28 de enero de 2014

2084.- ¿CÓMO NOS APARTA DE DIOS?



2084.- ¿CÓMO NOS APARTA DE DIOS?

 Tropezando, mordiendo el polvo, conociendo la dureza encamino, no nos doblegamos, mucho menos nos rendimos, y encima, nos sentimos orgullosos de eso, de continuar prescindiendo de Dios, renegando de Él.

 No queremos admitir la necesidad grande y real que de Dios tenemos, preferimos continuar mintiéndonos a nosotros mismos, queremos seguir engañándonos, dejando a salvo el orgullo.

 Estamos atados a nosotros mismos, somos mas que mezquinos y miserables, pero en el fondo, somos miedosos, por ellos nos negamos a Dios, prescindimos de Él y no queremos dejarlo en libertad.

 Nos ahogamos con los propios caprichos, con la desconfianza de la que estamos orgullosos, nos estamos arruinando y hasta pudriendo en vida, pero, comprobando tal autodestrucción, no la queremos admitir.

 No queremos recurrir a Dios, dejamos que el adversario nos tenga sometidos, postrados, atrapados en el miedo, le permitimos que nos mienta y engañe sembrando aun mas desconfianza de Dios y provocando por ello mas miedo y preocupación.

 Si logra meter una duda, si logra infundirse él, meter cizaña, logra que nos retraigamos-encerremos en nosotros dominados por el miedo, suponiendo que prescindir de Dios o rechazarlo, es defenderse o buscar seguridad.

 Ver ahí la trampa infernal, notar que consigue que nos apartemos de Dios, que desconfiemos de Él y que ciegamente creamos que es seguro desconfiar, o que es defensa, protección, etc.

 Justamente, cuando prescindimos de Dios y nos apartamos de Él, nos llenamos de vacío y desolación, surgen las tinieblas, conocemos los tormentos y es donde lógicamente va a fermentarse el miedo, donde va a surgir la preocupación por sí mismo.

 Al miedo tenemos que vencerlo como a la peste maldita que es, y esto lo logramos buscando la unión con Dios, renunciando a nosotros mismos, diciendo simplemente “Que Se Haga Tu Voluntad, Señor”, y no solo de palabras, sino colaborando para Que Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...