19 de febrero de 2014

2143.- FALTA VOLUNTAD, FALTA DECISIÓN, FALTA FUERZA



2143.- FALTA VOLUNTAD, FALTA DECISIÓN, FALTA FUERZA

 Las almas orgullosas y desamoradas, dedicadas a sí mismas, empeñadas en adorarse y hacerse adorar, no solo se dedican a perder tiempo en el mundo, sino que entorpecen todo y hacen que otros pierdan el tiempo también.

 Solo se preocupan por tener el control, mantener el poder, no les interesa otra cosa, su interés es ese y su dedicación es esa por lo que, evidentemente, no hacen nada bueno o útil, y con el correr del tiempo todo cuanto hacen es perjudicial no solo para sí, sino para otros.

 Permanecen alienadas, ajenas a la realidad, encerradas en sus delirios y dedicadas a satisfacer sus caprichos, ambiciones, vicios, perversiones, depravaciones, mientras que se esfuerzan por creer y hacer creer la mentira de que son grandes, importantes, admirables, etc.

 En principio tales abominaciones no se notan, pero con el correr del tiempo son tan exageradas, groseras y degeneradas que terminan por volverse mas que evidentes. Eso hace que quienes en principio se dejaron engañar, se desengañen y quieran ser libres del acoso y del peso de semejantes almas que son como zánganos, pero espirituales.

 Mientras dura el engaño, las almas oprimidas no solo no quieren ser libres, sino que hasta adoran, defienden, protegen y socorren a quienes las someten, dominan, controlan y se aprovechan de ellas.

 Creen el engaño y se sienten falsamente seguras con su dominador, son sentimentalistas infantiles que merecen la dominación y el sometimiento que padecen.

 Con el correr del tiempo algunas se desengañan, abren los ojos, abandonan su fanatismo y dejan de adorar a su controlante, dejan de entregarle ciega e inútilmente la vida pero no son muchas las que abren los ojos.

 El mismo miedo hace que las almas engañadas, dominadas, controladas y sometidas no quieran ver la verdad, no se animen siquiera a ser libres, entonces, satanás reina, prevalece y se impone en esas almas pusilánimes que se dedican a mentirse, engañarse y esforzarse por convencerse de que no ven lo que están viendo.

 Mientras no haya un verdadero, fuerte, constante, decidido deseo de ser libres, las almas no podrán serlo, porque no son capaces de sortear los obstáculos para llegar a serlo, no son capaces de vencer a los enemigos espirituales, sus trampas, engaños e imposiciones violentas y despiadadas.

 Si falta decisión, carecemos de voluntad, entonces, no tenemos la fortaleza necesaria para modificar una situación que nos oprime, esclaviza, somete, humilla, sea cual sea la relación humana de la que se trate.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...