24 de diciembre de 2013

1802.- EL ALMA QUE AMA A DIOS…



1802.- EL ALMA QUE AMA A DIOS…

 El alma que ama verdaderamente a Dios, se dirige al Señor, a Su Hijo, al Único y Verdadero Mediador, al Que Dios Ha Dado a la humanidad, y lo busca donde Él realmente esta, donde se lo encuentra, no en la fiesta, el escándalo y las reuniones.

 ¿Dónde esta El Señor?, pende colgado de un madero, esta clavado en La Santa Cruz, y esto se debe a que se lo ha echado del mundo y de los corazones, las almas se han vuelto caprichosas, obtusas, se dedican a su orgullo engendrando amor propio, se convirtieron en egoístas consumadas y totalmente desamoradas.

 Si Jesús fuese verdaderamente amado, recibido, aceptado y tenido como El Rey Que Es, como El Señor Que Es, permanecería Resucitado en los corazones y en las almas, pero como ni en los corazones ni en las almas lo obedecen, se encuentra nuevamente colgado de un madero, clavado en La Santa Cruz.

 El alma que ama al Señor, se dirige a Él, lo abraza, lo baja de Su Altar Santísimo, besa sus heridas, llora de amor realizando tal misterio y ocupa su lugar padeciendo una Mística Crucifixión.

 El alma que no ama al Señor verdaderamente, coloca una pantalla delante de Su Altar Santísimo, se sube a un púlpito volviéndole la espalda, toma un micrófono y habla-grita de Dios desesperándose por ser vista, notada, amada, aceptada, reconocida.

 El alma que ama a Dios abraza la Revelación, porque Jesús, El Señor, Es La Revelación de Dios, Él mismo lo dijo y se encuentra escrito en el evangelio según San Juan y en el Apocalipsis.

 Abrazar la Revelación significa buscar la Revelación de Dios, buscar al Señor, querer recibir Su Palabra Viva Bajada del Cielo, la Que Es El Verdadero Alimento, es participar en la Segunda Venida del Señor.

 El alma que no a Dios verdaderamente, hace lo que quiere y luego se miente a sí misma diciendo que es lo que Dios quiere, lo que a Él le agrada, etc., mientras que realmente se halla consagrada a su abismo, a la muerte eterna, enterrada en el mundo y sumida en vicios mientras se desespera por hacerse ver, amar, reconocer, adorar, etc.

 No basta con leer, no sirve estudiar la palabra de Dios escrita, es La Palabra de Dios Viva la que se debe buscar, lo dijo San Pablo, la letra mata, el Espíritu Vivifica, hay que llegar a una comunión real con Dios donde recibirlo es constante como la rama del árbol recibe la savia vital que la vivifica y que la hace fructificar.

 No ama a Dios, no lo sirve ni lo sigue, no participa en su Revelación ni colabora en Su Venida el alma que hace lo que quiere sin levantar la cabeza, sin escuchar primero al Padre como dijo Jesús que Él mismo lo hacía antes de hablar y de hacer.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...