30 de enero de 2014

2096.- LO QUE PUEDA HACER EL ENEMIGO (satanás), DEPENDE DE NOSOTROS



2096.- LO QUE PUEDA HACER EL ENEMIGO (satanás), DEPENDE DE NOSOTROS

 De una manera o de otra busca el adversario enloquecernos, por ello es que nos acusa constantemente, nos persigue y no deja de atormentarnos.

 Puede castigarnos físicamente, también puede hacerlo psicológicamente, y por supuesto, también lo hace espiritualmente, así como también, en los tres reinos a la vez.

 Su intención siempre es enloquecernos, lograr perturbarnos, infundir miedo para que acabemos en histeria, no sin antes haber pasado por desesperación y angustia.

 Que logre lo que quiere, que obtenga lo que busca, que acceda a lo que desea, depende de nosotros. Depende de nosotros en el sentido de que debemos impedírselo, tenemos que vencerlo, humillarlo y echarlo.

 Impedimos a satanás que obtenga lo que quiere levantando la cabeza, dirigiéndonos a Dios, buscándolo confiada y perseverantemente, renunciando a la propia voluntad, colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe la Voluntad de Dios en nuestra vida.

 Si no hacemos el esfuerzo por abandonar falsas seguridades, por vencer el manto de neblinas, ese miedo, esa orgullosa y egoísta preocupación y dedicación a sí mismo, vamos a continuar postrados en el abismo y va a poder el adversario continuar sometiéndonos, asustándonos, perturbándonos, ahogándonos con sus mentiras para atormentarnos impunemente ahora y para siempre.

 Siempre lo que pueda hacer el adversario depende de nosotros, de que le pongamos límites, de que queramos salir de nuestra comodidad e indiferencia. A nosotros nos corresponde buscar a dios, renunciar a nosotros mismos y comenzar a colaborar en el bien que Dios quiere hacernos.

 Si no buscamos al Señor, si no favorecemos la Revelación, nos caemos yacemos en el abismo del olvido y de la negación de Dios, terminamos derrotados y hundidos como todos los orgullosos.

 Podremos alcanzar lo que queremos, pero a Dios no lo veremos porque no hemos salido del sepulcro, no hemos abandonado el abismo de egolatría, narcisismo, egoísmo, etc.

 Derrotar al adversario es derrotar la mentira, es liberarse de su engaño, es llegar a amar a Dios, a confiar en Él venciendo el miedo y desterrando la preocupación por sí mismo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...