20 de enero de 2014

2025.- ¿QUÉ PADECEN LAS ALMAS EGOÍSTAS E INCONVERSAS?



2025.- ¿QUÉ PADECEN LAS ALMAS EGOÍSTAS E INCONVERSAS?

 Todos queremos imponernos, prevalecer, hacernos obedecer, y es que estamos buscando aceptación, reconocimiento, no queriendo dar opción, es decir, negando la posibilidad de que nos puedan rechazar, repudiar, no aceptar, etc.

 El querer imponerse es querer asegurarse no ser rechazado, despreciado, menospreciado, etc., demostrando así el miedo, el predominio e la preocupación por sí, el imperio del orgullo, el reinado del egoísmo en el interior.

 El miedo predomina, reina, impera, se impone a las almas, y éstas, sufriendo, llegando incluso al pánico, perdiendo la apreciación de la realidad, buscan fuera de si, llenas de angustia, desesperación y movidas por la ansiedad, prevalecer, imponerse, someter, vencer.

 De esta manera es que se vuelven dominantes, presuntuosas, quieren ganar siempre, no aceptan retroceder, jamás renuncian, no dan lo que piden, o sea, no aceptan a nadie.

 Se quejan de ser despreciadas, rechazadas, etc., se creen justificadas para odiar, pero están cosechando lo que han sembrado, nunca aceptan, nunca ceden, siempre quieren ganar, mandar, imperar, imponerse, vencer, prevalecer.

 El orgullo miedoso, el egoísmo fanático, esa lealtad a sí mismo enfermizo es lo que mueve a las almas y las arrastra a querer imponerse, vencer y prevalecer siempre.

 Las almas por miedo, preocupadas por sí, dominadas por la preocupación que las desbasta interiormente, llegan a desesperarse, la ansiedad también las atormenta y consume, entonces, salen a tratar de apagar las llamas en las que arden.

 Creen que obteniendo adoración, logrando imponerse, hallando aceptación, ser toadas en cuenta, etc., les producirá el alivio ansiado, andando así como por un desierto sedientas exigiendo lo que no dieron ni dan, enojándose si no lo reciben y olvidándose de la ley mas simple y coherente, se cosecha la siembra.

 No en vano El Señor mencionó la parábola de las diez vírgenes, cinco prudentes y cinco necias, tenía en cuenta estos tiempos donde las necias reclaman a las prudentes odiándolas en vez de aceptar su error y reconocer que fueron perezosas cómodas e indiferentes incluso a su propio bien.

 Es mas fácil odiar, acusar, quejarse, querer creer y hacer creer que la culpa esta en otro, que renunciar al propio orgullo, pero la verdad no cambia, y así es que las almas egoístas e inconversas, padecen el vacío y la gran desolación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...