31 de enero de 2014

2109.- REBELDÍA CONSUMADA



2109.- REBELDÍA CONSUMADA

 Dios sabe lo que nos conviene y lo que no simplemente porque Es Dios y porque nos conoce, somos nosotros los que debemos aprender a conocernos escuchándolo, prestándole atención y aceptando la Verdad.

 El problema es que no lo queremos escuchar, no deseamos aprender, solo miramos lo que queremos y caprichosamente nos dedicamos a obtenerlo sin importarnos nada mas que eso.

 Nos falta un poquito de humildad, nos convencemos de que lo que ambicionamos, queremos o deseamos se nos debe, nos corresponde, entonces, hacemos cualquier cosa por conseguirlo.

 Dios mira mas allá, ve el interior, mira nuestro estado y por ello considera que es lo que nos conviene mas allá de lo que queremos, deseamos o buscamos. Ahí es donde somos corregidos por Dios y es ahí donde podemos aprender la Verdad.

 La cuestión es que no queremos, entonces, nos volvemos consumadamente rebeldes y nos damos a caprichos, ambiciones, buscamos la manera de concretar nuestra voluntad con orgullo y maldad, contra todo y contra todos.

 Ahí es donde terminamos de consumar la rebeldía, donde acabamos de prescindir de Dios y donde nos enterramos en nosotros mismos volviéndonos demonios, es decir, seres sin Dios, ególatras viciosos desamorados orgullosos entregados a su ambición y desesperados por obtener satisfacción.

 Así es como nos convertimos en anticristos, porque creemos que nos salvamos dedicándonos a consumar ambiciones, concretar la voluntad propia, satisfacer deseos, etc., no queriendo entender que es de esta manera como estamos volviéndonos rebeldes contra Dios.

 No vemos ni queremos ver que nos volvemos caprichosos, que nos esforzamos por cerrarnos a la Verdad, que si Dios pone límites o permite lo que no nos agrada es porque esta buscando otra cosa.

 En vez de aceptar la corrección de Dios nos dedicamos a renegar de Él, nos aliamos a satanás y terminamos siendo rebeldes orgullosos consumados que se desesperan por conseguir una satisfacción o saciedad que no hallarán nuca.

 Como no queremos desistir de ambiciones, caprichos, rebeldías, deseos de satisfacción, etc., terminamos por prescindir de Dios, simplemente porque son dos extremos opuestos.

 Podemos renunciar a nosotros mismos, aprender a esperar el momento indicado, aprender a recibir de Dios lo que Él quiere darnos primero, y luego lo otro cuando sea el momento.

 Podemos aprender a dejarnos limpiar, purificar y corregir por Dios, pero no nos interesa, nos hemos vuelto tercos, obtusos, desamorados orgullosos y ambiciosos, entonces, tendremos lo que merecemos, tendremos al anticristo con nosotros en el lugar de Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

GRAN AVISO, APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES

GRAN AVISO , APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES 1.- Para meditar: En el domingo de la Santísima Trinidad , Argentina ...