30 de diciembre de 2013

1866.- LO QUE HAY QUE ABANDONAR



1866.- LO QUE HAY QUE ABANDONAR

 Vemos selectivamente, en forma parcial, vemos lo que queremos ver, entonces, no vemos en realidad, estamos completamente ciegos, el miedo nos tiene dominados, controlados, sometidos y esclavizados.

 Nos ahogamos en la preocupación por nosotros mismos, no sabemos ni queremos hacer otra cosa mas que pensar en nosotros siempre, y luego, nos dedicamos a tratar de imperar, prevalecer, ganar, imponernos, hacernos adorar.

 Vivimos-padecemos el delirio de los líderes tiranos, esos que se alzan haciéndose adorar creyéndose dioses y esforzándose en cuidar las apariencias para parecer tales, rindiendo de esta manera un culto idolátrico e inútil a la personalidad volviéndonos ególatras narcisistas que sucumben en el terror de la excesiva preocupación por sí mismo.

 Terminamos por volvernos paranoicos, el miedo crece en nosotros, el vacío, la ausencia de Dios avanza, las tinieblas nos cercan-ahogan-dominan-controlan, entonces, enloquecemos tratando de huir de fantasmas, espectros.

 Puede el adversario controlarnos, someternos y enloquecernos porque continuamos encerrados-enterrados en nosotros mismos, porque estamos bajo tierra, es decir, hundidos en el sepulcro de egolatría.

 Tenemos que salir de su alcance, dejar de preocuparnos inútilmente por nosotros mismos y comenzar a obedecer a Dios, a seguir al Señor, a dejar Que Él nos Guíe, porque para eso ha venido.

 Debemos abandonar el corsés de lo viejo y conocido, lo antiguo que se ha vuelto cómodo por la constante repetición y habitualidad en ello durante años, debemos aprender a mirar al Señor, a buscar Su Revelación, porque ahí es donde Él Vuelve.

 Si impedimos Su Revelación, nos oponemos a Su Vuelta-Venida, entonces, quedamos sin Dios, y como fingimos que lo tenemos, nos convertimos en hipócritas ególatras infernales que no hacen mas que obsesionarse consigo mismos.

 Lo viejo y conocido a lo que estamos habituados es el preocuparnos por nosotros mismos, el valernos por cuenta propia, el pensar obsesivamente por nosotros mismos mientras que fingimos amar a Dios.

 Lo viejo y conocido que debemos abandonar es ese constante prescindir de Dios mientras que fingimos amarlo, cosa que se nota y hace evidente en que impedimos su Revelación.

 Lo viejo y conocido que debemos abandonar es ese pretender tener el control siempre, el querer creer que todo depende de nosotros, porque ahí es donde impedimos Que Viva El Señor, Que Él Sea Dios.

Leer:







Revelación pública y privada:

¿Por qué no Vuelve El Señor?




1.2. LA RESURRECCIÓN DE LAS ALMAS:


YA HA PASADO EL SEÑOR:

EL ÚNICO MEDIADOR:

LA AUTORIDAD DEL ESPÍRITU:

LA BENDICIÓN DE DIOS:

satanás SE HALLA EN ELLA COMO REY:

NO HAY OTRO CAMINO PARA ENTRAR EN EL REINO DE LOS CIELOS:
http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2013/12/1663-no-hay-otro-camino-para-entrar-en.html

CONSIDERAR DONDE ESTÁ CADA UNO:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...