29 de diciembre de 2013

1856.- NO TIENE SOLUCIÓN



1856.- NO TIENE SOLUCIÓN

 Cuando el adversario, satanás, no puede vencernos o no se anima a enfrentarnos, nos cerca, rodea, envuelve, con el odio de muchos, a trabajando en derredor nuestro sembrando discordia y tentando a las almas para imponerles que nos odien.

 Como nadie piensa ni presta atención, como las almas son ciegas orgullosas y ambiciosas, enseguida en el abismo de sus caprichos se entregan al odio, creyéndolo justo, necesario, conveniente.

 Las almas son superficiales, tontas ambiciosas, egoístas, no les interesa mas que su satisfacción, entonces, le resulta fácil a satanás engañarlas, manipularlas, someterlas, dominarlas, puede hacer que odien a su servicio.

 De esta manera es que nos vemos rodeados, cercados y ahogados por el odio ajeno, sus acusaciones, etc., pero tales cosas no deben preocuparnos, no harán mas que lo que dios les permita.

 Tales situaciones deben hacernos reflexionar sobre el odio que nosotros tenemos, el que verdaderamente nos ahoga y sofoca, ese que, por miedo y autodefensa, generamos, provocamos, producimos.

 Ahí esta la tentación del adversario, padeciendo el odio, es muy difícil no ceder a la tentación del odio en respuesta.

 Cuando un alma odia a otra, esta escupiendo-vomitando veneno, no se ve, pero se siente, se percibe, produce efectos, es como el ácido caliente derramado en la piel.

 El ardor, la quemazón y el daño provocado, generan odio en respuesta, el mismo odio recibido entra en el alma y fermenta transformándola en portadora o generadora de odio.

 Así es como el odio se va multiplicando a medida que va infectando a las almas, a medida que las va consumiendo, deformando, transformando y deformando a imagen y semejanza de satanás.

 Es difícil, pero no se debe ceder a la tentación del odio en todo caso, hay que buscar alguna descarga a tierra, y luego, orando, implorando, pedir al Señor ser liberado, porque lo que se destruye, no se regenera.

 El odio vomitado sobre otros no tiene solución, el mismo odio ardiendo en las entrañas propias destruye y eso no tiene solución.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...