24 de diciembre de 2013

1803.- EGOÍSMO INFERNALMENTE CONFIRMADO



1803.- EGOÍSMO INFERNALMENTE CONFIRMADO

 El alma que pretende sustituir al Señor en el mundo sin hacerlo espiritualmente, se convierte en un anticristo. Sustituir al Señor espiritualmente es ocupar su lugar en La Santa Cruz, es buscar la Voluntad del Padre y seguirla hasta el Santo Sacrificio total de sí.

 El alma que pretende sustituir al Señor en el mundo sin amarlo hasta la negación total de sí, se alza orgullosa convirtiéndose en un horrendo anticristo, en la mas clara expresión-revelación de satanás, el maldito embustero seductor, la serpiente antigua y homicida.

 Esa alma no le presta atención al Señor por mas que habla de Él todo el tiempo, solo dice lo que dice y hace lo que hace para ser vista, mirada, adorada, para que le presten atención, la sirvan y obedezcan, no le interesa otra cosa.

 Esa alma esta totalmente preocupada por sí, simplemente porque esta vacía, desolada, porque es realmente desamorada se hunde en sí, en el abismo de su desolación buscando desesperadamente llenarse, satisfacerse, conformarse, aliviarse de los tormentos que padece en la ausencia de Dios que ha provocado al renegar de Su Voluntad.

 Esa alma es caprichosa, terca, obtusa, pero como es seductora, embustera, chanta, mentirosa, engaña y seduce a muchos, y tal es su objetivo, su ser y hacer al servicio secreto de satanás.

 El alma que ama a Dios, obedece a Dios, busca Su Voluntad, colabora en Su Revelación-Vuelta-Venida, renuncia a sí misma, se olvida de sí y se dedica a seguir al Señor en El Camino de la Revelación de Su Divina Voluntad.

 El alma hipócrita que finge amar a Dios solo para ser vista, reconocida, aceptada y tomada en cuenta en el mundo, no busca la Voluntad Divina, no la considera siquiera, o peor, dice que su voluntad rebelde, caprichosa, obtusa, terca, desamorada y orgullosa, es cosa de Dios.

 Esa alma abominable repulsiva como la serpiente misma en la que se ha convertido, se halla consagrada a satanás, practica la egolatría narcisista infernal y se ha convertido en la imagen de la bestia, su apariencia seductora para engañar al mundo, para hacer que todos adoren a la bestia.

 Adora y hace que adoren a la bestia en el sentido de que adora el olvido de Dios y la dedicación a sí mismo, la imagen-personalidad-apariencia, las vanidades, ese egoísmo infernalmente confirmado donde permanece indiferente a Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...