ella, se asienta y la convierte en su sede, domicilio, convierte ese amor que el alma le da en un Verdadero y Definitivo Templo en el que hace reposar su Espíritu-Ser-Presencia.

 Las almas no han realizado este culto verdaderamente espiritual, no han amado a Dios de esta manera, buscándolo, recibiéndolo, siguiéndolo como el Dios Vivo Que Es, en Su Voluntad diariamente Revelada, por ello, han construido abismos y no templos.

 Las almas construyen templos en el mundo, pero ahí ya no esta Dios, simplemente porque son abismos de inmundicia, antros de perdición, bocas del infierno, centros de corrupción, conspiración, de consagración a satanás.

 Solo inmundicias hay en los templos, abominaciones, corrupciones, vicios, mentiras, son agujeros negros que corrompen a las almas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...