28 de enero de 2014

2077.- TROPEZAR CON LA PROPIA TORPEZA



2077.- TROPEZAR CON LA PROPIA TORPEZA

 Problemas, dificultades, contratiempos, desgracias, todos padecemos y a diario, la cuestión es que no nos servimos de tales cosas como de pedestales para apoyarnos y dirigirnos a Dios.

 Obramos al revés, quedamos atrapados con eso, perdidos en nosotros mismos, naufragando en el miedo, bebiendo preocupación, angustiándonos, lamentándonos y preocupándonos hasta la locura.

 En vez de seguir por el camino de la autodestrucción, debemos hacer un esfuerzo por elevar la mirada, por buscar a Dios, por confiar en Él. Un sacrificio real de confianza nos hace falta, un dejar de preocuparnos siempre por nosotros porque ahí es que nos hundimos, ahogamos, perdemos.

 El problema es que no queremos dejar de mirarnos, de pensar en nosotros, de preocuparnos inútilmente, entonces, continuamos generando miedo, angustia, vacío y desolación, o sea, ausencia de Dios.

 Naufragamos en la misma nada que construimos o generamos al renegar de Dios, al prescindir de Él, al suponer soberbia y orgullosamente que podemos ser sin Dios. Podemos existir, pero existir no es ser.

 Dios Es, Él Es por Él mismo, nosotros existimos pero no somos, solo llegamos a ser participando en El Ser Divino, hallándonos en comunión con Dios y dejándolo a Él Ser en nosotros y Hacer en el mundo por medio nuestro.

 Aunque digamos tener buena voluntad, aunque queramos creer que obramos bien, vamos a continuar naufragando, ahogándonos, sumergiéndonos y perdiéndonos en nosotros mismos, en la misma nada orgullosa y miserable, porque es así como veremos la realidad, aquello que nos negamos a ver.

 Vamos a continuar tropezando con la propia torpeza, padeciendo los límites del propio ser desamorado, vicioso y corrupto, porque es de esta manera como conoceremos que no somos los dioses que decimos y que queremos creer así como, hacer creer.

 Por mas que queramos obrar bien, se impone, opone y antepone lo que en nuestro ser se ha generado durante años, de manera que terminamos hundiéndonos, nos echamos atrás y nos perdemos no pudiendo confiar, no pudiendo seguir al Señor, o peor, suponiendo que lo hacemos cuando la realidad es que no porque no lo obedecemos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

GRAN AVISO, APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES

GRAN AVISO , APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES 1.- Para meditar: En el domingo de la Santísima Trinidad , Argentina ...