28 de enero de 2014

2075.- ENCERRADOS EN SÍ MINTIÉNDOSE



2075.- ENCERRADOS EN SÍ MINTIÉNDOSE

 Cuanto mas miedo una persona tiene, mas se encierra en sí misma, mas se hunde, retrae y oculta, se evade, esconde y niega.

 Como nadie puede aislarse por completo del mundo, una persona dominada por el miedo inventa una imagen, se da una personalidad, se presenta como algo reconocible, adorable, ideal, suplicando ser aceptada, demandando no ser rechazada.

 Es una autodefensa, algo instintivo, una reacción inconsciente, incluso la persona se miente y convence de que obra bien, que no tiene miedo, pero es rígida, severa, dominante, controlante, suprime, oprime, reprime, demostrando de esta manera que tiene miedo.

 El miedo es la preocupación por sí, es algo que todos tenemos, y que padecen especialmente quienes niegan tenerlo. Es un instinto, algo que esta en nosotros por naturaleza, es el mismo instinto de conservación.

 Comprender acá la razón por la que, si no evolucionamos, si no maduramos o no crecemos, el miedo nos inunda, domina, nimba, somete, aplasta, acaba prevaleciendo sobre nosotros.

 El predominio del miedo nos reduce a un círculo vicioso y arrastra a un estado de alteración continua, acabando siendo esclavos de ese miedo que alimentamos, que crece, que fomentamos y que nos inunda, ahoga, sepulta. Ahí la histeria y la desesperación hacen estragos y el alma queda postrada en tinieblas vuelta ella misma unas tinieblas insoportables.

 Las personas viven prisioneras en sí mismas, sepultadas en su propia vida, esclavas de su imagen, dedicadas o consagradas a hacerse amar, adorar, ver, reconocer, aceptar, etc.

 Esto las convierte en egoístas consumadas, incluso cuando dicen que aman no lo hacen porque el vacío interior las obliga a anteponerse, se alza su ‘yo’ celoso diciendo, reclamando y exigiendo, ‘¿Y yo?’.

 El obstáculo está adentro, la traba es nuestra, es el cúmulo de orgullo-amor propio que llevamos dentro que se nos opone e impone reclamando que le prestemos atención y que no dejemos de hacerlo.

 Mientras no purguemos ese orgullo-amor propio-deseo miedoso de adoración, no seremos libres, creeremos serlo solo porque nos comportamos caprichosamente, pero no lo seremos porque estaremos enterrados en nosotros mismos y perdidos en tinieblas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...