24 de diciembre de 2013

1814.- DIÁSPORA-DIVISIÓN-DISGREGACIÓN-SECESIÓN



1814.- DIÁSPORA-DIVISIÓN-DISGREGACIÓN-SECESIÓN

 A las almas que eligieron a Dios, a veces les toca padecer la ausencia de Dios, y lógicamente que no es por rebeldía alguna, pues lo eligieron y lo aman, es para crecer, evolucionar y perseverar.

 Las almas que no eligieron a Dios, padecen constantemente su ausencia, pero no les importa ni les interesa, y menos aun si pueden continuar depravándose, corrompiéndose, dedicándose a alimentar su ego y vicios.

 La ausencia de Dios que padecen las almas que eligieron a Dios es para crecer en el amor, para que realicen un esfuerzo por buscarlo, pero también es para generar el gran milagro.

 Este gran milagro consiste en un don conjunto de Dios y de las almas que aman a Dios hacia el resto de la humanidad. Es el bien espiritual y único que las almas verdaderamente espirituales hacen en estos tiempos por amor a Dios y al prójimo.

 Consiste en pasar-aceptar esa ausencia de Dios que no merecen para evitar que otras almas que sí la merecen, se pierdan en estos tiempos de brutales tinieblas. No merecen padecer la ausencia de Dios porque lo aman buscan y desean, pero sufriéndolo como obediencia a Dios están generando amor y están provocando Que El Dios de la Vida Vuelva a los corazones.

 Están generando-donando Vida, Verdadera Vida, Vida Eterna, espiritual aquella que es en provecho de toda la humanidad, la misma que por Justicia las almas no merecen, pero que por amor de las almas que aman a Dios y por Amor de Dios, pueden recibir.

 Esto también tiene un límite, es comparable a la Revelación-Paso del Señor por el mundo, cuando se hizo mas que evidente que era irremediable que las almas continuaran con su camino al abismo, se terminó.

 Dios concedió un plazo de gracia, un tiempo, pero cumplido y sin poder cosechar amor de los corazones, se retira dejando el mundo sumido en las tinieblas que ha preferido, elegido.

 La historia es prueba de lo que ocurre, no amerita mucha explicación, su pueblo orgulloso se autodestruyó condenándose a la diáspora eterna por haber renegado del Mesías dado por Dios.

 Esto significa que, la iglesia católica como todas las confesiones cristianas que no buscan a Dios ni lo obedecen, que solo se dedican a construir para el mundo, van camino a una irremediable partición, división, disgregación, diáspora, secesión y deportación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...