28 de enero de 2014

2085.- ¿SOMETIDO Y A NUESTRA DISPOSICIÓN?



2085.- ¿SOMETIDO Y A NUESTRA DISPOSICIÓN?

 Queremos creer que tenemos confianza, pero en el fondo, tenemos miedo, y esta es la cuestión, por orgullo no admitimos tener miedo, no lo reconocemos, de manera quedamos buscando la forma de demostrar todo lo contrario.

 Queremos engañarnos a nosotros mismos y también a otros, nos hacemos esclavos-cómplices de la mentira, porque instintiva y tontamente defendemos el orgullo no viendo que nos sometemos a satanás volviéndonos dependientes de su maldito veneno, la droga.

 Llegamos a convertirnos en embusteros, chantas, farsantes, hipócritas, etc., y esto es porque no nos amamos verdaderamente, porque no dudamos en mentirnos, engañarnos a nosotros mismos.

 Si no tenemos la decencia de buscar la verdad por nuestro propio bien, ¿Qué sigue?, una infamia, una abominación, el camino es de degradación y corrupción, porque si no tenemos reparo alguno y nos mentimos a nosotros mismos, somos capaces de hacer cualquier cosa.

 Así es como se forjan rebeldes hijos de satanás en el mundo, de esta manera es que el adversario cosecha miles de seguidores, adeptos-adictos que cobardemente niegan la verdad esforzándose por decir mentiras.

 No confiamos en Dios porque no lo dejamos libre, porque no le permitimos que haga en y de nosotros lo que se le ocurra, porque constantemente estamos tratando de dominarlo, someterlo, vencerlo, incluso diciendo que tenemos fe.

 La realidad es que soberbiamente jugamos con fuego, estamos oponiéndonos al bien Que Dios Quiere Hacernos, no le permitimos que nos haga crecer, madurar y avanzar en espiritualidad, nos conformamos en la mediocridad, nos postramos en la comodidad, y encima, nos mentimos a nosotros mismos.

 No nos dejamos tomar de la mano por Dios, no le permitimos que nos lleve a donde quiera y por el camino que Él quiera, al contrario, queremos imponerle que nos obedezca, que Él nos haga caso a nosotros.

 Ahí es donde forjamos la fantasía de que Dios nos responde o que se somete, no viendo que es de esta manera que le hacemos lugar al adversario para que se haga pasar por Dios y nos conduzca al abismo.

 Si no empezamos a buscar la Voluntad de Dios y a esforzarnos por obedecerlo y responderle nosotros, vamos a quedar irremediablemente postrados en el abismo y encerrados en el delirio de creer que lo tenemos sometido y a nuestra disposición.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...