31 de enero de 2014

2108.- NO HACE FALTA EXPLICAR COMO VA A TERMINAR TODO



2108.- NO HACE FALTA EXPLICAR COMO VA A TERMINAR TODO

 Queremos aceptación, reconocimiento, para nuestro orgullo, o sea, para el cúmulo de amor propio, para ese abismo donde negamos a Dios adorándonos a nosotros mismos, un verdadero agujero negro.

 Estamos satisfechos de la imagen-apariencia que nos damos, de la personalidad que nos forjamos, y luego, buscamos adoración, gloria, reconocimiento, aceptación, no viendo que nos convertimos en ególatras hijos de satanás solo preocupados por sí mismos y completamente olvidados de dios.

 Esto ocurre o sucede incluso en religión, es mas, es gravísimo que en religión ocurra porque es ahí donde se deberían combatir tales vicios y perversiones, sin embargo, se ha generalizado y ya es muy difícil, sino imposible, hallar el buen Espíritu, encontrar a Dios.

 Cada cual atiende su juego, cada uno piensa solo y siempre en sí mismo, las almas se dedican a forjar una imagen, a construir una apariencia, a hacerse amar, adorar, ver, reconocer.

 Las almas están egoístamente dedicadas a sí mismas. Dedicación es consagración, entonces, se han consagrado a sí mismas a la destrucción, a la autodestrucción, porque se hunden en el abismo de su olvido y negación de Dios.

 Peor es la situación cuando fingen amar a Dios, porque no lo hacen en verdad, porque están desesperadas por ser vistas, amadas, reconocidas, adoradas y arrastran tras de si a otras almas por las que fingen también interesarse, aquellas a las que dicen dedicarse.

 La hipocresía desamorada y orgullosa de estos tiempos es tal que ya se ha borrado la noción de Verdad, lo que ha motivado que la corrupción llegue a extremos tales que las almas deliran de orgullo y soberbia quedando totalmente ajenas de la realidad, encerradas en delirios, perdidas en tinieblas.

 Las almas se han consagrado a sí mismas a la autodestrucción, y en este camino de egolatría narcisista desamorada e infernal, han consagrado también toda la creación a la destrucción, o sea, a satanás.

 Se le ha dado lugar al adversario y no a Dios, se ha desatado a aquel que deberíamos haber vencido humillado, derrotado y desterrado, atándose en su lugar a Dios, ¿No es esto una verdadera incoherencia?, sin embargo, las almas continúan dando vueltas por el mundo enviciándose y corrompiéndose hasta pudrirse en vida y llegar a convertirse en irreconocibles, tanto como demonios.

 Deberíamos haber renunciado a la propia voluntad y elegido la Voluntad Divina, deberíamos habernos dejado Crucificar por Dios liberándolo a Él, pero renegamos de Dios, nos apartamos de Su Voluntad y con esto, hemos liberado a satanás, no hace falta explicar mucho como va a terminar todo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...