20 de febrero de 2014

2147.- QUIERE HACERNOS RECHAZAR A DIOS



2147.- QUIERE HACERNOS RECHAZAR A DIOS

 Todavía no queremos comprender que al renegar de Dios y oponernos a Su Voluntad estamos privándonos de Él, estamos eligiendo pasar por el mundo como seres sin Dios, verdaderos demonios orgullosos y desamorados.

 Aun deseamos ser orgullosos, tercos y desamorado que se mienten, engañan y fantasean con su grande no viendo que nos volvemos dictadores el metro cuadrado en descomposición en el que nos convertimos al renegar de Dios.

 Nos comportamos como los dictadores de estos tiempos que se fingen democráticos cuando evidentemente su única desesperación preocupante es conservar el poder mientras se dedican a hacerse adorar, servir, obedecer, conformar, etc.

 Con esto ponen en evidencia que el estado de corrupción, descomposición y abominación en su alma es avanzadísimo, esa misma corrupción prevalece sobre ellos dictaminando lo que hacen o dejan de hacer.

 Caprichosa, terca, incoherentemente hacemos lo que queremos sin medir las consecuencias, insistimos con lo que deseamos sin prestar atención al hecho de que estamos perjudicándonos ahora y que ese perjuicio será para siempre.

 No queremos comprender que, mientras nos oponemos a Dios y renegamos de Su Voluntad, se va generando en el interior algo que es independiente a nosotros por mas que se halle dentro de nosotros.

 Eso independiente es la rebeldía contra Dios que vamos acumulando, la que, por ser rebeldía, no nos obedece a nosotros, sino que se alza para controlarnos y contrariarnos, se opone y nos domina saltando en los peores lugares y en los peores momentos llevándonos a la ruina porque nos traiciona.

 Esa rebeldía, ese espíritu de rebeldía, es miedoso, orgulloso, caprichoso, terco y ególatra, es lo que nos domina y controla, lo que nos obliga para que nos dediquemos a satisfacerlo, conformarlo, y eso ocurre cuando nos dejamos dominar, someter, controlar.

 Eso independiente que nos controla solo por tener el poder sobre nosotros nos impone que hagamos o no hagamos, buscando siempre contrariar a Dios y convencernos de que es verdad o bueno la nueva rebeldía hacia la que nos arrastra.

 Podemos tener buena intención de amar y obedecer a Dios, pero al haber acumulado rebeldía durante años, tenemos un traidor adentro que se mueve independiente de nuestra voluntad y que hasta llega a constituirse en nuestra voluntad.

 Eso lo quiere porque así se asegura que se opone a Dios y que nos hace rechazarlo para poder continuar dominándonos, controlándonos y sometiéndonos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

GRAN AVISO, APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES

GRAN AVISO , APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES 1.- Para meditar: En el domingo de la Santísima Trinidad , Argentina ...