29 de diciembre de 2013

1857.- LA FE COMO REMEDIO PARA EL MIEDO



1857.- LA FE COMO REMEDIO PARA EL MIEDO

 ‘No me defiendas mas porque me van a odiar todos’, dice el alma orgullosa, miedosamente preocupada por sí misma oponiéndose a Dios y tratando de contorlarlo dominarlo y desviarlo.

 El Señor obra para defendernos de la muerte eterna, de la eterna condenación, y nosotros sobre estas cosas no sabemos, no entendemos, no comprendemos, por ello es que debemos prestar atención, seguirlo, obedecerlo, confiar.

 El problema es que no queremos confiar en Él, no queremos obedecerlo y no deseamos seguirlo, al contrario, con miedo, preocupados, nos desesperamos por prevalecer sobre Él, tratamos de controlarlo, someterlo, desviarlo, hacerlo que conforme el miedo que nos controla.

 El Señor nunca va a tomar en cuenta o conformar a nuestro miedo, porque es efecto del orgullo, es producto del desamor, al contrario, va a conducirnos a que enfrentemos ese miedo y a enseñarnos que lo hagamos por amor a Él, que es donde podemos vencerlo verdadera y definitivamente.

 De la mano del Señor debemos caminar por El Camino Que el Padre nos Ha Predestinado, solo el Señor puede Guiarnos. Debemos vencer el miedo y desterrar la inútil preocupación por sí mismo, porque ahí se generan dudas y estas solo alimentan al miedo, de manera que, a cada instante, somos mas y mas esclavos.

 Nos hace falta una verdadera fe, pero no queremos tenerla, no deseamos obedecer a Dios, seguir al Señor, pretendemos continuar guiándonos por cuenta propia y haciendo lo que se nos ocurre fingiendo que por ello somos libres, negando la realidad mas que evidente de que estamos controlados por el miedo, por esa preocupación por sí o instinto de conservación.

 Tenemos que aprender a prestar atención al Señor y a confía en Él, especialmente donde no entendemos, porque Dios ve y sabe lo que hace, sabe el porqué de cada acto u omisión, con el tiempo también comprenderemos.

 Debemos dejar que Él nos tome y querer permanecer unidos a Él perseverando en el camino por el que nos lleva, no oponiéndole resistencia, no discutiendo, no cuestionando, porque tales cosas solo expresan la desconfianza y el miedo de los que no desean creer.

 Es lógico, debemos pedirle al Señor que nos abra el entendimiento para comprender, pero tal cosa sucede cuando y como Dios quiere, mientras tanto, solo guiados por la fe debemos continuar caminando.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...