16 de febrero de 2014

2116.- NO ES POSIBLE SI NO BUSCAMOS A DIOS



2116.- NO ES POSIBLE SI NO BUSCAMOS A DIOS

 Quiere creer la mentira el adversario, satanás, y esto es porque es un maldito caprichoso que se resistió y resistirá eternamente a aceptar la Verdad, él quiere que sus delirios e imaginaciones, alienaciones y divagues, sean la verdad, pero no porque lo quiera pasan a serlo.

 Su esfuerzo enfermizo es por mentirse a él mismo, y trata de convencernos a nosotros porque así supone que su mentira pasa a ser verdad, de manera que el infeliz es esclavo de la mentira, porque anda suplicando, mendigando y exigiendo que su mentira sea creída.

 Un pobre diablo, un demente, un infeliz delirante que se esfuerza por convencerse de las mentiras que desea creer.

 Para no quedar enredados en sus mentiras, no tenemos que ser cómplices, no debe haber mentiras en nosotros, tenemos que ser santos, puros, irreprochables, pero, como no lo somos, es hora de esforzarse por remediarlo, de lo contrario somos y seremos esclavos del adversario.

 Podemos ser libres, podemos hacer un esfuerzo por vencernos, por desterrar la mentira y vencerla, pero como es un gran sacrificio y no estamos acostumbrados a eso, no lo hacemos ni nos interesa, preferimos como satanás, mentirnos.

 Nos mentimos, evadiéndonos, escondiéndonos, alejándonos de la realidad que no controlamos, que no dominamos, en la que no prevalecemos, inventamos una que sí dominamos y ahí nos refugiamos mintiéndonos, engañándonos, evadiéndonos.

 La realidad que inventamos es una fantasía, real evasión, una alienación, es lo que nos vuelve delirantes, pero también lo que nos hace esclavos y nos mantiene sometidos y rendidos.

 Estamos esclavizados por el miedo que no vemos y que decimos que no tenemos, ese del que fingimos que huimos cuando inventamos la realidad que deseamos ver. Ahí solo estamos negando, nos mentimos y tratamos de convenirnos de que no existe, pero no por ello va a dejar de estar ahí.

 Mientras nos encerremos en nosotros mismos prescindiendo de Dios, vamos a continuar hundiéndonos en el abismo y por ello, vamos a seguir percibiendo miedo, porque es como la humedad que hay en un pozo, el miedo son las tinieblas.

 El miedo hay que vencerlo, y como es un espíritu, hay que purgarlo, extirparlo desterrarlo, cosa que no ocurre y no es posible si no buscamos a Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...