24 de febrero de 2014

2181.- PODÍA SER PERO DEJÓ DE SER Y YA NO SERÁ



2181.- PODÍA SER PERO DEJÓ DE SER Y YA NO SERÁ

 Nos resistimos a abrir los ojos a la realidad, no queremos y es porque nos negamos a aceptar lo que ya se ha vuelto mas que evidente e inevitable.

 Esa dureza y caprichos solo provocan que nos autodestruyamos, que nos enterremos en tinieblas convirtiéndonos en parte de éstas. No dejamos de chocar contra la realidad, no deja esta de azotarnos, y no vemos que el alma va quedando a jirones regada por el suelo.

 La ceguera nos esta llevando a una ruina inútil, innecesaria e inevitable. Deberíamos por nuestro bien dejar de ser tan obtusos, tercos, caprichosos, deberíamos hacer un esfuerzo por abrir los ojos.

 El problema es que no estamos acostumbrados a escuchar al Señor, por eso tampoco lo hacemos ahora que la situación apremia. Si buscásemos al Señor, si colaborásemos en Su Revelación, seríamos libres porque Él nos guiaría, pero no queremos.

 Como no queremos buscar al Señor, como no permitimos Su Revelación, estamos postrados, hundidos, ahogados, sofocados y nos hallamos enterrados en las tinieblas que nos corresponden, las del olvido y la negación de Dios, las de la rebeldía y oposición a Él.

 Somos tercos, duros testarudos, obtusos y no queremos quebrarnos ni aun siendo sometidos, doblegados y vencidos, defendemos el orgullo, obramos como malditos demonios resentidos que pelean sin cesar porque ya no saben hacer otra cosa.

 Ni abrimos los ojos a las consecuencias de lo que hacemos, ni nos interesa que nos perjudicamos, y mucho menos que perjudicamos a otros, el egoísmo nos ha cegado y también nos ha vuelto fríos, indiferentes, verdaderos muertos desamorados que enloquecen de padecimientos pero que continúan resistiéndose a aceptar la Verdad.

 La verdad es que hay cosas que no van, situaciones que se acaban, personas que se quedan atrás, instituciones que caducan, etc., y mientras continuemos adorándolas, continuaremos sosteniéndolas con la propia vida solo para que sigan oprimiéndonos, esclavizándonos y sometiéndonos, consumiéndonos y destruyéndonos.

 Tenemos que dejar de ser fieles a nosotros mismos para pasar a ser fieles verdaderamente a Dios, porque la situación ha cambiado mucho y lo que hasta ayer podía ser, como no ha elegido a Dios, dejó de ser y pasó a no ser, de manera que ya no será.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...