24 de febrero de 2014

2186.- PERSEVERANCIA Y NO TERQUEDAD



2186.- PERSEVERANCIA Y NO TERQUEDAD

 Es deplorable lo que hacemos, estamos tratando de suplir a Dios mientras que provocamos su ausencia. Impedimos Que Se Revele, entonces, no le permitimos que este, y no estando, en ves de buscarlo, lo inventamos.

 En vez de continuar perdiendo el tiempo en mentirnos, deberíamos emplearlo en buscar a Dios, en esforzarnos por recibirlo, en dejarnos corregir por Él y en dejar de provocar su ausencia, la misma que nos hace padecer y nos expone a todos los enemigos que aprovechan para destrozarnos.

 Es deplorable lo que hacemos, nos comportamos como demonios, por ello es que hemos convertido el mundo en un infierno en el que no tenemos mas remedio que conocer vacío, angustia, tristeza, amargura, desesperación, etc., todo lo que es consecuencia de la ausencia de Dios que estamos provocando.

 Como los demonios buscamos desesperados donde hallar algo de vida para succionarlo, devorarlo, consumirlo. Nos mueve la desesperación mientras nos devoramos, consumimos y destrozamos porque no nos alimentamos de Dios.

 Nadie provoca el perjuicio que padecemos mas que nosotros, la rebeldía esta en el corazón, nosotros somos los que nos rebelamos contra Dios, prescindimos de Él y nos enterramos en tinieblas.

 Dios no se nos ha negado, nosotros no lo hemos querido recibir, no aceptamos la verdad ni estamos decididos a seguirlo en su Voluntad, entonces, tenemos lo que queremos, lo que buscamos  padecemos, la ausencia de Dios que esta matándonos.

 No debemos confundir perseverancia con terquedad. El adversario, satanás, nos golpea, azota y castiga, nos quita todo para hacernos padecer y buscando imponernos la revelación contra Dios. Ahí es donde debemos perseverar.

 Hay terquedad cuando vemos y comprobamos que estamos destrozándonos y continuamos en ese camino por cobardes, porque no nos animamos a confiar en Dios y no nos animamos a dar un paso o realizar un cambio.

 A veces la situación es confusa y pueden presentarse las dos alternativas a la vez, y si pensamos racionalmente, terminaremos cayendo en terquedad porque la razón no llega a ver, porque lo que nos toca aprender es a confiar sin entender y a perseverar y confiar en Dios verdaderamente.

 Generalmente nos resistimos y no queremos pasar de una etapa a otra, nos negamos a dar un paso y a realizar un cambio, preferimos apegarnos a lo conocido sin querer ver que nos estamos destruyendo consumiendo, destrozando por oponernos a Dios y por exponernos a tinieblas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...