19 de febrero de 2014

2145.- REDUCIÉNDOLAS A LA SERVIDUMBRE



2145.- REDUCIÉNDOLAS A LA SERVIDUMBRE

 Dominados, controlados y sometidos por el miedo, nos oponemos al bien que Dios quiere hacernos, le atamos las manos al Señor y le impedimos Que Pase por medio nuestro y entre nosotros.

 Le ponemos límites, le obstaculizamos el paso, no le damos permiso real para entrar, nos sentimos fuertes, falsamente seguros, no viendo que mantenemos o sostenemos el engaño mismo que nos esta matando.

 Nos oponemos a Su Paso Libertador porque queremos creer que conservamos el control, que tenemos el poder, que todo debe ser como se nos ocurre no prestando atención ni a la procedencia de esos pensamientos.

 Advertir que el enemigo, satanás, sugiere pensamientos e inocula sentimientos para confundirnos, incluso hasta se hace pasar por El Señor, pero su finalidad es siempre la misma, endurecernos en el orgullo, llenarnos de caprichos y hacer que reneguemos de Su Voluntad, que nos opongamos al bien que quiere y puede hacernos.

 Si no abrimos los ojos, si no hacemos un esfuerzo por buscar la Verdad, la Palabra de Dios, vamos a terminar defendiendo la postura del adversario, satanás, vamos a terminar a su disposición enterrándonos en nosotros mismos y defendiendo la dominación, la esclavitud del miedo.

 Abriendo los ojos y comprendiendo que somos esclavos en el mundo, que no existe real libertad, podemos comprender que somos aun mas esclavos en el espíritu, y desgraciadamente ahí no nos interesa adquirir libertad, al contrario, continuamos siendo cómplices del opresor, satanás.

 Somos cómplices de satanás en la dominación oculta, disimulada y perversa que nos realiza porque nos resistimos a ver la verdad, nos oponemos a comprender la realidad, porque somos orgullosos ególatras desamorados y deseamos continuar siéndolo.

 Postrados interiormente en tinieblas, exteriormente estamos sometidos al imperio satánico que prevalece en el mundo, aquel que su linaje inmundo y repulsivo ha construido para someter a las naciones reduciéndolas a la servidumbre.

 Los hijos de satanás en el mundo obran como satanás en el ámbito espiritual, engañan, mienten, son hipócritas, ocultan sus perversas e inmundas intenciones, fingen obrar bien y por el bien de mucho, pero solo se dedican a satisfacer su ego y vicios.

Leer:

Los linajes de Dios y del adversario:

Los linajes de Dios y del adversario (II):

Los linajes de Dios y del adversario (III):

Los linajes de Dios y del adversario (IV):

Los linajes de Dios y del adversario (V):

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

GRAN AVISO, APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES

GRAN AVISO , APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES 1.- Para meditar: En el domingo de la Santísima Trinidad , Argentina ...