28 de enero de 2014

2080.- DIEZ SECRETOS DE LA PACIENCIA



2080.- DIEZ SECRETOS DE LA PACIENCIA

1.- El tiempo es para tener paciencia, para prender a esperar a Dios y en Dios, para perseverar en el camino a contra gusto, venciéndonos a nosotros mismos, realizando un verdadero esfuerzo y sacrificio para Que Se Haga-Reine-Triunfe la Voluntad de Dios.

2.- Como no tenemos fe y tenemos miedo, el tiempo nos desespera, queremos vencer a Dios, imponérnosle, tratamos de prevalecer sobre Él aun diciendo que tenemos fe, porque no lo dejamos hacer Su Voluntad ni colaboramos en Que la Haga.

3.- El paso del tiempo es necesario para ser purificados, limpiados, corregidos, rectificados y encaminados, no es pérdida de tiempo darle tiempo a Dios, al contrario, es el tiempo mejor invertido.

4.- Aprender a renunciar a sí mismo teniéndole paciencia a Dios, es un sacrificio real de sí mismo, es donde nos vencemos como lo pidió El Señor para poder seguirlo verdaderamente.

5.- Las almas orgullosas son incapaces de confiar en Dios, mucho menos pueden tenerle paciencia y aprender a esperar, se desesperan, quieren ganarle, tratan de vencerlo, y al final, acaban por prescindir de Él.

 De esta manera es como se pierden en el abismo de orgullo y amor propio cuando debían aprovechar para dejar el sepulcro.

6.- La paciencia para con Dios, es verdadero amor a Dios, es real adoración, es el camino de purificación, crecimiento y maduración en el que Dios nos perfecciona, corrige, libera y toma como verdaderos hijos suyos.

7.- La paciencia para con Dios es el martirio de estos tiempos donde el alma sufre por amor a Dios a manos del mundo, del demonio, de los vicios e incluso de sí misma porque arde en su interior el deseo miedoso de hacerse obedecer mientras se esfuerza y sacrifica por obedecer a Dios.

8.- Las almas orgullosas se pierden en tinieblas, naufragan en estos tiempos, son derrotadas porque se entregan descontroladamente a satisfacer su ego y acaban por negar a Dios completamente.

9.- De esta manera es que acaban por hundirse en sí mismas, privarse de dios ahora y para siempre, y terminan por no solo exponerse a sus enemigos espirituales que quieren destrozarlas, sino por colaborar con éstos persiguiendo su propio mal.

10.- Finalmente, el alma que no tiene paciencia a Dios, no se la tiene a sí misma, ni se la tiene a otros, ardiendo desesperada, perdiendo la paz, porque no ha aprendido la ciencia de la paz, la paz-ciencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

GRAN AVISO, APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES

GRAN AVISO , APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES 1.- Para meditar: En el domingo de la Santísima Trinidad , Argentina ...