16 de febrero de 2014

2117.- LOS TORMENTOS SON POR UN TIEMPO



2117.- LOS TORMENTOS SON POR UN TIEMPO

 Mientras continuemos hundiéndonos, sumergiéndonos y enterrándonos en nosotros mismos, vamos a seguir teniendo miedo, no vamos a conocer paz alguna. Dios quiere liberarnos, pero no puede mientras no queramos ser libres verdaderamente.

 Es humano tener miedo, es normal, común, real, inevitable, esta en nosotros, es el mismo instinto de conservación, por ello lo tenemos y lo vamos a tener. Lo que hay que hacer es vencerlo y ubicarlo, ordenarlo y dominarlo, porque si no lo sometemos, nos somete y esclaviza.

 Sabe el adversario por experiencia que el miedo en nosotros todo lo puede, por ello es que lo fomenta, busca infundírnoslo, provocarlo, etc., dado que, al estar ahogados en nosotros mismos y cercados por el miedo, creemos cualquier cosa.

 Al creer cualquier cosa, obramos de cualquier manera y ahí es donde nos va manipulando y termina disponiendo de nuestra vida, llega a ponernos a su disposición.

 Conoce y comprende el miedo que tenemos, por ello aprovecha para sugerirnos pensamientos, incluso puede generar imágenes en el entendimiento haciéndonos ver como espectros, fantasmas o representaciones grotescas de lo que nos preocupa.

 Quiere asustarnos mucho, porque así genera presión, logra que lleguemos a colapsar de nervios y caigamos en una histeria insoportable, irreflexiva, delirante, en la que vamos a terminar por obrar impulsiva y descontroladamente.

 No se puede evitar semejantes vejaciones infernales, es un tormento que se debe pasar, aguantar, soportar, pero no por ello debemos dejar de rezar, al contrario, con mas fuerza y determinación debemos hacer oración.

 Los tormentos del adversario son un tiempo, y si bien, mientras que los padecemos parecen eternos, no lo son ni lo serán, salvo que nos dejemos postrar para siempre en el infierno del olvido y la negación de Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...